Es más fácil criar y educar a un niño que a una niña. ¿O era al revés?

La experiencia de una madre con un hijo y una hija

Beatriz Martínez

Si eres madre de una niña y un niño seguro que te han preguntado o te has preguntado a ti misma si es más fácil criar y educar a uno u otra. Y es que, por muy parecido que sea o debiera ser, siempre hay diferencias impuestas por la sociedad. Yo también tengo un hijo y una hija y lo que vengo a contarte aquí no son consejos ni nada por el estilo, sino mi opinión y mi experiencia.

Criar a un niño y a una niña: ¿Qué es más sencillo?

Por qué es más sencillo criar y educar a un niño que a una niña

La respuesta, probablemente la compartas conmigo, es que no es sencillo criar a ninguno. No es fácil criar ni a un niño ni a una niña, siempre hay que esforzarse, superar retos y demás cosas que ya te sabes de sobra.

Ahora bien, ¿resulta más sencillo criar a uno que a otro? Por supuesto que a día de hoy es un poco más sencillo criar y educar a un niño que a una niña y no me refiero a los tópicos de que los niños son más simples y las niñas más enrevesadas. Nunca he hecho caso de esas frases hechas que dice todo el mundo, yo soy más de pensar que cada peque tiene su propia personalidad y que tiene mucho que ver el ejemplo de los padres.

¿Entonces por qué digo que es más sencillo educar a un niño que a una niña? Es aquí, con tu permiso, que voy a contarte mi experiencia.

El profesor de mi hijo nos contó una vez en una reunión escolar que las niñas, hoy en día, lo seguían teniendo más complicado, lo dijo cuando estábamos hablando de los Reyes Magos y del hecho de que sigue habiendo juguetes que parecen ser solo para ellos o para ellas. Nos invitó a probar a regalar a las niñas uno de esos juguetes que 'son de niños' y a comprobar por nosotros mismos que ellas también se divierten con esas cosas.

Y de un tema salió el otro, el que hoy en día sigue en boca de todos pero que no todos se atreven a contar. El profesor de mi hijo nos explicó que las niñas siguen teniendo desventajas a nivel social con respecto los varones y que nosotros, como padres, somos esenciales para lograr el cambio. Yo por aquel entonces estaba embarazada de mi hija y las palabras de este profesor me dieron mucho que pensar.

Criar y educar a una niña y un niño en igualdad es posible

Educar en igualdad a un niño y a una niña

A día de hoy mi hijo tiene 7 años y mi hija 2, y las palabras del profesor en aquella reunión no cayeron en saco roto. Me puse a pensar que criar un niño y una niña es exactamente igual, ambos tienen las mismas necesidades de bebés, a los dos los tienes que llevar al colegio, preparar la fiesta de cumple, apuntar a extraescolares, dar un abrazo cuando están tristes o contar un cuento antes de dormir y todo ello, claro está, adaptado al carácter y la personalidad de cada uno.

Entonces, si nacen iguales, ¿por qué hacer crianzas distintas? Pues por lo que decía al principio, por la sociedad. Te pongo un ejemplo. Yo a mi hija no le he puesto pendientes y muchas veces por la calle oigo: 'qué niño tan guapo'. ¿Porque no lleva pendientes le llaman niño? Pues sí, por eso mismo. Un ejemplo insignificante que se extrapola al resto de situaciones.

¿Qué hago yo para intentar que educar a mi hijo sea igual de fácil o de complicado que hacerlo con mi hija? Pues, por ejemplo, les transmito a ambos los mismos valores, límites y normas. Les permito que jueguen con las mismas cosas ya sean muñecas o coches de carreras. Les doy los mismos besos y achuchones. Les muestro, a cada uno según su edad, que todos ayudamos y hacemos las tareas de la casa y les dejo ver que el mundo ahí fuera es duro pero que si son valientes y responsables pueden llegar a ser lo que quieran ser.

¿Es más complicado criar según si es niño o niña? Pues creo que la respuesta está en cada madre, en cada padre, en cada abuelo y en cada tío. Todos juntos podemos hacer que cada peque tenga las mismas oportunidades.

Yo lo voy a intentar con mis hijos, ¿y tú?