3 obras de teatro para niños con baja tolerancia a la frustración

Guiones para representar en casa con tus hijos y hablar sobre la emoción que sienten al frustrarse

Beatriz Martínez

La tolerancia a la frustración, según coinciden en decir pedagogos y maestros, es uno de los mejores regalos que podemos hacer a nuestros hijos. Además de las muchas cosas que seguro ya haces, como, por ejemplo, explicarle que sentirse así es normal, hablar de los sentimientos y no consentirle, puedes sumar esta otra: representar con ellos 3 obras de teatro muy cortas para niños que hablan de la frustración.

¿Alguna vez habéis representado una obra de teatro en casa? ¡La diversión está garantizada! Esperamos que estos guiones teatrales os gusten mucho.

El niño que todo lo tenía, obra de teatro sobre la frustración

Obra de teatro muy corta para niños de la frustración

En esta obra de teatro corta, ideal para interpretar con niños en casa, vamos a ver lo que le sucede a un pequeño que todo lo quería y todo lo tenía. Al hacerse mayor, descubre que las cosas no siempre son así.

Personajes: Ruco, Elmo y Fran en el papel de padre.

Lugar en el que se desarrolla la acción: una ciudad. Para interpretarla en casa podemos hacer un sencillo decorado con ayuda de los más pequeños.

[Leer +: Obras de teatro muy cortas sobre la autonomía infantil]

Primer acto de la obra de teatro muy corta sobre esta emoción infantil

Se abre el telón, Ruco está en casa viendo la televisión.

Ruco: ¡Papáááá! ¡Ven rápido!

Fran: (acude al salón pues ha oído a su hijo gritar) ¿Qué ocurre, cariño?

Ruco: Acabado de ver en la televisión un juguete muy chulo y lo quiero para mí.

Fran: ¿Qué juguete era?

Ruco: Pues un coche que se monta y desmonta.

Fran: Pero, hijo, si de esos tienes dos en tu habitación.

Ruco: No importa. Quiero ese, es nuevo, grande y muy bonito.

Fran: Ruco...

Ruco: (con cara de enfado) ¡Lo quiero!

(Ruco empieza a llorar pues está disgustado porque quiere el juguete, su padre no quiere verle llorar así que le dice...)

Fran: Está bien, esta misma tarde iremos a por él.

(Como era de esperar, esa misma tarde Ruco tiene su juguete nuevo y ya no hay llantos ni berrinches)

Se cierra el telón.

Segundo acto de la representación teatral de 'El niño que todo lo tenía'

Se abre el telón. Ruco se ha hecho mayor, ha crecido teniendo todo lo que quería pues sus padres así se lo daban. (Para hacer esta escena el niño se puede poner una corbata o una barba postiza de mayor).

Ruco: Tengo que prepararme para conseguir ese trabajo como sea. Me vendría muy bien para mi experiencia profesional.

(Se dirige a la sala en la que le espera el que podría ser su nuevo jefe)

Elmo: Buenos días, Ruco. Cuando esté preparado comenzaremos con la entrevista.

Ruco: Adelante, estoy listo.

[Leer +: Cuento para niños sobre la frustración]

Elmo: Veo que ha trabajado antes en esto.

Ruco: Sí, le puedo decir que me gustó mucho.

Elmo: Sin embargo, en su curriculum dice que no ha viajado.

Elmo: Lo siento, pero creo que le llamaremos en otra ocasión.

Ruco: (se levanta y se va) Gracias.

Ruco: (llega a casa) Qué mal me siento, al no conseguir el trabajo me he dado cuenta de que las cosas no siempre salen como uno quiere. Ojalá alguien me lo hubiera enseñado de pequeño y me hubiera dicho lo importante que es esforzarse.

Se cierra el telón. FIN de la primera obra corta para niños sobre la frustración.

Lúa quiere ser la primera, guion de una obra de teatro infantil

Niños con baja tolerancia a la frustración

Lúa es una niña muy competitiva y eso, hasta cierto punto, está bien. Sin embargo, Lúa se empeña tanto en ser la primera que acaba por frustrarse.

Personajes: Lúa, Berta y Alma

Lugar en el que se desarrolla la acción: un colegio. También podemos representar la obra en casa.

