Que los niños vean la derrota como una enseñanza positiva de la vida

Tener una mentalidad optimista hará que tus hijos superen la frustración y la sensación de ser perdedores

Sandra Llorente

Seguro que en su corta vida, tus hijos ya han conocido dos tipos de derrota. Aquella en la que se han sentido frustrados y se han quedado con una sensación amarga, y una segunda en la que han aprendido de la misma y al final han salido fortalecidos. ¿Una derrota que te hace sentir bien? Cuando la tomamos tan bien como para desarrollar nuestra creatividad o mejorar algo en nuestra vida relacionada con la misma, acabamos quitándonos esa sensación angustiosa de derrota y eso es lo que tenemos que conseguir que experimenten nuestros hijos: que los niños vean la derrota como una enseñanza positiva de la vida.

Cómo educar a los niños en la derrota para que salgan fortalecidos

educar a los niños en la derrota

Aprender a afrontar la derrota como una oportunidad de cambio o como un aprendizaje interior no es fácil, pero la verdad es que es la manera más inteligente emocionalmente de sobrellevarlas. Lo queramos o no, nuestros hijos tendrán que sufrir derrotas a lo largo de su vida, unas más fuertes que otras. Pero, ¿cómo enseñar a los niños a que la derrota sea algo más que eso? Toma nota, porque te damos algunos consejos:

- Deja que puedan frustrarse
No se trata de frustrarlos, sino de esperar que también conozcan ese sentimiento y darles un cierto tiempo para poder afrontarlo.

- Habla con ellos sobre el sentimiento de sentirse derrotados
Es importante que los niños conozcan sus propios sentimientos. Identificarlos es el primer paso para superarlos.

- Dale la vuelta a las situaciones difíciles
Si no saben cómo, anímales a buscar una solución (podéis hacerlo juntos). Los niños son mentes creativas capaces de todo. ¡Confía en tus hijos!

- Desdramatiza las competiciones
Una de las mejores maneras de no fomentar el hecho de sentirse derrotado es que para ellos una competición no signifique todo. Se trata de divertirse, de jugar, de intentarlo, de pasar un buen rato con los compañeros... Elimina un poco la idea de ganar, aunque por supuesto se valore cuando gane.

- Enséñales que siempre hay otros caminos
Cuando se frustren con algo que no ha salido bien, busca la manera de solucionarlo desde otra perspectiva. La capacidad de buscar diferentes soluciones y usar la creatividad en el proceso es la mejor manera de superar las derrotas y verlas desde otros ángulos.

- Derrota no, oportunidad sí
Haz ver a tus hijos que todo lo que nos ocurre puede convertirse en oportunidades en la vida. Cuando haya un problema, pregúntale: '¿Crees que esto podría ser una oportunidad para algo más?'. Convertir los problemas en oportunidades de aprendizaje, de interacción social o de transformación es una de la mejores maneras de que las derrotas no se conviertan en algo negativo.

- Pregúntales y escúchales
A veces, las preguntas correctas pueden dar la vuelta a una situación: ¿qué crees que podrías hacer?, ¿cómo podríamos solucionarlo?, ¿qué podríamos aprender de ello?, ¿por qué crees que ese es el fin? o ¿puede que se te haya pasado algo positivo por alto? Una buena pregunta puede hacer que tus hijos vean la vida desde otra perspectiva, y lo mejor es que serán ellos quienes sacarán su motivación interior para hacerlo.

- Muéstrales a personas que ante las derrotas siguen adelante
Enséñales películas de personajes que conocieron la derrota y supieron convertirla en una oportunidad o experiencias en la vida real (puedes enseñarle el caso de un familiar o amigo cercano o hacer algún voluntariado donde además de ayudar a los demás se puede ver la capacidad de superación humana)... No tienes que esperar a hablar de esto en un momento puntual de frustración, mejor conviértelo en algo más espontáneo y habitual.

Cómo superar la derrota con una mentalidad positiva

cómo educar en la derrota a los niños

Si desde que son pequeños les enseñamos a superar las derrotas con una mentalidad positiva y diferente, les habremos hecho un hermoso regalo de por vida.

- Opta por una crianza en libertad
Permitir que sean ellos los que tomen sus propias iniciativas les hará sentirse más autónomos y confiados en sus propias decisiones. Además, una educación libre mejorará su autoestima, fundamental para enfrentarse positivamente a las adversidades.

- Haz un cambio en ti
Aunque te esfuerces en enseñarle que la derrota se puede ver desde otros ángulos, si en tu vida no logras hacer ese click en las derrotas, al final tus hijos verán que tu reacción hacia las mismas no es la que estás predicando. Habrá una contradicción fuerte que no les ayudará a asimilar el discurso que pretendes enseñarles.

- Algunas derrotas están permitidas también
¿Habéis perdido en un juego? Bien, a veces se pierde y tampoco pasa nada. Es decir, somos humanos, podemos sentirnos mal un rato, pero eso no significa que se quede impregnado de por vida. A veces también hay que saber cuándo aceptar una derrota y tampoco es el fin del mundo. Ya habrá otras oportunidades de sentirse mejor. La reacción que les enseñemos a nuestros hijos ante una derrota sin salida también es importante. Si les enseñamos que podemos sentirnos mal, pero que después de eso la vida sigue con felicidad, las derrotas no tendrán un poder negativo sobre su vida.

- Enséñales que en la vida no todo es competencia
No siempre se trata de ganar o perder, sino de disfrutar, de experimentar, de compartir... Hay momentos en la vida que quizás sí sean más competitivos, pero no siempre tiene por qué ser así. A veces los seres humanos convertimos en derrotas lo que en realidad no lo son.

Puedes leer más artículos similares a Que los niños vean la derrota como una enseñanza positiva de la vida, en la categoría de Valores en Guiainfantil.com.