13 mandamientos para enseñar a los niños a ahorrar dinero de su paga

Los niños pueden aprender a manejar el dinero y el ahorro desde una edad temprana

Jennifer C. Suárez
Jennifer C. Suárez Coach en finanzas

'No me alcanza el dinero para ahorrar' o 'prefiero vivir la vida que tener el dinero guardado'. Estas son algunas de las excusas que los adultos nos ponemos para no ahorrar, sin embargo, en el fondo, a todos nos gustaría tener ahorros, y mejor, enseñarles a los niños a ahorrar transmitiéndoles el necesario valor del ahorro. Para ello, hemos pensado en 13 mandamientos que puedes seguir para que tus hijos comprendan cómo y por qué ahorrar.

Por qué debemos hablar de dinero y ahorro a los niños

Enseñar a los niños a ahorrar dinero

Ahorrar es un hábito de las finanzas personales que se puede aprender de adultos, sin embargo, es mucho más sencillo si se aprende desde pequeños y con naturalidad en el hogar. Ahorrar consiste en guardar dinero para gastarlo en el futuro. Y los niños deben hacerlo a partir de la paga o mesada (si hemos decidido dársela) u otro tipo de ingresos que tengan (por ejemplo, como regalo de cumpleaños).

Sin embargo, el consumismo de estos tiempos ha traído como consecuencia la pérdida por el respeto a los ahorros e, inclusive, a no tomarlos en cuenta como parte de nuestra salud financiera, ya que pareciera que, solo las compras nos posicionan en la sociedad como valiosos. Sabemos que esto no es así, y que las personas valemos por lo que somos y no por lo que tenemos.

Algunos beneficios de ahorrar son: cumplir sueños, alcanzar metas, afrontar imprevistos, vivir más tranquilos y tomar decisiones sobre futuro desde la calma.

Los mandamientos sobre cómo ahorrar de la paga o mesada

Cuando los niños aprenden a manejar el dinero

A continuación, os comparto los 13 mandamientos que podéis seguir a la hora se enseñar a ahorrar a los niños:

1. Si los hijos ven a sus padres ahorrar, ellos lo harán también
Como dice la frase célebre: 'son tan fuertes tus acciones, que no escucho tus palabras'. Como padres sabemos que la mejor forma de enseñar a un niño es mediante el ejemplo. Por tanto, adopta las cualidades que quisieras ver reflejadas en tus hijos. Ahorra un porcentaje de tus ingresos y explícales por qué lo haces. Involucra a los niños en temas de dinero desde temprana edad con naturalidad y, de ser posible, sin cargas de moral o juicio

2. Si aprenden a esperar, aprenden a ahorrar
Hasta los padres más relajados, se estresan ante la famosa prueba del marshmallow. Este estudio, realizado en el año 1972 por un profesor de la Universidad de Stanford, se basó en entregar una pequeña recompensa, pero inmediata, o dos recompensas si se esperaba un periodo de tiempo. Puede que te suene porque varios famosos lo hicieron viral en las redes sociales al probar el experimento (usando chocolate) con sus propios hijos.

Se les ofrecía a los niños pequeños un malvavisco y se les indicaba que, si no lo comían inmediatamente y esperaban obtendrían un segundo marshmallow. Los investigadores observaban detrás de un espejo que algunos niños saltaron desesperados sobre su golosina y que otros se esperaban para obtener la recompensa del segundo marshmallow.

Lo más increíble de todo es que los investigadores hicieron seguimiento por décadas a estos niños y se demostró que aquellos que esperaron, eran adultos significativamente más exitosos que aquellos que no esperaron: tenían mejores relaciones, mejores niveles de educación y mejores índices de salud.

El desarrollo del autocontrol a temprana edad también se ha relacionado con los niveles de deuda en la adulta y con el éxito financiero. Aplazar o posponer la recompense no es tan difícil y supone mejores resultados en la vida, que la inmediatez. La habilidad de guardar dinero, evitar compras impulsivas y trabajar hacia una meta es la misma habilidad que se requiere para resistir y no comerse el marshmallow en primer lugar.

3. Elegir un porcentaje y ser fiel a él
Cuando los niños son muy pequeños guardan todo su dinero porque no comprenden los gastos que pueden realizar. Pero cuando son más grandecitos, quieren que su dinero haga múltiples cosas. Para ello, la regla es elegir un porcentaje de ahorro y apegarse a él; de manera que si fijas un 20% y ha llegado el regalo de cumpleaños en forma de billete de $50, una parte debe ser ahorrada obligatoriamente y otra parte puede gastarse.

Este mandamiento está inspirado en el libro 'El Hombre Más rico de Babilonia' que reza: 'Una parte de todo lo que gano la he de conservar'. Se refiere a que, de todo el dinero que una persona recibe, un porcentaje lo debe conservar siempre para ahorrar.

Otros preceptos a tener en cuenta sobre el ahorro infantil

Mandamientos para el dinero, ahorro y paga de los niños

4. El momento de ahorrar es antes de gastar, no después
Esta es la razón por la que muchos adultos encuentran dificultad para ahorrar. Simplemente han elegido mal el momento, quieren ahorrar lo que queda después de gastar, y muchas veces no queda.

El momento correcto para ahorrar es al principio, cuando el dinero se recibe. En este instante el dinero de ahorro se aparta en función del porcentaje previamente elegido, y son los gastos los que se ajustan a lo que queda. Si inculcamos este hábito de manera natural en los niños, marcará una gran diferencia en su vida adulta. Puedes colocar una regla como 'al minuto que recibimos dinero sea ganado o regalado, se separa una parte para el sobre del ahorro' y ser consistentes con esto.

