Cuando los niños sufren síndrome de la cabaña o miedo a salir de casa

Tras un largo tiempo confinados en casa, algunos niños pueden sentir angustia al ir a la calle

Jimena Ocampo Lozano

Después de una temporada sin poder salir de casa, cuando los niños por fin pueden ir a dar un paseo, pueden tener sensaciones diferentes. Muchos lo pueden considerar un gran alivio, sin embargo otros pueden desarrollar miedo a salir de casa. A este temor o angustia a salir a la calle tras un aislamiento o un confinamiento (o tras un largo periodo sin poder salir de casa por causa de una enfermedad, por ejemplo) se le ha denominado síndrome de la cabaña, pero ¿puede afectar también a los niños?

Cómo afecta el síndrome de la cabaña a los niños

Qué es el síndrome de la cabaña en niños

Efectivamente, aunque se habla del síndrome de la cabaña en adultos, también puede afectar a los niños sobre todo tras un periodo de cuarentena o confinamiento, especialmente a aquellos que son más miedosos, inseguros o a los que las relaciones sociales les suponen algún tipo de problema.

Aunque el síndrome de la cabaña abarca más dificultades y problemas asociados a estar largo tiempo aislados en casa (falta de atención, depresión, angustia, irritabilidad, aburrimiento...), nos vamos a centrar en el miedo a salir de casa y en cómo podemos ayudar a los niños a superarlo.

Después de muchos días sin salir, muchos niños han convertido su casa en su zona de confort, segura y libre de peligros. El hecho de enfrentarse a salir de nuevo a la calle, abandonar el hogar y ver a gente, puede generarles ansiedad, angustia y miedo a lo que puedan encontrarse. Especialmente afecta a aquellos niños que son más miedosos o inseguros y llegan a sentir la calle como un lugar hostil y peligroso.

La hora de volver a relacionarse con gente puede suponer también un problema para los niños más tímidos o con dificultades a la hora de relacionarse. Para ellos, el aislamiento más que un problema les ha supuesto un alivio, ya que en casa y sin tener contacto con otros niños están tranquilos y seguros. En estos niños, este 'síndrome' se manifiesta con una profunda apatía y falta de ganas de salir de casa y con cierta angustia ante las situaciones que les supongan volver a relacionarse (volver al colegio o a jugar con otros niños).

Cómo se manifiesta este miedo a salir de casa de los niños

Cuando los niños tienen miedo a salir a la calle

En ambos casos, sea miedo por salir a la calle o a relacionarse de nuevo, este miedo infantil puede manifestarse de varias formas:

- Tras tanto tiempo expuestos a noticias en las que recomendaban quedarse en casa por el peligro y la gravedad de la situación, muchos niños sienten miedo a salir, y van a mostrarse inquietos y nerviosos a la hora de salir a la calle. Además, pueden mostrar excesiva preocupación por cómo vamos a salir, si hay riesgo de contagiarse de enfermedades y qué podemos encontrarnos.

- Otros pueden incluso a sufrir ansiedad ante la idea de salir a la calle, y preguntan varias veces si van a salir o se despiertan y preguntan si hoy saldrán a la calle, y se muestran reacios y negativos ante esa idea.

- Algunos niños pueden tener pesadillas o regresiones como consecuencia de la nueva posibilidad de salir a jugar de nuevo al aire libre.

Qué pueden hacer los padres para ayudar a sus hijos con sus miedos

Ayudar a tus hijos a superar los miedos infantiles

El papel de los padres va a ser fundamental para superar estas situaciones y ayudar a nuestros hijos a enfrentarse con éxito a estos miedos. En principio, estos temores y angustias van a ser pasajeros, pero si no les prestamos atención y actuamos adecuadamente, pueden suponer un verdadero problema a niños y familias.

1. Es muy importante preguntar a los niños sobre su temor y darles la información que necesiten. En el momento actual será el miedo al coronavirus, pero puede ser miedo a cualquier peligro potencial real o imaginario (a que nos roben, a que algo malo nos pase estando en la calle...). Por ello, debemos darles la información necesaria, ajustada a su edad y capacidad, para poco a poco desmontar esos temores excesivos y hacerles ver que con las debidas medidas de protección el riesgo se reduce.

2. No obligarles a salir a la calle de golpe, sino ir poco a poco. Podemos empezar por bajar al portal, y poco a poco alejarnos un poco más de casa.

3. Practicar técnicas de relajación y respiración para rebajar la ansiedad antes de salir de casa.

4. Estar tranquilos para que los niños estén tranquilos. Si los padres también sienten cierta angustia a salir de casa, los niños verán reforzados sus temores. Por lo tanto debemos mostrarnos tranquilos y seguros. Nunca podemos olvidar que los miedos también se contagian.

5. Instaurar el paseo diario como nueva rutina y presentarlo como un momento alegre, relajado y divertido. Incluso, podéis aprovechar para plantear distintos juegos mientras paseáis (siempre que estos respeten las medidas de seguridad necesarias para evitar contagios).

6. Hablar con los niños de cómo se sienten cuando estemos en la calle y reforzar positivamente el hecho de que salgan. Podemos jugar con salir a la calle y comprar algo rico para merendar en casa cuando subamos y así 'nos damos un premio'.

7. Hablar con ellos sobre qué pueden hacer si en la calle les entra el miedo. También resultará muy positivo enseñar a los niños las diferentes medidas de higiene que pueden llevar a cabo para protegerse del contagio. De esta forma, se sentirán más seguros. En este caso, vale la pena leer las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud para hacer un buen lavado de manos.

8. Ayudarles a detectar pensamientos negativos sobre el hecho de salir, y cambiarlos por otros pensamientos positivos.

Es importante no sobreproteger y caer en el pensamiento de 'no es necesario salir', ya que de esta manera estaremos reforzando esos temores en los niños y dilatando en el tiempo el momento de enfrentarse a esa situación. Y cuanto más tiempo tardemos en enfrentarnos al miedo, más grande y fuerte se hace.

En el caso de percibir que el miedo a salir va demasiado lejos y realmente es algo que limita a tu hijo o hija y le incapacita, será importante acudir a los profesionales de la psicología infantil para que valoren la situación y nos ayuden de forma más concreta a cada caso.

Puedes leer más artículos similares a Cuando los niños sufren síndrome de la cabaña o miedo a salir de casa, en la categoría de Miedos en Guiainfantil.com.