Juegos para niños: el puzle

Los puzles estimulan la concentración y la memoria del niño

Jugar con los puzles es una actividad que aporta muchos beneficios para los niños. Los puzles son un juego que exige que los niños se fijen bien en la ficha que han escogido y sean capaces de analizarla para buscar otras piezas que tengan similitudes con ese dibujo, forma, color, etc., por lo que mejorar su capacidad de observación, análisis, concentración y atención.

Además, jugar con un puzle ejercita también su memoria visual, puesto que deben tener un esquema previo de cómo era el puzle y recordar en qué lugar tienen que colocar cada pieza.

Construir un puzle exige paciencia y concentración

El juego del puzzle en los niños

Junto a la concentración y la memoria, el puzle también ayuda al niño a trabajar la motricidad fina de los dedos a través de la manipulación de las piezas y de los movimientos de pinzado. Construir un puzle exige lógica y paciencia. Se puede jugar tanto en solitario como con varias personas, entre amigos o en familia. Además, no tiene idioma ya que de lo que se trata es de reconstruir una imagen.

Montar un puzle no es solo una cuestión de ir uniendo piezas una a las otras para conseguir formar una figura o un dibujo. Es un juego que estimula, aparte de la concentración, la observación, su inteligencia espacial y a mantener despierto el interés de llegar al final. A partir de los 5 años es el momento ideal para empezar a construir puzles.

La dificultad del puzle aumenta con la edad del niño

Los puzles crecen con los niños. Cuántas más piezas tengan el puzle, más dificultad tendrá el niño para montarlo. Por lo general, se empieza uniendo las piezas por las esquinas, luego por los bordes y, a continuación, por el centro. Es una buena actividad para que los padres se acerquen a sus hijos.

Para hacer un puzle se puede usar cualquier fotografía o imagen. Una buena idea es hacer fotografías de objetos o habitaciones de la casa, de la comida, de los juguetes,… de cosas que sean significativas para el niño. Cuando más pequeño sea el niño, menos piezas debe tener el puzle. La cantidad de piezas varía en función de la edad y la capacidad de cada niño.

Fuente consultada
- Loli Logopeda. Educación en la red.