Peligrosos consejos de abuelas a madres primerizas

Ante cualquier duda, ¡lo mejor es que consultes con tu pediatra!

Virginia Vicente Pascual

¡Ya está aquí tu bebé! Lo primero, felicidades, y lo segundo, un consejo muy útil: ármate de paciencia y prepárate para escuchar comentarios de todo el mundo. Algunos se basan en la experiencia, pero otros son mitos que se transmiten de generación en generación y que no se basan en ninguna evidencia. Nos referimos a esos peligrosos consejos de abuelas a madres primerizas

Cuidado con los consejos de abuelas a madres primerizas

consejos de abuelas a madres primerizas

Te dirán eso de "¡Se ha hecho toda la vida!" o "¡No pasa nada!" Pero ¿quieres saber a qué consejos de las abuelas debes hacer caso y a cuáles no? ¡Te lo contamos!

No le cojas en brazos, que solo querrá brazos
En el top 1 de los consejos está el de no cargar al bebé demasiado en brazos porque si no se acostumbra mal y no querrá estar en la cuna ni en el cochecito. Lo vas a oír 1.500 veces o más… pero no te sientas mal nunca por coger a tu bebé. ¡Tu bebé necesita tu cariño y tu calor!

Mojar el chupete en azúcar
Otro clásico es que la abuela del bebé nos diga que para que el niño deje de llorar mojemos el chupete en azúcar, miel o cualquier cosa dulce. Aunque se haya hecho en el pasado, esta costumbre es contraproducente porque podríamos favorecer futuras caries y acostumbrar al niño al sabor del dulce.

Darle una infusión para los cólicos
En sus primeros tres meses de vida, los bebés pueden tener cólicos del lactante. Antes se les daba té de manzanilla o anises, pero esto está totalmente desaconsejado porque el bebé solo necesita leche en sus primeros meses. No se ha demostrado que las infusiones alivien los síntomas de los cólicos y, además, si el recién nacido está alimentado solo con la leche materna, introducir un biberón puede ser una interrupción innecesaria.

Bajar la fiebre con un baño frío
Aunque siempre se ha oído que para bajar la fiebre hay que sumergir al niño en una bañera con agua fría, en realidad es algo que no recomiendan los pediatras, porque la fiebre es un mecanismo natural de defensa del organismo.

A lo mejor no tienes suficiente leche
Si tu suegra o tu madre te dice que no tienes suficiente leche para amamantar a tu hijo o hija, no hagas caso, ya que el pecho produce la leche a demanda. Tampoco tienes que beber más líquido que el que te pida el cuerpo.

No comas legumbres, espárragos o picante
Además de decirte que tienes comer por dos, seguro que oyes que no debes comer alimentos que puedan provocar gases porque se los trasladas al bebé. La dieta de la madre no interfiere en los cólicos del bebé. Una madre debe comer de todo. El picante, la cebolla o el ajo tampoco afectan al recién nacido.

Ponte faja para perder la tripa
Antes las mujeres se ponían faja para bajar de peso y recuperar la cintura después del parto. Está demostrado que el uso de faja postparto no facilita la recuperación de la figura. Los factores que influyen para la vuelta al peso anterior al embarazo son el cambio hormonal, la retracción del útero para volver a su tamaño normal, la expulsión de los líquidos retenidos y la recuperación del tono muscular del abdomen.

Dale agua al bebé
No debes darle agua al bebé en los primeros meses, aunque sea verano. El bebé está perfectamente hidratado con la leche que toma. Ya se lo podrás ofrecer a partir de los seis meses de vida.

Si tiene diarrea es porque le van a salir los dientes
Una frase muy de abuela es también el afirmar que si el bebé tiene diarrea es porque está iniciando la dentición. Es otro mito, así que no le quites importancia a esos síntomas porque pudiera estar teniendo una infección estomacal o una gastroenteritis.

Ponle gorro para que no tenga orejas de soplillo
En serio, no hace falta que le pongas siempre gorro para pegarle las orejas a la cabeza. Las orejas separadas tienen que ver más con la genética que con la contención que pueda hacer cualquier gorrito.

Todas estas afirmaciones del acervo popular se han comprobado científicamente que no ayudan a tu bebé, así que lo que tienes que hacer es guiarte por sentido común, por tu instinto maternal y, sobre todo, por lo que te aconseje tu pediatra.

Puedes leer más artículos similares a Peligrosos consejos de abuelas a madres primerizas, en la categoría de Relación de pareja en Guiainfantil.com.