8 señales de que un niño tiene ansiedad por separación y cómo ayudarle

Síntomas de que un niño o adolescente puede sufrir Trastorno de Ansiedad por Separación o TAS

Gabriela Matienzo
Gabriela Matienzo Psicóloga infantil

La ansiedad es un mecanismo de adaptación natural que nos permite ponernos alerta ante situaciones sorpresivas, nuevas o amenazantes. Este mecanismo es positivo en las distintas etapas de nuestra vida ya que nos permite dar una respuesta, nos lleva a actuar, a enfrentar una situación o a salir de ella. El Trastorno de ansiedad por separación es normal en bebés y niños pequeños, sin embargo, normalmente la superan alrededor de los tres años de edad.

Cuando el niño sufre de trastorno de ansiedad por separación

El Trastorno de Ansiedad por Separación de los niños

Es verdad que según el temperamento de cada niño, los pequeños pueden seguir presentando indicadores y conductas de ansiedad por separación tras la edad de 3 años. Esta se puede dar en varias circunstancias, lo cual no necesariamente significa que exista un problema de ansiedad mayor.

El Trastorno de Ansiedad por Separación o TAS es un trastorno que se presenta en niños o adolescentes y se caracteriza por mostrar una fuerte ansiedad cuando no se encuentran físicamente cerca de las personas a quienes están más apegados como los padres o los cuidadores, llegando a ser incapaces de quedarse solos, o de ir a algún lugar sin compañía. Presentan un fuerte miedo a la separación pues temen que les ocurra algo malo mientras están lejos, como la muerte, un secuestro un accidente e incluso pueden tener pesadillas relacionadas con esto.

8 señales que indican que el niño presenta ansiedad por separación

Señales de la ansiedad por separarse de los padres

Tal y como se detalla en el informe 'Ansiedad por separación' del Programa de Salud y Bienestar Infantil de California, cada niño muestra de una forma diferente esa ansiedad al separarse de sus cuidadores principales. Esto dependerá según la personalidad del pequeño, pero también de las experiencias que haya tenido hasta entonces y la reacción que los adultos tuvieron.

Sin embargo, hay algunas conductas que son las que más se repiten. Si tu hijo presenta las siguientes conductas (excesivas para su edad o etapa de desarrollo) y le generan malestar significativo, así como afectación a su desempeño diario por un lapso igual o mayor a cuatro semanas, es probable que esté enfrentando un TAS:

1. Angustia o malestar recurrente y excesivo al anticipar o estar lejos de casa o de los seres queridos.

2. Preocupación excesiva y constante relacionada con perder a un padre u otro ser querido por una enfermedad, un accidente o un desastre.

3. Preocupación constante por algo malo que podría pasar, como perderse o ser secuestrado, lo que causaría una separación de los padres u otros seres queridos.

4. Resistencia o negativa a ir a la escuela o estar fuera del hogar por miedo a la separación.

5. Resistencia a estar solo en la casa sin un padre u otro ser querido en la casa.

6. Resistencia o miedo persistente a dormir sin tener cerca una figura importante o a dormir fuera de la casa.

7. Pesadillas recurrentes sobre la separación.

8. Quejas frecuentes sobre dolores de cabeza, dolores de estómago u otros síntomas cuando se anticipa la separación de un padre u otro ser querido.

Cuáles son las causas de que se produzca un TAS

Las causas del TAS en niños

Los trastornos de ansiedad pueden deberse a diversas causas. Entre ellas, destacamos las siguientes.

- Factores biológicos, puede tratarse de un desequilibrio químico.

- Factores hereditarios. Los hijos de padres con trastornos de ansiedad, son más susceptibles a desarrollar condiciones similares.

- Haber vivido una experiencia traumática o escuchar que sucedió puede ser un desencadenante de un trastorno de ansiedad.

- El antecedente de haber perdido o haberse separado de una figura afectiva por muerte, trabajo o divorcio.

- Situaciones de estrés como una mudanza, cambio de escuela, llegada de un nuevo hermano, una enfermedad en la familia, etc.

- Los padres sobreprotectores pueden contribuir al desarrollo de un trastorno de ansiedad ya que les refuerzan continuamente que todo lo externo es peligroso, transmitiéndoles un temor exagerado.

- Algunos padres modelan a sus hijos sus propios miedos y son ellos quien en un principio no les permiten separarse.

- Hay padres que hablan frecuentemente sobre la inseguridad y los peligros que se viven al salir a la calle; o que comentan noticias de robos y secuestros continuamente frente a sus hijos. Toda esta información puede contribuir en algunos casos a que un niño empiece a desarrollar un trastorno de ansiedad.

- Usar el miedo como correctivo disciplinario. Hay padres que amenazan continuamente a los hijos con regalarlos o dejarlos solos si no se portan bien; y este tipo de manejo contribuye a alentar el miedo y la ansiedad en sus hijos.

Es muy importante tener cuidado de la información que manejamos frente a nuestros hijos y los miedos que les heredamos sin darnos cuenta de que lo estamos haciendo.

Qué hacer si un niño tiene Trastorno de Ansiedad por Separación

Ansiedad por separación de los niños

Obviamente lo primero que hacen los padres cuando su hijo empieza a dar señales de ansiedad por separación, es explicarles que no deben de tener miedo, que todo va a estar bien y a describirles todas las razones por las cuales no deberían alterarse tanto.

Sin embargo se trata de un trastorno, justamente porque las razones obvias no son suficientes para tranquilizarlos y aunque ellos lleguen a tenerlas claras, no logran controlar sus reacciones; lo cual en muchas ocasiones frustra y enoja a los padres quienes en ocasiones acaban perdiendo la paciencia, frustrándose y regañándolos, haciendo el problema sin desearlo más grave.

Es por eso que es indispensable que, de presentarse los indicadores mencionados, acudan a un profesional (psiquiatra o psicólogo) para que haga una evaluación integral del niño y los factores que están detonando la situación y posteriormente pueda confirmar el diagnóstico y trabajar con él de forma consistente.

Entre más pronto se solicite apoyo, el pronóstico será mejor. La terapia cognitivo-conductual puede resultar muy efectiva para ayudar al niño a manejar su ansiedad por separación. Hay casos en que el apoyo farmacológico se hace necesario durante un tiempo para poder mejorar la situación.

En cualquier caso, el apoyo e involucramiento de la familia es indispensable para la recuperación.

Puedes leer más artículos similares a 8 señales de que un niño tiene ansiedad por separación y cómo ayudarle, en la categoría de Depresión y ansiedad en Guiainfantil.com.