5. Establece una motivación profunda que sirva de estímulo para ver el dinero guardado
Cada niño conecta con su motivación de manera diferente; hay niños que son ahorradores natos, y les gusta ver el dinero acumularse, mientras que hay otros que desean convertir su dinero rápidamente en cosas. Si conoces bien a tus hijos y sabes lo que los motiva, esto puede ser de utilidad para establecer una verdadera motivación profunda que sirva de estímulo.

Recordarles continuamente su motivación es una forma de mantenerlos conectados con eso que desean y lograr que se mantengan apegados al plan de ahorro.

6. Guarda los ahorros en un lugar seguro, y disponible
Alrededor de los 3 años de edad, los niños empiezan a comprender que las monedas y billetes tienen un valor, por tanto, es importante es explicarles que su dinero no puede ir regado por toda la casa. Una técnica que considero no falla, es la de tener 3 recipientes o sobres; uno para guardar dinero para después, otro para tener el dinero que podemos gastar ahora mismo, y otro para guardar el dinero que vamos a compartir con los necesitados.

Sin importar cómo se divida el dinero entre los tres sobres, lo importante es que siempre sea consistente porque será algo simbólico al principio, pero de gran enseñanza.

7. Ahorrar es más fácil si se hace de forma automática
Una solución para lograr ahorrar sin sufrimiento es automatizarlo, también se le conoce como pre-ahorro. Consiste en apartar de forma 'automática' el porcentaje de ahorro previamente fijado. Así, por ejemplo, si das la paga o mesada a tu hijo por $10 semanales, pues le das solo $7 y los $3 que restan van de forma automática al sitio elegido, con su consentimiento previo y sin que pueda alterar esta regla. Los bancos también permiten este tipo de configuración, de manera que, al recibir cualquier depósito, el porcentaje elegido se aplica y se transfiera de forma automática a una cuenta de ahorros.

Consejos para enseñar a tus hijos a ahorrar

Podemos enseñar a los niños a ahorrar

8. Ten un plan para evitar compras impulsivas
Antes de entrar a un lugar lleno de tentaciones para los niños, hable con su hijo y dígale exactamente a que ha venido a este lugar. Por ejemplo, hemos venido a esta tienda a comprar el uniforme del colegio si ves algo que te guste, recuerda que no hemos venido por ello, solo por los uniformes. Así los niños saben qué esperar cuando estén en dicho lugar. Es muy fácil olvidar cualquier meta de ahorro frente al pasillo de chocolates o los doritos en la caja de pago, es justo en ese momento de un plan para evitar compras impulsivas cobra importancia.

9. No darles todo lo que pidan es parte de que aprendan a ahorrar
Los niños siempre quieren cosas, tal vez un segundo marshmallow, un celular o un carro. Tu trabajo como padre o madre es resistir comprar esas cosas por ellos, aunque a veces es lo más fácil, y en lugar de eso, ayudar a los niños a esperar, y ahorrar para esas cosas con su propio dinero. Hay que recordar que los adultos también debemos practicar algo de espera y saber que los aprendizajes toman tiempo.

10. Enseñar a tomar decisiones y priorizar
Una forma para ayudar a los niños a tomar decisiones y priorizar es utilizar la lista de deseos. Cada cosa que quieren comprar se apunta en una lista, y una vez que tengan cierta cantidad de dinero reunida, podemos ir a por la lista y decidir entre todas las opciones cuál es la verdadera prioridad.

Por ejemplo, mi hijo mantiene en su lista de deseos unos 5 artículos, cuando sus ahorros alcanzan unos 20 dólares le digo: 'ya tienes $20 y en la lista de deseos tienes...' y menciono todo y él elige su preferido, su prioridad. Cuando ve algo que le gusta mucho y le gustaría comprarlo me dice: Por favor, ponlo en la lista de deseos (es una nota en mi celular).

11. Los ahorros no se invierten
La naturaleza de los ahorros es darnos paz y tranquilidad de poder cubrir imprevistos y emergencias, mientras que la naturaleza de las inversiones es un dinero que puedes perder a través del riesgo. Por tanto, los ahorros no califican como dinero que puedes perder. Explicar a los niños que usar el dinero para multiplicarse bien sea en pequeños negocios u otras formas es válido siempre que se tengan los ahorros por separados.

12. No se gasta hasta el último centavo, ni siquiera de los ahorros
Recordarles a los niños que siempre es bueno tener algo de dinero guardado y disponible o por contraste, nunca es bueno no tener nada de dinero. Incluso si ahorramos para un objeto en concreto, nunca es bueno gastar hasta el último céntimo, ya que, siempre puede surgir algo: desde lo más inesperado, hasta una verdadera necesidad que se presente. Crear un límite de seguridad en los ahorros es una práctica sana, así, por ejemplo, adoptar como regla que los ahorros nunca deben tener menos de $10.

13. Establecer metas
Por último, y tal como se señala en la guía 'Una forma divertida para que los padres y cuidadores ayuden a los niños a ser inteligentes con el dinero' de la Corporación Federal de Depósitos de Seguros del Gobierno de Estados Unidos, es importante animar a los niños a que se establezcan metas, es decir, algo que quieran alcanzar: ya sea relacionado con el ahorro o con algo que quieran lograr. Debe ser el niño quien se establezca sus propias metas, ya que de esta forma será más fácil que se involucre para cumplirlas. Las tablas de metas suelen resultar herramientas muy útiles.

Usa estos 13 mandamientos y en breve los niños adoptarán el maravilloso hábito de ahorrar. Elige al menos 3 y ponlos en práctica desde hoy mismo.

Puedes leer más artículos similares a 13 mandamientos para enseñar a los niños a ahorrar dinero de su paga, en la categoría de Aprendizaje en Guiainfantil.com.