La madre de la madre. Lo mucho que tu madre te apoya en tu maternidad

Una abuela materna cuida a su nieto pero, sobre todo, cuida a su hija que ahora es madre

Beatriz Martínez

No lo valoramos lo suficiente. La madre de la madre, la abuela materna de la pequeña criatura que recién ha llegado a este mundo, es, igual que lo ha sido siempre, una mujer luchadora que cuida a sus hijos por encima de todo y que ahora va hacer lo mismo con su nieto. Una mujer inteligente, valiente, increíblemente amable, dulce y un montón más de calificativos positivos que nos sirven para dar las gracias por lo mucho que nos apoya en nuestra maternidad.

Gracias, querida mamá, porque aunque ahora tenga a mis hijos, te sigo necesitando, más incluso que antes, y gracias, madre abuela amiga del alma, por estar siempre ahí sin pedir nada a cambio.

El papel de la madre de la madre

Importancia de la madre de la madre

Tres generaciones que se unen más que nunca, tres personas de la misma familia que pasan a compartir momentos inolvidables y una mujer, la madre que ahora es abuela, que pasa a ser el apoyo fundamental de una hija que ahora es madre también.

Cuando nace un bebé, amigos y familia solo tiene ojos para él, no solo por los cuidados que necesita sino por lo adorable y enternecedor que resulta ver cómo esa nueva vida empieza a crecer. La madre de la madre también tiene puestos los ojos en su nieto, pero seguro que no me equivoco si digo que su atención va a más a su hija, a estar a su lado, a quererla todavía más y a brindar toda su ayuda, ¡se merece un monumento!

Las madres nos cuidan desde el primer día que llegamos a este mundo, antes incluso cuando estamos en el vientre materno. Pero cuando nosotras pasamos a ser mamás, lo hacen aún más, ¡qué haríamos sin ellas! Recuerdo cuando iba al instituto y una compañera, raro oír esto en una adolescente, dijo: 'una madre lo es todo', ¡cuánta razón tenía!

Todo el apoyo de tu madre en tu maternidad

Apoyo de la madre a tu maternidad

Una madre que se ha convertido en abuela, sigue siendo madre ante todo, es por ello que sabe que debe ayudar a su hija en esta nueva etapa de su vida. A la mamá que recién acaba de dar a luz le duele todo, no puede descansar ni de día ni de noche, no sabe o ni siquiera le apetece contar cómo se siente, y ahí está ella, la supermujer, la superheroína que todo lo puede y todo lo comprende, pues ha pasado por lo mismo.

Esa supermujer de la que te hablo tiene unas ganas enormes de acunar a su nieto, pero más ganas tiene aún de ver a su hija segura y feliz, por eso, no duda ni un segundo en traer tuppers y más tuppers con comida para toda la semana, en ponerse a limpiar la casa, en recoger la ropa que hay por todos lados y, sobre todo y más importante, no duda en poner la mano sobre el hombro de su hija cuando esta llora de puro cansancio.

¿Qué hace tu madre por ti ahora que compartes con ella tu maternidad? Seguro que te viene a la mente pequeñas cosas como: hacer la colada, ocuparse de los platos sucios o ir a la compra día sí y día también. Y seguro que también te viene a la cabeza los paseos que le da a tu pequeño para que tú puedas echarte una pequeña siesta, los valiosos consejos de abuela acerca de cómo dar el pecho, los cálidos abrazos que tanto reconfortan y las frases de sabio tipo: 'los mocos se le sacan así', 'no pasa nada si no te apetece recibir visitas'.

No, claro que no es solo, hay un montón de cosas más que solo tú, ahora que eres madre y por ende tu madre abuela, comprenderás y valorarás como nunca antes.

Mamá, necesito que estés a mi lado ahora más que nunca

La abuela materna para la madre

Mamá, soy madre, felicidades a mí por esta etapa increíble, la mejor de mi vida, sin duda alguna, y felicidades a ti porque aquí empieza tu etapa como abuela. Gracias, gracias y un millón más de gracias, por quedarte en casa semanas enteras y ayudarme con el bebé de día y de noche, por esa frase que tan bien suena 'deja, que ya lo hago yo', por sacar fuerza de debajo de las piedras y por brindarme una sonrisa tan tuya y ahora tan mía que hace que el sol brille aunque el día este repleto de nubes.

Sabía que te iba a necesitar pero no pensaba que tanto, sabía que solo tú ibas a entender esta sensación tan dulce y tan amarga que supone tener en brazos a tu bebé por primera vez y sabía y no dudaba que ibas a ser mi gran apoyo, mi hombro sobre el que derramar lágrimas y mi parapeto de alegrías en todo momento.

Solo tu comprendes lo frágil y lo vulnerable que me siento ahora, solo tú sabes por qué me duele todo por dentro, solo tú entiendes que una ducha puede ser el mayor de los respiros, solo tú sabes ver que la maternidad es maravillosa pero también que te araña por dentro.

A ti, abuela materna, te prometo que...

La abuela materna apoya a su hija

Ahora yo soy madre, he dado a luz, he pasado por lo mismo que pasaste tú cuando nacimos mis hermanos y yo, sé cómo te sentías y empiezo a descifrar esa frase que dice que la maternidad te cambia la vida.

La conexión tan especial que siempre he sentido contigo se multiplica ahora por tres. Tú me das todo y mucho más, no solo por ayudarme sino también por tu apoyo emocional, comprensión y amor que hace que todo esto sea posible.

¿Y yo? ¿qué te puedo dar yo a cambio? Tal vez promesas, promesas de que yo también voy a estar ahí para ti, de que tú también tienes mi amor, mi cariño y mi apoyo incondicional tanto si te hace falta como si no.

Te prometo que cuando tu nieto dé sus primeros pasos, vas a ser la primera en saberlo y en verlo, que su primer dibujo va a estar dedicado a ti, que le voy a enseñar a decir: 'abuela, te quiero' y que le voy a mostrar que la familia lo es todo, lo más importante y el lugar perfecto para refugiarse.

¡Gracias mamá abuela, tu nieto y yo estamos orgullosos de tenerte en esta nueva etapa!

Puedes leer más artículos similares a La madre de la madre. Lo mucho que tu madre te apoya en tu maternidad, en la categoría de Abuelos en Guiainfantil.com.