El chupete durante la lactancia

La relación entre el uso del chupete y la lactancia

Alba CaraballoEditora de GuiaInfantil.com

Según un estudio publicado por La Liga de La Leche, una organización internacional no gubernamental sin fines de lucro, que ofrece información y apoyo a las madres que deseen amamantar a sus hijos, existe una gran relación entre la succión correcta o incorrecta, el uso de chupete y el éxito de la lactancia. La información fue recopilada en Suecia en 1987, donde se estudiaron ochenta y dos parejas sanas de madre y bebé. Los autores concluyeron que disuadir del uso de chupete contribuye al éxito de la lactancia.

El uso del chupete en los bebés

bebe-chupete

Las madres habían tenido un parto espontáneo y sin complicaciones, aunque a un alto porcentaje (76%) se le administró petidina durante el alumbramiento. El test de Apgar de todos los bebés fue de 9 a 10 a los 5 minutos. Todos permanecieron sobre el abdomen de su madre durante 20 minutos, tras lo cual se les bañó, secó y vistió en la misma sala y se les devolvió a su madre para que mantuvieran contacto físico con ella durante al menos otros 20 minutos.

A todos se les ayudó a agarrarse al pecho antes de dejar la sala de partos. Durante 4 - 5 días después del parto un solo investigador observó la conducta de lactancia en el ala de maternidad. Cuando recibieron el alta del hospital, todas las madres practicaban la lactancia exclusiva y 57 bebés utilizaban una técnica correcta de succión; 29 de ellos habían recibido ayuda para ello. Las otras 25 parejas recibieron el alta con una técnica de succión no corregida.

La mayoría de las madres deseaban amamantar al menos 6 meses o cuanto pudieran; ninguna volvió al trabajo antes de finalizar el estudio. Los investigadores se pusieron en contacto telefónico con las madres a las 2 semanas del parto y transcurrido el primer, segundo, tercer y cuarto mes después del alumbramiento. Preguntaron si el bebé usaba chupete y, en tal caso, cuánto tiempo cada día. También preguntaron sobre los hábitos de lactancia y si había surgido algún problema.

El uso del chupete resultó ser regular, incluso por poco tiempo. En general, cuando se usaba se había introducido a las dos semanas de edad del bebé; la introducción del chupete no estaba relacionada con ningún problema declarado de lactancia. Había una mayor probabilidad de uso de chupete entre los bebés grandes que entre los pequeños.

Las investigaciones sobre la relación entre chupete y lactancia del bebé

El índice de lactancia a los 4 meses era del 44% en bebés que usaban chupete y del 91% en bebés que no lo usaban. Los bebés que llevaban chupete durante más de 2 horas al día mostraban más problemas de lactancia que los bebés que lo utilizaban menos tiempo o que no lo utilizaban.

  • El uso del chupete no estaba relacionado con ningún factor demográfico, social o económico. 
  • De los recién nacidos que recibieron el alta con una succión correcta, el 96% de los que no usaban chupete aún mamaba a los 4 meses. 
  • De los recién nacidos que recibieron el alta con una succión correcta y que sí usaban chupete, sólo el 59 por ciento mamaba todavía al 4º mes. 
  • De los recién nacidos que recibieron el alta con una mala técnica de succión y que no usaban chupete, el 82 por ciento aún mamaba al 4º mes. 
  • Sólo un recién nacido con mala técnica de succión y que usaba chupete mamaba todavía a los 4 meses (7%).

Los autores observaron que, si no se usaba chupete, había poca diferencia entre el índice de lactancia de los bebés que recibieron el alta con una buena técnica de succión y el de los que la recibieron con una mala técnica de succión. Sin embargo, con los bebés que succionaban incorrectamente y los que utilizaban chupete, el índice de lactancia disminuía drásticamente al cuarto mes.