Ataxia en niños - Enfermedad que afecta el control muscular

La ataxia puede manifestarse con el tiempo o presentarse de forma repentina comprometiendo los movimientos del cuerpo

Andrea Cardozo

Con el nombre de ataxia se identifica a los movimientos musculares descoordinados que pueden presentar cualquier parte del cuerpo: piernas, pies, brazos, manos, ojos, lengua, ocasionando que se tenga pérdida del equilibrio al andar, manipular objetos o hablar, sin que haya parálisis o pérdida de la fuerza. Se trata de una enfermedad que se puede dar en los niños y que muchos padres desconocen. Qué es la ataxia en niños y todo lo que necesitas saber sobre ella.

Qué es la ataxia y cómo se manifiesta

la enfermedad de ataxia

Esta descoordinación puede ser producto de una disminución del flujo sanguíneo cerebral, una infección del cerebelo o una reacción autoinmune. Aparecen de manera súbita y desaparecen también de manera espontánea. Otros signos neurológicos pueden hacerse presentes junto con la ataxia son:

- Temblor

- Dismetría, impedimento para realizar un movimiento ajustado a la demanda

- Nistagmo, movimiento involuntario de los ojos

- Disartria, dificultad para articular palabras

- Hipotonía, disminución del tono muscular

Todo movimiento muscular involuntario que veamos en nuestros niños, aunque suele ser un proceso benigno, requiere la atención neurológica inmediata puesto que se hace necesario descartar su origen y atender situaciones que puedan generar graves consecuencias para el desarrollo psicomotor del niño.

Cómo se diagnostica la Ataxia en niños

la ataxia en niños

En la consulta médica, además del examen físico y neurológico detallado que realizará tu médico al niño, será necesario que le informes sobre antecedentes familiares y de traumatismos, infecciones o ingesta de fármacos, así como también otros síntomas como fiebre, dolor de cabeza, vómito o algún otro signo neurológico. Esto será de gran ayuda en su labor diagnóstica.

En algunos casos será necesaria la realización de otros exámenes como la tomografía axial computarizada, la resonancia magnética o la punción lumbar, ya que la ataxia puede tener diversos orígenes que deben descartarse, tales como infecciones del sistema nervioso central, tumores, enfermedades hereditarias, enfermedades inmunológicas o procesos desmielinizantes, entre otros.

La edad en la que se presenta la ataxia frecuentemente se relaciona con el agente desencadenante.

- En menores de 5 años, predomina la ataxia por infección viral, intoxicación, traumatismos o tumores.

- Entre 5 y 10 años, se asocia a encefalitis y a tumores.

- En los adolescentes, se relaciona principalmente a una intoxicación, aunque también debe descartarse enfermedades como esclerosis múltiple o la presencia de tumores.

Vemos entonces que, cuando se presentan estos signos neurológicos en los niños, lo más común es que sea como consecuencia de infecciones virales o intoxicaciones. Dado que afectan la función del cerebelo, se denomina ataxia cerebelosa aguda. Esta ataxia suele ser transitoria y remitirse en pocas semanas.

El origen de la ataxia cerebelosa en niños

origen de la ataxia

Veamos con más detalle las dos situaciones que son más frecuentes en la infancia:

- Ataxia asociada a infecciones virales
Suele producirse entre 7 y 20 días luego de la infección. La varicela se identifica como causante en cerca del 50% de los casos, pero también otros virus disparadores, entre ellos el Echovirus, Coxsackie y Epstein Barr, así como la meningitis bacteriana, parotiditis, sarampión y hepatitis.

Se presenta los primeros 5 - 6 años del niño, con más frecuencia en niños entre 2 y 5 años. En estos casos, la ataxia se acompaña de fiebre, dolores de cabeza y alteraciones del comportamiento. La recuperación de la coordinación muscular puede durar entre 2 semanas y 6 meses, con posibilidad de completa recuperación en el 90% de los casos. El riesgo de secuelas se observa más en niños mayores y también con la presencia de infección por el virus Epstein-Barr.

- Ataxia por intoxicación
La otra causa importante de la ataxia cerebelosa aguda en la niñez es la intoxicación. Puede ocurrir de manera accidental, como consecuencia de sobredosis medicamentos en la administración de benzodiazepinas, anticonvulsionantes, antihistamínicos y antitusivos. De allí la importancia de seguir estrictamente las indicaciones médicas para la administración de las dosis de medicamentos.

Puede presentarse en niños entre 1 y 4 años. Cuando se asocia a una intoxicación, el niño no presenta fiebre, pero sí nistagmo y cambios en su estado de ánimo, desde agitación hasta letargia.

Cuando la ataxia se asocia a infecciones virales, no requiere un tratamiento específico y, en el caso de una intoxicación, el médico te recomendará las medidas de soporte para corregir las alteraciones bioquímicas producidas por la sobredosis. En ocasiones, puede ser necesario realizar ejercicios de rehabilitación para lograr nuevamente la estabilidad y coordinación muscular.

Una recomendación final. No dejes pasar por alto cualquier situación que observes en tu niño. 'No quiere caminar', 'camina como borrachito (ebrio)', 'se cae mucho al caminar' o 'se le enreda la lengua al hablar' son expresiones comunes a las que, en ocasiones, los padres no prestamos mayor atención, pero recuerda que un diagnóstico temprano y un tratamiento adecuado pueden hacer la gran diferencia.

Puedes leer más artículos similares a Ataxia en niños - Enfermedad que afecta el control muscular, en la categoría de Enfermedades infantiles en Guiainfantil.com.