Jarabe de cebolla para la tos y las flemas de los niños

Te enseñamos a hacer un jarabe casero para tratar la tos, los catarros y resfriados en los niños

Estefanía Esteban

Te contamos cómo hacer un excelente jarabe de cebolla contra la tos y las flemas de los niños. Ideal para la época de catarros. Además es muy fácil de hacer... ¡y eficaz!

La cebolla es un alimento con multitud de beneficios, y entre ellos, cómo no, está el de su gran poder antibacteriano. Actúa como broncodilatados. Por eso es ideal para niños con asma y/o bronquitis.

Ingredientes:

  • Cebollas
  • 1 diente de ajo
  • 3 o 4 limones
  • Miel cruda o azucar de caña
  • Jengibre

Te contamos cómo hacer de forma casera un jarabe de cebolla, un remedio muy eficaz contra los catarros, la tos y las flemas de los niños. De hecho, es un 'antibiótico natural', que se usa sobre todo para mejorar las vías respiratorias.

Haz este jarabe de cebolla casero para la tos y los catarros de tus hijos

Jarabe de cebolla

Si el truco de partir una cebolla por la mitad y ponerla en un plato durante toda la noche no te convence, prueba con este jarabe. Además, es muy fácil de elaborar, en 8 pasos:

  1. Pica muy bien la cebolla, en cuadraditos pequeños
  2. Pica un diente de ajo
  3. Corta cuatro trozos pequeños de jengibre
  4. Exprime cuatro limones
  5. Vierte todos los ingredientes en un bol o cuenco transparente y añade el zumo de limón
  6. Añade unas cuatro cucharadas colmadas de miel o en su defecto, de azúcar de caña
  7. Déjalo macerar todo durante toda una noche
  8. Si usaste cebolla roja, al día siguiente verás que el líquido está rojo. Cuélalo bien (con ayuda de un colador) sobre un tarro de cristal

¡Ya tienes listo tu jarabe de cebolla! Puedes dárselo a tu hijo tres veces al día. Es muy efectivo contra el catarro de mocos, flemas y tos

Observación: Si tu hijo tiene menos de un año, sustituye la miel cruda por azúcar de caña. Los pediatras desaconsejan dar miel a los bebés menores de un año.

8 consejos para combatir la tos de los niños

1. Aumentar la humedad en la habitación del niño
Poner un recipiente con agua sobre o cerca de una estufa o radiador de calefacción. También puedes, en lugar de un recipiente con agua, poner una tela húmeda, o dejar siempre un vaso u otro recipiente con agua en algún lugar de la habitación.

2. Una ducha con mucho vapor
El agua caliente en la ducha hará con que el cuarto de baño se llene de vapor. Dejar al niño durante unos minutos en este ambiente húmedo, hasta que los síntomas de la tos y del catarro remitan.

3. Poner al niño en una posición incorporada
Es decir, poner toallas dobladas o cojines debajo del colchón, sólo en la parte superior, lo suficiente para que el niño se quede un poco con su tronco ligeramente levantado, para que pueda respirar mejor.

4. Media cebolla cortada en un plato
La cebolla hace que se ensanchen las vías respiratorias y así el niño pueda respirar con menos dificultad.

5. Hidratar bien al niño
Es muy importante ofrecer agua al niño para mantenerlo siempre hidratado. Agua en temperatura ambiente, jamás helada, para evitar que las vías respiratorias se cierren más.

6. Infusión con miel, con tomillo, romero o eucaliptos
La miel suaviza y calma la garganta, y el romero y el tomillo desinfecta. El eucalipto refresca las vías respiratorias. Por otro lado, poner esta infusión cerca del niño para que la respire.

7. Líquidos calientes
Sopas, caldos, infusiones... pueden ser muy reconfortantes para el resfriado, la tos y los catarros de los niños.

8. Gárgaras de agua con sal
Es uno de los remedios más efectivos para tratar dolor de garganta y tos, es mezclar un vaso de agua con poco de sal y hacer con que el niño haga gárgaras con ello. Eso le ayudará a disminuir su necesidad de toser.