14 semanas de embarazo

Semana 14 de embarazo. La evolución del embarazo en la semana catorce de gestación

Es probable que a estas alturas del embarazo, en la semana 14 de embarazo,  hayas padecido ya los incómodos calambres del embarazo. Son contracciones involuntarias del músculo debido al cansancio o a una falta de magnesio y potasio. No son peligrosos, sólo molestos. Para evitarlos puedes realizar ejercicio físico moderado y hablar con tu médico si son muy constantes para que te recete algún suplemento. También hay alimentos que pueden darte este aporte como plátanos, cereales o vegetales verdes.

Cambios en el cuerpo de la mujer embarazada

Qué ocurre en la 14 semanas de embarazo

En la cara y en el pecho podrías notar que han salido unos puntos rojos, como lunares. Se llaman hemangiomas estelares y se producen porque hay una mayor fragilidad capilar pero no revisten importancia y tienden a desaparecer después del parto.

Tu embarazo comienza a ser evidente a las 14 semanas de embarazo. El cambio más notorio que sentirás ahora, a partir de la semana catorce de embarazo es el crecimiento del abdomen. Tu cintura comienza a ensancharse y tu ropa habitual te aprieta. El útero crece semana a semana a medida que el bebé se desarrolla. Si quieres saber dónde está tu útero puedes tumbarte boca arriba y tocar en la zona situada por encima del pubis y debajo del ombligo. Puedes presionar sin miedo a hacer daño al bebé ya que está protegido por el líquido amniótico. 

Tus encías sangrarán más de la cuenta, es debido al aumento del flujo de sangre. Incluso podrías tener pequeñas hemorragias nasales. Estos hechos no revisten gravedad, son sólo molestias del embarazo. Si el sangrado es abundante, consulta con tu ginecólogo.

Desarrollo y crecimiento del bebé en el embarazo

Feto en la 14 semana de gestación

Tu bebé tiene ya 12 semanas de vida, mide alrededor de 12,5 centímetros y pesa 30 gramos. Comienza a nacerle el pelo en la cabeza, pestañas y cejas. Ya está prácticamente formado a pesar de que su cabeza sigue siendo muy grande proporcionalmente al resto del cuerpo. 

En la semana 14 de gestación el bebé realiza muchos movimientos a lo largo del día flotando en su bolsa de líquido amniótico. Si es tu segundo embarazo, puede que detectes ya que esa sensación de hormigueo en tu abdomen se debe a los movimientos del feto. La placenta le aporta la alimentación y el oxígeno necesario, sus pulmones están preparándose para el día en que pueda respirar aire fuera del útero materno. 

La salud y las emociones durante el embarazo

Puede que ya estés comenzando a dormir mal porque el nuevo volumen de tu cuerpo no te permite tener tu postura habitual en la cama. Es importante que adquieras nuevas posturas a la hora de dormir desde ahora, en tu semana 14 de gestación. La postura recomendada por todos los médicos es de costado, sobre el lado izquierdo con las piernas encogidas o una almohada entre ellas, esto facilita el flujo sanguíneo. Te darás cuenta de que dormir boca abajo es prácticamente imposible. 

Te preguntarás cuándo deberías acudir al hospital o cómo saber si algo no va bien en tu embarazo:

- Si presentas sangrado vaginal intenso y de color rojo

- En caso de producirse una rotura tempara de la bolsa y notas que estás perdiendo líquido amniótico

- La preclampsia es una enfermedad que ha de ser valorada por el obstetra y que se presenta con una tensión arterial elevada, dolores fuertes de cabeza y visión borrosa.

- En caso de tener fiebre por encima de los 38,5º

- Dolor abdominal intenso y prolongado

Dieta y alimentación en la embarazada

Dieta en la semana catorce de embarazo

La ganancia de peso en el primer trimestre de embarazo varía de unas mujeres a otras. Hay embarazadas que pierden peso debido a las náuseas y vómitos y otras ganan peso muy rápidamente. Tu ginecólogo valorará cuál ha de ser la ganancia de peso para tu caso en concreto ahora que estás en el segundo trimestre de embarazo.

Si no has ganado casi peso hasta la semana catorce de embarazo y todas tus analíticas son normales no te preocupes, en breve comenzarás a coger peso debido al aumento de tamaño del abdomen y el crecimiento del bebé.

Por el contrario si has ganado un peso excesivo, el ginecólogo revisará tu dieta para reducir la cantidad de grasas e introducir más verduras y frutas. Recuerda que beber agua será siempre beneficioso para evitar la retención de líquidos.

El peso medio que ha de ganar una embarazada está en torno a los 12 o 14 kilos. Si has engordado demasiado rápido consulta a tu ginecólogo y no te pongas a dieta durante el embarazo, está totalmente contraindicado.

Curiosidades en la semana 14 de embarazo

Una de las preguntas que seguro te haces ahora en la semana catorce de gestación y te harás en semanas venideras es cómo será tu bebé, a quién se parecerá o cómo serán sus ojos. 

Todo se decidió en el momento de la fecundación, cuando los 23 cromosomas del óvulo se unieron a los 23 cromosomas del espermatozoide. Por lo tanto, los cromosomas siempre van de dos en dos, uno heredado de la madre y otro del padre. De esta manera la mitad de tu hijo será tuyo y la otra del padre. Las leyes de la genética son complicadas pero, por ejemplo si tus ojos son azules y los del padre marrones, hay más posibilidades de que tu hijo tenga los ojos marrones ya que es un carácter dominante, aun así siempre puede haber sorpresas.