Por qué deberíamos escribir un diario con nuestro hijo

El poder terapéutico de escribir un diario con tu hijo

María José Padilla
María José Padilla Coach educativa

Escribir es una manera terapéutica de soltar y expresar lo que llevamos dentro. Pero no solo nos alivia lo que no podemos expresar abiertamente en palabras sonantes sino que además, es una manera de guardar nuestra vida, para así cuando nuestros hijos sean grandes, recuerden que les preocupaba o cómo se sentía cuando eran pequeños.

Y no pretendo que sean pequeños Cervantes, solo con expresar lo que hay dentro de ellos es suficiente. Para ello, te voy a contar algunas cosas que puedes hacer para empezar a convertir la escritura en un hábito, y por qué todos deberíamos escribir un diario con nuestro hijo.

Por qué todos deberíamos escribir un diario con nuestro hijo 

Escribir un diario con nuestro hijo

En primer lugar, os recomiendo que elijáis una libreta o un bloc bonito. Recuerda que la puedes decorar con alguna foto, frase, flor, dibujo… ¡No todo va a ser solo escribir!

Y en segundo lugar, elige un sitio y hora para escribir, de manera que se cree el hábito como el baño, la cena, o el cuento antes de dormir.

Y bueno, ¿qué podemos escribir en ese diario?

1. Activa el pensamiento positivo. Ahora que aún tenemos cerca las vivencias y disfrute del verano, podéis escribir sensaciones, juegos, experiencias o recuerdos, vividos durante el verano. (Así durante el invierno, en los momentos más aburridos o fríos, podéis sentir nuevamente, el calor del verano).

2. Es motivador. Pero también podemos expresar frases motivacionales que les ayuden a inspirarse o revitalizarse o empoderarse.

3. Fomenta la gratitud. Aprovechad para escribir sobre las cosas o personas a las que estamos agradecidos (abuelos, amigos, familiares, hermanos o padres…).

Qué podéis escribir juntos, padre e hijo, en el diario


- Escribe lo que te gustaría decirle a esa persona que no tenemos cerca, o bien porque viva en otra ciudad, este de viaje o ya no esté con nosotros (seguramente, la eches de menos).

- Haz una lista de las cosas que te gustan de ti o de los demás. De esas personas que admiras. ¿Qué te gustaría tener de ellos? 

- Escribe sobre cómo te cuidas, te quieres o te gustaría mimarte más.

- Confeccionar una lista de las cosas que te gusta hacer, es una gran idea para cuando se sientan aburridos. Podemos recordarle que miren la lista y escojan una actividad para realizar y así cambiar su estado de ánimo.

- Anota la meta que te gustaría conseguir ese día, o en esa semana o en ese mes o año. Cada miembro de la familia puede escribir sobre ella, y así entre todos, realizar un seguimiento de la misma. Y sobretodo, celebrar lo que se consigue!

- Escribe sobre las cosas que han supuesto un éxito en tu vida, o las que has conseguido que nunca imaginabas conseguir (como por ejemplo, ese examen de mates que tanto trabajo te costó aprender o ese sobresaliente o ese cambio de nivel en tu juego favorito).

- Anota también esos miedos o cosas que te estresan, para pedir ayuda cuando vuelvan a aparecer o suceder.

- Y por último, escribe sobre las personas que amas y el motivo por el que tienes ese sentimiento.


Este diario, puede llegar a ser tu propia gran obra maestra, ¡¡no te cortes a la hora de llevarlo a cabo!!