Por qué se deben reducir las intervenciones durante un parto natural

Cuáles son las intervenciones más comunes en un parto

Lidia Expósito Peral
Lidia Expósito Peral Fisioterapeuta y Osteópata

Según la OMS, un parto conducido es aquel que aún comenzando de forma espontánea, se intenta acortar con el uso de oxitocina sintética, con rotura artificial de membranas o con medicación innecesaria o excesiva para el parto normal.

A veces ciertas técnicas usadas durante el parto para intentar agilizarlo, en vez de facilitarlo, conllevan un aumento de probabilidades de necesitar otras intervenciones. En Guiainfantil.com te contamos por qué se deben las intervenciones durante un parto natural.

Por qué se aconseja reducir las intervenciones en un parto

Las intervenciones en un parto

A todas las técnicas que se emplean durante el parto para agilizarlo esto se le denomina “Cascada de Intervención”.

Sin embargo, todas estas prácticas cambian el curso del parto y, en ocasiones, atentan contra la decisión de la madre. 

El uso de oxitocina sintética hace que sea necesaria la epidural y la monitorización, se limita la libertad de movimiento de la madre, se enlentece el proceso y aumentan las posibilidades de un parto instrumental (en donde utilizan ventosas o fórceps para sacar al bebé). Ésto aumenta el riesgo materno-fetal y puede afectar al bienestar psico-físico de ambos.

Mi consejo como profesional de la salud que trabaja con mujeres, es que:

  • Antes de tomar cualquier tipo de decisión en vuestro parto, os informéis sobre los beneficios y los riesgos de cada procedimiento.
  • También es muy importante que conozcáis las fases y las sensaciones que experimentaréis durante el desarrollo de un parto normal. Así aumentaréis vuestra seguridad y confianza durante este proceso.
    El parto no es lineal. Hay momentos en los que parece que todo se para, pero eso sucede para dar tregua a la madre y que recupere fuerzas para el proceso final. 

Intervenciones en un parto natural

Las intervenciones médicas más utilizadas durante el proceso de parto son:

  • La monitorización de los signos vitales.
  • La rotura artificial de membranas o amniotomía.
  • La amnioscopia o examen del líquido amniótico para valorar posible sufrimiento fetal.
  • El uso de enemas y rasurado.
  • La limitación de la movilidad materna.
  • Los tactos vaginales, la administración de oxitocina.
  • La epidural.
  • La cesárea.
  • El uso de fórceps o ventosa.
  • La episiotomía.

Es bastante probable que cuando se realiza una de estas intervenciones, le siga otra u otras más.