Obra de teatro El Traje nuevo del emperador para niños

Reúne 8 niños y sigue el guión para montar la obra teatro de El traje nuevo del emperador

Estefanía Esteban

El cuento de 'El Traje Nuevo del emperador', escrito por Hans Christian Andersen,  es muy popular entre los niños. En muchos colegios se utiliza por la cantidad de valores y enseñanzas que transmite. Además, es un cuento ideal para representar, en forma de teatro, ya que puede contar con un total de seis personajes.

Te ofrecemos los papeles de los personajes de esta fabulosa historia, que enseña a los niños la importancia de ser sincero y de no mentir por el solo hecho de intentar adular o por tener miedo a decir la verdad. Imprime el guión de esta obra de teatro 'El traje nuevo del emperador', escrita para 6 personajes (o alguno más), para que tu hijo pueda representarla en el colegio junto sus compañeros o amigos. 

El traje nuevo del emperador. Obra de teatro casero para 8 personajes (o más)

Obra de teatro El traje nuevo del emperador para niños

Descripción de la obra: Un rico emperador se quiere hacer un traje nuevo y va en busca de telas finas y lujosas. No imagina que será engañado de la forma más ridícula.

Personajes: Emperador, Guardias, Vendedor, Sastre, Plebeyos, Niño. (Pueden ser varios guardias y plebeyos. Por eso la obra puede ser representada por más de 8 niños)

- PRIMER ACTO:

El emperador pasea por el mercado del pueblo con sus dos guardias (pueden ser más). Viste una larga túnica de seda. De repente, se detiene ante uno de los puestos de telas del mercado. 

Emperador: Hum… ninguno de estos tejidos me convence para hacerme mi nuevo traje. ¿Qué piensan ustedes, guardias?

(Los guardias se miran, confundidos).

Guardia 1: Bueno Majestad, nosotros no sabemos mucho de moda. 

Guardia 2: Eso es, Majestad. No sabemos de moda.

Emperador: Bah, ¡No sé para qué me molesto en preguntar! 

En ese momento, un vendedor se acerca al rey. Hace como que sostiene una tela entre las manos (aunque en realidad no lleva nada).

Vendedor: Su Majestad, ¿está buscando una tela excepcional? Permítame que le muestre este fabuloso tejido. 

Emperador: ¡Pero si ahí no hay nada!

Vendedor: La verdad es que es una tela tan fina, que solo las personas más inteligentes pueden verla. 

Emperador (avergonzado): ¡Ah! , claro, claro… ¡ahora lo veo! No sé como no vi antes. Ciertamente es un tejido muy fino, ¡qué maravilla! ¡Y qué colores tan preciosos! Definitivamente: ¡Me lo llevo!

El emperador le da al vendedor una bolsita con monedas y éste se aleja, sonriendo con malicia, mientras el emperador finge tomar la tela con sus manos.

- SEGUNDO ACTO:

El sastre real se encuentra en su taller, cosiendo unos pantalones, cuando de pronto entra el emperador, sosteniendo en sus manos la tela imaginaria. 

Emperador: ¡Señor sastre! Le traigo un nuevo encargo: he traído una tela excepcional para que me haga un nuevo traje con el que voy a desfilar por el reino. ¡Todos me admirarán!

Sastre: Pero Majestad… pero si ahí no hay nada...

Emperador: Ya me imaginaba que no serías capaz de ver nada, pues es una tela que solo son capaces de ver los más inteligentes. Ya puede darse prisa en hacer el traje nuevo o le mandaré a prisión. 

El emperador deja el tejido imaginario sobre una silla y el sastre entonces, sorprendido y nervioso, hace como que lo agarra para ponerse a trabajar.

Sastre: ¡El emperador debe haber perdido la cabeza! Pero más vale seguirle la corriente...

- TERCER ACTO:

Varios plebeyos pasean por las calles del reino. Algunos, haciendo sus labores, cuando de pronto los guardias del emperador anuncian su llegada. 

Guardia 1: ¡Dejen libre el camino! Que viene Su Majestad, el Emperador.

Guardia 2: Hagan una reverencia, pues él lleva puesto su nuevo traje. ¡Que nadie se atreva a decir una sola palabra!

Las personas despejan la calle y por un lado del escenario, aparece el Emperador muy orgullosos, vistiendo solo su cetro, su capa, su corona y en calzoncillos. Sus plebeyos se miran confusos. Muchos intentan aguantar la risa.

Emperador: ¡Admiren mi nuevo traje! ¿No les parece lo más maravilloso que han visto nunca? ¡Solo los ojos de los que son de verdad inteligentes, serán capaces de ver la textura y los colores de esta rarísima seda!

La gente comienza entonces a murmurar. Temen quedar como tontos, así que prefieren asentir y dar la razón al Emperador. Pero de pronto, un niño suelta una carcajada.

Niño: ¡Ja, ja jaaa! ¡Pero si no lleva ningún traje! ¡Le han estafado en el mercado!

El emperador, entonces, entiende la verdad, se ruboriza y sale corriendo de escena al darse cuenta de su error, seguido de cerca por sus guardias.

Moraleja: No creas todo lo que te digan. Aprende a desconfiar y a detectar las mentiras, aunque parezcan reales y estén apoyadas por la mayoría.

Puedes leer más artículos similares a Obra de teatro El Traje nuevo del emperador para niños, en la categoría de Teatro en Guiainfantil.com.