Por qué deberías elegir el nombre de tu hijo antes de que nazca

¿Cuál de todos los nombres para niños vas a elegir para tu bebé? ¡Decídete por uno ya mismo!

María Machado

El mundo se divide en dos tipos de personas: las que tienen planeado desde la infancia cómo van a llamar a sus hijos y aquellas que apuran hasta el último segundo para decidirse. Debo reconocer que en mi cabeza llevan pululando varios nombres desde hace algún tiempo, aunque aún no he tomado la decisión.

Lo que sí que tengo muy claro es que tengo que elegir el nombre de mi hijo antes de que nazca. Porque, si te paras a pensar, hay muchas ventajas de saber cómo se va a llamar tu bebé antes del esperado momento de verle la carita por primera vez. Y yo quiero disfrutar de todas ellas.

Razones para elegir el nombre de tu hijo antes del parto

Las razones por las que debes elegir el nombre de tu bebé antes de que nazca

1. Reforzar el vínculo entre la madre y el niño
La primera y más poderosa razón para saber cuánto antes cómo se va a llamar el pequeño o pequeña que llevas en la barriga es empezar a crear un vínculo muy especial entre la madre y el niño. Tengas o no tengas claro cómo le vas a poner, es obvio que vas a crear un lazo con tu bebé, sobre todo teniendo en cuenta que lo llevas dentro. Sin embargo, cuando puedes llamarle por su nombre te conectas mucho más a él.

2. El padre se siente más cerca del niño
Elegir el nombre del bebé antes de que nazca también ayudará al padre a acercarse al pequeño. Ya que él no tiene la suerte de sentirle 24 horas, elegir un nombre le hará sentirse más partícipe. Después de todo, la elección del nombre debe ser una decisión consensuada entre ambos.

3. Empiezas a crear su identidad
Al haber elegido ya el nombre de tu bebé podrás ir imaginando su identidad. Poco a poco, según vayan pasando las semanas y los meses, le irás conociendo cada vez mejor: qué le gusta, cuándo le apetece moverse, si es travieso o tranquilo... Y estos rasgos de su forma de ser los irás asociando a un nombre; al nombre de tu bebé. ¡No hay nada más emocionante!

4. Para mejorar los malos momentos
El embarazo no es un camino de rosas y hay momentos en los que lo pasas mal, tanto anímica como físicamente. Tener un nombre para tu bebé te recordará por quién estás haciendo todo esto, humanizarás el bulto que ha aparecido en tu cuerpo y volverás a darte cuenta de que absolutamente todo vale la pena.

5. Puedes personalizar su habitación
Una vez que hayas escogido el nombre de tu hijo, lo querrás escuchar y ver por todos los rincones de tu casa: en la puerta de su habitación, en las ecografías que has enmarcado, en la boca de tus familiares cuando te preguntan qué tal estáis... Creerás que te has vuelto loca porque ese nombre, que antes era uno más dentro de las guías de nombres, ahora es el más bonito del universo.

6. Tendrás un margen para arrepentirte
Imagínate que, al empezar a usarlo con tu bebé, te das cuenta de que ese nombre que habías escogido es muy complicado de pronunciar. ¿Y si finalmente no suena tan bien como pensabas? ¿Y si, de repente, encuentras uno mejor? Tu bebé aún no ha nacido, así que estás a tiempo para rectificar.

Algunos consejos rápidos para elegir un buen nombre para bebé

Ideas de nombres para bebés

Esta claro que elegir pronto cómo vas a llamar a tu pequeño tiene ventajas, por lo que a continuación te dejamos algunos consejos a tener en cuenta a la hora de tomar esta decisión.

- Empieza pronto, para no sentir que el tiempo corre y aún no tienes un nombre elegido. No sientas presión, pero tómate en serio tu tarea, porque es muy importante. Recuerda que tu hijo va a llevar el nombre que le pongas durante toda su vida (a no ser que elijas muy mal y decida cambiárselo cuando sea mayor). ¡Tienes una labor importante entre manos!

- Di en voz alta el nombre que te gusta junto con los apellidos que tendrá el niño. ¿Suena bien? Si la respuesta es positiva, vas por buen camino.

- Escucha las ideas de tus seres queridos, porque pueden servirte de inspiración, pero a fin de cuentas tenéis que ser vosotros los que elijáis, más allá de que tu madre te haya dicho que no le gusta ese nombre o que tu suegra te haya pedido/exigido que llames a tu hijo como su cantante favorito.

- Si has decidido no saber el sexo de tu bebé, ten varios nombres pensados... ¡Por si acaso! Incluso aún sabiéndolo nunca está de más tener alguna opción en la recámara por si tu bebé te da alguna sorpresa al nacer.

- Ten en cuenta el significado del nombre y su origen. Muchas veces estos datos pueden resultar sorprendentes y muy interesantes para tomar la decisión.

Por cierto, ahora que estás esperando la llegada al mundo de tu bebé, tienes que echar un vistazo a las diferentes calculadoras relacionadas con el embarazo que tenemos en Guiainfantil.com. Todas ellas te ayudarán a hacerte a una idea de cómo se está desarrollando tu bebé en tu interior semana a semana y a calcular fechas tan importantes como el día en el que fue concebido o el día en el que va a nacer. Te van a resultar muy útiles.