Mamá. Poemas para el Día de la Madre

Poesías infantiles para las mamás

Bonita poesía para celebrar el Día de la Madre. Si quieres un regalo especial para felicitar a las mamás por su día, aquí tienes un poema infantil lleno de amor y de cariño que puedes recitar o escribir en una tarjeta.

En el Día de la Madre los niños demuestran su reconocimiento a todos estos cuidados desinteresados de las madres y que mejor manera que hacerlo con una poesía dedicado especialmente a ellas.  

Poesías para el Día de la Madre

Poemas madre 8

Para las mamás no hay fecha más especial que el Día de la Madre. Una ocasión única para disfrutar con nuestros bebés y niños de esta fiesta tan alegre. Celebra con los niños el Día de la Madre y conoce más sobre esta celebración.

Un bonito poema puede alegrar el día de las mamás, las que más cerca están de los niños desde el embarazo y que mantienen esa unión tan especial el resto de sus vidas. 

Es un verdadero placer el poder adentrarse en el mundo de los versos, de las rimas, de la expresión y del arte literario. La poesía ha sido escrita para ser leída, comprendida y meditada. Solo así se puede disfrutar verdaderamente del sentido y del juego de sus palabras y de su lenguaje

La poesía abre las puertas a los niños a un mundo de versos y rimas, donde prima la expresión, y donde los juegos de palabras y el lenguaje son los principales protagonistas. Aquí tienes una preciosa poesía escrita por Luciana Carelli dedicada a todas las madres en un día tan especial.

 

Mamá. Poema para las mamás 

Estaba oscuro...

Solo el rayo de la luz de tus ojos.

Me enseñaste a respirar

y tus entrañas acariciaban mi frágil cuerpo.

Soñaba con colores

y te imaginaba hermosa,

fueron nueve meses en un mundo rosa.

Crecí de a poco con tu calor

me alimentaba con tus caricias

y frases de amor.

El momento llegaba

iba a conocerte,

estaba muy protegida

con miedo de perderte...

Se hizo la luz

una mañana de febrero,

mamá ahí estabas tú

tan maravillosa y tan dulce

como te había imaginado.

Aprendí con el correr del tiempo

y en mis andanzas peligrosas

de cada uno de tus consejos

valorados en cada acto

de mis diecinueve años,

y soñando cada vez

que me encuentro lejos,

con tus palabras

que envuelven mis vivencias

y acobardan los miedos

de mi juventud.

 

Luciana Carelli