Primer acto de esta obra muy corta con valores para tus hijos

Se abre el telón. Lúa está en clase.

Lúa: ¡Qué bien! Mañana hay una carrera en el patio. Seguro que gano. El año pasado quedé la primera. También gané la carrera de sacos y además fui la que mejor hice el trabajo de lengua.

(Se apaga la luz y se vuelve a encender para dar a entender que es otro día; el día de la carrera)

Lúa: (con cara de asombro) ¿Quién es esa niña? ¿Será una alumna nueva?

Berta: (se acerca a Lúa) Hola, me llamo Berta. Hoy es mi primer día. Me han dicho que vamos a hacer una carrera y estoy un poco nerviosa.

Lúa: No pasa nada, no te preocupes.

(Hacen la carrera y, para sorpresa de Lúa, Berta queda la primera)

Lúa: (enfadada) ¡Yo quería ganar! (Se marcha disgustada)

Se cierra el telón.

Segundo acto de la obra teatral 'Lúa quiere ser la primera' para niños

Se abre el telón. Lúa está sola en un rincón.

Alma: (se acerca a su amiga) ¿Por qué estás triste?

Lúa: He perdido la carrera.

Alma: ¡Pero si has quedado la segunda! Deberías alegrarte.

Lúa: Quedar la segunda no es quedar la primera.

Alma: Pues yo me alegro de que no hayas ganado, así te das cuenta de que lo que importa es participar, pasárselo bien y estar al lado de tus amigos.

Lúa se queda pensando seriamente en las palabras de su amiga. Se cierra el telón.

El ratón llorón, obra de teatro sobre la baja tolerancia a la frustración

Obras de teatro muy cortas para niños

Nuestro amigo Ratón grita, se enfada, llora y tira las cosas cuando no le gusta un juguete o ha perdido la partida de parchís. ¿Creéis que debe cambiar de actitud?

Personajes: Ratón y mamá ratona.

Lugar en el que se desarrolla la acción: una casa.

Primer acto de esta obra de teatro para representar en casa con tus hijos

Se abre el telón. Mamá y Ratón juegan en el salón.

Ratón: Me gusta este juego.

Mamá: A mí también, pero sobre todo me gusta jugar contigo.

Ratón: (al cabo de un rato se siente cansado) Ya no quiero jugar más.

Mamá: De acuerdo, vamos a recoger.

Ratón: No quiero, recoge tú.

Mamá: pero tardaré más tiempo, además, hemos jugado los dos.

Ratón: (enfadado) ¡No! (da una patada a los juguetes y se va). (Al rato se ponen a jugar al parchís)

Mamá:Te toca tirar, cariño.

Ratón: (lanza su dado) ¡He perdido! (De nuevo, no aguanta su enfado y tira las fichas al suelo).

Se cierra el telón.

Segundo acto de la obra 'El Ratón llorón' para los niños

Se abre el telón, mamá ha preparado una cosa para su hijo.

Mamá: Cariño, voy a contarte una cosa.

Ratón: ¿El qué?

Mamá: Es normal sentirse enfadado de vez en cuando, a todo el mundo le pasa.

Ratón: ¿En serio?

Mamá: Sí, en serio, los mayores también se enfadan pero, ¿no crees que tirar cosas o dar golpes es algo que no está bien?

Ratón: Es que cuando me enfado mucho no se me ocurre otra cosa para que se me pase.

[Leer +: Obra de teatro sobre la generosidad]

Mamá: A mí sí se me ha ocurrido algo. Verás, cuando tengas ganas de gritar dices 'azul'. Cuando tengas ganas de tirar cosas aprietas fuerte tu peluche favorito y, cuando tengas ganas de ponerte a llorar, pues lloras y le das un abrazo a tu mamá que te quiere mucho.

Ratón: Gracias, mamá, ¡ya me siento mucho mejor!

Se cierra el telón. Fin de la tercera y última obra de teatro muy corta para representar con niños y trabajar la frustración. ¿Os han gustado? ¿Las vais a interpretar en casa o en la escuela con los más pequeños? ¡Seguro que les resulta de gran ayuda!

Puedes leer más artículos similares a 3 obras de teatro para niños con baja tolerancia a la frustración, en la categoría de Teatro en Guiainfantil.com.