El método japonés que demuestra que ahorrar dinero con niños es posible

Se llama Kakeibo y ayuda a los padres a controlar y gestionar los gastos de la familia

Beatriz Martínez

"¿Ahorrar dinero? Eso será para quien no tenga hijos?", pensarás... Déjame que te diga una cosa: yo, como madre de dos niños, pensaba lo mismo, pero indagando un poco en el tema y hablando con muchas madres que ya han pasado por lo mismo, me di cuenta de que si piensas con la cabeza y haces una serie de cosas, no es tan excesivo el gasto cuando se tienen niños. Así fue como llegué a conocer un método japonés que demuestra que ahorrar dinero con niños es posible, ¡aunque no lo parezca!

Es posible que con el primer hijo haya que hacer una inversión mayor, pero con el segundo empiezas a ahorrar y a ver las cosas desde otro punto de vista. Permítanme, queridos presentes y futuros padres, que comparta con vosotros lo que he aprendido para no gastar un dineral cuando se tienen niños.

Ahorrar en gastos con el método japonés Kakeibo

Conoce el método japonés para ahorrar dinero con niños

¿Has oído hablar del método japonés Kakeibo o kakebo (como se pronuncia)? Cuando llegó a mis oídos por primera vez, me puse a investigar un poco más y fue entonces cuando descubrí que los japoneses en verdad no han descubierto nada nuevo, este método ya lo usaban nuestros antepasados a diario, pero sí que han estado acertados en rescatarlo del olvido.

Pues sí, es cierto que este método de contabilidad te puede ayudar y mucho a ahorrar dinero a final del mes, algo ideal para todos más aún cuando se tienen hijos. ¿En qué consiste? ¿Cómo se usa? Muy sencillo. Sigue estos pasos.

Primero de todo, decirte que puedes llevar a cabo este método japonés usando cualquier libreta que tengas por casa igual que hacía tu abuela, o que puedes comprar unos de los cuadernos modernos que venden hoy en día o incluso bajarte la App en el móvil. Tú decides, pero sigue los pasos al detalle o de poco te va a servir.

1. Escribe en la primera hoja los gastos y los ingresos fijos que tienes al comienzo de cada mes, como la hipoteca, las facturas, el comedor escolar o las extraescolares. Una vez que has hecho el cálculo, vas a poder hacer una estimación precisa del dinero que te queda para los gastos variables.

2. Lo siguiente, y aquí viene lo más difícil, es anotar en otro apartado todas y cada una de las cosas que compres: la lista de la compra, los productos de limpieza, esos patucos tan monos que, aunque sabes que apenas se los vas a poner, los vas a comprar igualmente... Y así. Es complicado porque debes ser meticulosa y anotar todo, te aconsejamos que lleves contigo un papel y un lápiz para esas compras que haces sin pensar y luego cuando llegues a casa lo pases a tu cuaderno Kakeibo.

3. Es hora de hacer balance. Ha llegado el fin de mes, así que tienes que hacer cuentas de los gastos y los ingresos. Fíjate también qué es lo que has ido comprando estos días. ¿Era todo necesario? ¿Qué es lo que has adquirido que la final no has usado? ¿En qué cosas o servicios puedes ahorrar?

Voilà, es así como ahorran los japoneses y como lo hacían también nuestros abuelos. Este método nos viene a recordar que para no gastar de más, hay que, primero planificar y después hacer análisis de lo gastado.

Otras ideas para ahorrar dinero con niños

Más ideas para reducir gastos y aumentar el ahorro en la familia

Teniendo en cuenta el método japonés Kakeibo y mi propia experiencia, aquí te dejo otras ideas que te permitirán ahorrarte algo de dinero mes a mes.

- Compara, piensa y pregunta
Paseas por las tiendas de bebés y todo te encanta; a mi también me ha pasado. Sin embargo no debes dejarte llevar por lo primero que ves. Mira, compara precios, pregunta todas las dudas y confirma si lo que vas a comprar de verdad le vas a dar uso.

Por ejemplo, el moisés para los bebés apenas se usa porque enseguida se queda pequeño. Evita también comprar ropa de más de recién nacido, porque salvo bodies, el resto casi ni lo va a usar. Lo mismo ocurre con los pañales, los que vienen en packs son más económicos, pero si te haces con muchos y ya necesita otra talla, estás tirando el dinero. Este punto me lleva a lo siguiente.

- Los regalos son otra forma ideal de ahorrar en gastos
Cada familiar o amigo que vaya a visitar al recién nacido le va a llevar un obsequio: ropita, un gracioso muñeco hecho con un montón de pañales, unas manoplas... Suelen ser los regalos típicos, por lo que ya es algo menos que tienes que comprar tú.

Por otro lado, si te has decidido a hacer una fiesta baby shower, puedes aprovechar para elaborar una lista de regalos con las cosas que necesite tu hijo. Tus amigos y familiares tendrán la duda resuelta de qué regalarte y a tu vas a poder planificar mejor tus compras.

- Guarda las cosas para cuando tengas otro hijo
La cuna, el carro o la trona son las cosas que suelen costar más dinero, por lo que te aconsejamos que las conserves una vez tu hijo no las necesite por si tienes otro bebé. ¡A mí me vino de maravilla! Más aún si hay en la familia algún primo mayor que ya te haya guardado todas estas cosas...

Por cierto, los muebles que se transforman, como la cuna que se hace cama o el cambiador que hace las veces de un práctico mueble, también son una gran opción, sobre todo si tu casa es pequeña. Tan solo asegúrate de que sean de calidad para que te duren todo el tiempo que haga falta.

Tener hijos supone un gran gasto, claro que sí, pero en tu mano está ahorrar de forma sencilla y práctica. ¡Ahora ya sabes cómo!