El gesto de empatía de un niño de Guatemala que ha conmocionado a todos

La conmovedora donación de un niño de Guatemala que demuestra que los niños tienen empatía

Estefanía Esteban

No conocemos su nombre, pero sí su conmovedor gesto. Puede parecer una nimiedad. Una donación más. Y bastante escasa. Pero en este caso, lo que impacta es el enorme corazón de quien hace la donación. Y el tremendo esfuerzo que supone para él.

Es solo un niño, y la venta de golosinas, su única forma de supervivencia. Y sin embargo, ese día, el pequeño decidió que había otras personas que necesitaban el dinero mucho más que él. Personas que lo han perdido todo: su casa, sus enseres e incluso, su familia, por una tragedia. Esta es el gesto de empatía de un niño de Guatemala que ha conmocionado a todos y que demuestra que los valores se aprenden desde bien pequeños.

Esta es el conmovedor gesto de empatía de un niño de Guatemala que sirve como ejemplo para todos

Este es el gesto de empatía de un niño de Guatemala que es también ejemplo de valores

A pesar de no conocer el nombre de este niño, tenemos su imagen, y su conmovedor gesto. Él trabaja vendiendo golosinas en el parque de San Pedro Carchá, en Alta Verapaz. No recauda mucho, pero sí lo suficiente como para ir sobreviviendo cada día. 

El pequeño se enteró de que cerca de allí, se estaban recaudando fondos y recogiendo víveres para los damnificados por el volcán de Fuego en Sacatepéquez, Escuintla y Chimaltenango. El pequeño se acercó hasta allí con todo lo que había ganado ese día, apenas A5.00 (Cinco Quetzales, que equivale aproximadamente a 0,56 euros). Para él, una fortuna. Una donación tan grande como su corazón.

La donación de un pequeño de Guatemala a los damnificados por el volcán de Fuego

El volcán de Fuego, el causante de la tragedia, se encuentra en la zona centro-sur de Guatemala. Es uno de los volcanes más impresionantes de Centroamérica. Pero como muchos otros volcanes que se encuentran en estado latente, es imprevisible. Y el volcán de Fuego decidió despertar de improviso. Escupió una enorme bocanada de ceniza que dejó sepultadas cientos de viviendas y con ellas a cerca de un centenar de personas.

El pequeño gran gesto de este pequeño es todo un ejemplo de valores esenciales. Un ejemplo de solidaridad y sobre todo, de empatía, un valor que debemos inculcar en los niños desde pequeños. 

5 estrategias para ayudar a nuestro hijo a desarrollar la empatía

La empatía también se educa desde que el niño es pequeño. Si queremos que nuestro hijo forme parte de una sociedad más justa, solidaria y equitativa, la empatía es un valor esencial, que le ayudará a entender qué sienten aquellos que no están en su lugar. Es una herramienta fundamental a la hora de mejorar las habilidades sociales. Pero, ¿cómo podemos ayudar a nuestro hijo a tener más empatía?

  1. Da ejemplo. Ante todo, el ejemplo. Recuerda que los hijos 'copian' todo lo que ven en casa. Por eso, dirígete a tu hijo mostrando empatía, preguntándole constantemente qué siente, cómo se siente. Mostrando interés por conocer sus emociones y demostrando que entiendes el porqué de su comportamiento.
  2. No vivas ajeno de los problemas de los demás. Hay muchas personas que prefieren 'ir a lo suyo' y no prestar atención a los problemas ajenos. Demuestra a tu hijo que te preocupas por lo que le sucede a los demás, y no hace falta que sea con personas de otros países. Pon ejemplos de personas cercanas, como un vecino, un familiar... 
  3. Muestra solidaridad. La solidaridad nace de la empatía. Sé solidario con los demás y atiende las necesidades de quienes demandan ayuda.
  4. Ayuda a tu hijo a ponerse en la piel del otro. Cuando tu hijo se enfade con algún amigo, pídele que se ponga en su ligar, representa si es preciso una pequeña 'obra teatral' en donde tu hijo tiene que ser el amigo con el que se enfadó y tú representas el papel de tu hijo. Esto le ayudará a entender que la visión de un problema puede cambiar mucho dependiendo del color del cristal con que se mire.
  5. Desarrolla la intuición 'emocional' en tu hijo. Si tú eres capaz de intuir si tu hijo está triste o alegre, tu hijo también podrá desarrollar esa habilidad. Pregúntale de vez en cuando... '¿y qué tal están tus amigos? ¿Están contentos? ¿Alguno de ha enfadado?'. Entender las emociones de los demás le ayudará a sentir más empatía.