Sangrados en el primer trimestre de embarazo

La sangre siempre es un motivo de alerta durante el embarazo, uno de los signos claros de que estamos embarazadas es precisamente la ausencia de la regla (amenorrea), así que, si en algún momento del embarazo existen pérdidas de sangre por la vagina, debemos acudir cuanto antes a nuestro ginecólogo y guardar reposo, aunque no necesariamente suponga la pérdida del bebé.

El número de abortos espontáneos y sangrados en el primer trimestre es bastante elevado actualmente y no siempre se encuentran las razones que los motivan. Pero una vez que hemos experimentado tanto un aborto como un sangrado, debe formar parte de nuestro historial reproductivo, ya que hay fundadas sospechas de que la mujer que los experimenta alguna vez, pueden tener un embarazo de riesgo con complicaciones posteriores. El control médico durante el embarazo es importantísimo.

Manchas de sangre en las primeras semanas de embarazo

Ecografía embarazada

Un estudio realizado en Dinamarca en el que se analizaron 800.000 historiales clínicos, ha revelado que existe una mayor incidencia de parto prematuro (antes de la 37ª semana) en aquellas mujeres que en el primer embarazo tuvieron sangrados durante el primer trimestre, de lo cual se desprende que las mujeres que sangran al comienzo de su primer embarazo, pero su embarazo prosigue y logran tener al bebé, tienen más riesgos en el siguiente embarazo de sufrir complicaciones.

El riesgo de partos prematuros, desprendimiento prematuro placenta, o rotura prematura de membranas (bolsa del líquido amniótico) antes de las 37 semanas de gestación (semanas en las que se considera que un embarazo está a término), se da en mayor número en las embarazadas que han tenido un embarazo anterior con pérdidas de sangre. Según el estudio, estas pérdidas pueden guardar una estrecha relación con estos problemas, de ahí la importancia de ponerse en manos médicas para el cuidadoso control de las embarazadas que han tenido con anterioridad una gestación con sangrado vaginal, aunque no hayan perdido a su bebé.

Patro Gabaldón. Redactora de GuiaInfantil.com