Remedios naturales para la sequedad vaginal que mejoran la fertilidad

Mejora las relaciones sexuales acabando de forma natural con la sequedad vaginal

Estefanía Esteban

La sequedad vaginal es un problema que puede afectar a las mujeres a lo largo de toda su vida. Y aunque parezca una molestia sin muchas repercusiones, lo cierto es qué sí puede repercutir en la fertilidad a la hora de lograr un embarazo. A más sequedad vaginal, mayores molestias en las relaciones sexuales y por tanto, más dificultad para incentivar los encuentros sexuales.

Te explicamos cómo solucionar este problema: apunta estos 9 remedios naturales para la sequedad vaginal que mejoran la fertilidad.

Los 9 remedios para la sequedad vaginal que mejorarán tu fertilidad

Remedios naturales para la sequedad vaginal que mejoran la fertilidad

La sequedad vaginal afecta a muchas mujeres independientemente de la edad que tengan, y no solo se ciñe a la menopausia. Puede ser por muchas causas diferentes, como el estrés o el consumo de tabaco. Pero existen método y remedios naturales para la sequedad vaginal que pueden ayudarte a potenciar la fertilidad, consiguiendo que los encuentros sexuales sean más placenteros. Apunta estos 9 remedios naturales para acabar con la sequedad vaginal:

  1. Manzanilla. Aunque tendamos a asociar esta planta con la digestión y el alivio de dolores de estómago, la manzanilla es una planta muy versátil, que sirve también para muchas otras cosas. De hecho, tiene un gran poder antiinflamatorio, por lo que puede ser de gran alivio para la 'comezón' típica de la sequedad vaginal. Solo tienes que hervir manzanilla, dejarla reposar y ya templada, usarla como un 'baño vaginal'.
  2. Yogur natural. Seguramente habrás oído hablar del gran poder del yogur natural para calmar los picores vaginales derivados de la cándida. Puedes usar este gran poder también para calmar la zona en caso de sequedad vaginal. Y es que el yogur natural, además de ser bueno para reparar la flora intestinal, también es reparador y equilibrante de la zona vaginal.
  3. Árbol de té. De reconocidos poderes antimicrobianos, el árbol de té tiene infinitos beneficios: puede ser desde un poderoso repelente de piojos o un eficaz desodorante para los pies hasta un remedio eficaz para eliminar las bacterias que desequilibran el pH vaginal y provocan la molesta sequedad en esta zona.
  4. Caléndula. Muchas cremas para bebé llevan como ingrediente principal la flor de caléndula. Esto es porque esta planta tiene importantes propiedades antiinflamatorias y es un fantástico calmante de la piel irritada. También, como no, de la irritación de la zona vaginal.  Y sí, también se utiliza para regular la menstruación, así que es beneficiosa para mejorar la fertilidad de la mujer. 
  5. Cúrcuma. El cúrcuma no deja de sorprendernos. Se utiliza para mejorar la digestión, eliminar los gases, aliviar los dolores de artritis... Y mejora el flujo vaginal, sobre todo por su gran poder antibacteriano. Puedes consumirla a través de los guisos o en las infusiones.
  6. Aloe Vera. Ya conocemos muchos beneficios de esta maravillosa planta, tan útil para apaciguar la piel tras una larga exposición al sol o para ayudar a cicatrizar una herida. Por supuesto, también es excelente para luchar contra la sequedad vaginal, debido a su gran poder hidratante.
  7. Centella asiática. Parece una planta muy exótica, ¿verdad? En realidad, esta venerada planta India, tiene un poder fantástico para mejorar la elasticidad de la piel. Pero además es un excelente cicatrizante. Ideal para tratar también la sequedad vaginal. En el caso de la sequedad vaginal, la centella asiática lo que ejerce es una acción regeneradora y reparadora.
  8. Ácido hialurónico. No creas que por tener este nombre, el ácido hialurónico es una creación química que nace de laboratorios industriales. En realidad se encuentra en algunos alimentos como patatas y espinacas, y también lo tenemos en nuestro propio tejido. Es un poderoso hidratante. Proporciona elasticidad a la mucosa vaginal, lo que alivia la sequedad de esta zona.
  9. BioEcolia. se trata de un prebiótico que se obtiene a partir de azúcares naturales, sacarosa y maltosa. Se usa para proteger y re.equilibrar la flora vaginal.

Fuente: Procare Health.