Mis niños se niegan a comer verduras - Método para que las coman diario

Para que a tus hijos les gusten las verduras debes primero crear el hábito de consumirlas muchas veces y con variedad

Paola Cóser
Paola Cóser Nutricionista

Infinidad de veces hemos escuchado a una mamá decir: 'Mis niños se niegan a comer verduras'. Aquí el método para que las coman diario. Porque un menú equilibrado y variado es fundamental para garantizar el correcto desarrollo y crecimiento de nuestros hijos. Sin embargo, todos nos hemos encontrado con niños que rechazan una gran cantidad de alimentos como las verduras.

Por lógica, esto puede llevarnos a obligarles a consumirlos. Con esta obligación, lo único que estamos generando es una aversión aún más fuerte a este alimento. Por ello, si queremos introducir determinados alimentos a la dieta de nuestros hijos, debemos hacerlo paulatinamente, ofreciéndoselo en diferentes presentaciones y, sobre todo, hacerlo con mucha paciencia y amor.

¿Qué hacer con los niños que se niegan a comer verduras?

Mis niños se niegan a comer verduras, haz que las coman diario

Lograr que un niño coma distintos tipos de alimentos es un hábito que debemos trabajar a diario. No se trata, en ningún caso, de obligarlo a comer, sino que debemos hacer que se sienta atraído por los alimentos que nos interesa que consuma, así como ofrecérselos en repetidas ocasiones y no cambiarlos constantemente. Aquí algunos puntos esenciales:

  • La variedad de alimentos es fundamental
    Es importante ofrecer a los niños una gran variedad de alimentos para que tengan acceso a ellos. No se trata de que les gusten todas las verduras, legumbres o pescados, sino que se les debe dar la oportunidad de probar varios tipos de ellos hasta encontrar aquellos que acepten e introducirlos en su dieta. Poco a poco, podremos ir incluyendo más alimentos del mismo grupo y ampliando la variedad de en su dieta diaria.
  • Papás: a predicar con el ejemplo
    Como siempre decimos, los padres debemos dar ejemplo de aquellos comportamientos o hábitos que queramos fomentar en nuestros hijos y con los hábitos alimentarios sucede lo mismo. Así pues, resulta fundamental que los niños vean a los padres comer todo tipo de alimentos y llevar una dieta sana y equilibrada, no basada en grasas o comida chatarra.
  • Diferentes presentaciones de un mismo alimento
    Probar distintos tipos de recetas puede ayudar a que nuestros hijos descubran que sí les gusta un alimento. De hecho, a todos nos ha pasado que nos cuesta comer algo que está cocinado de un modo, mientras que nos encanta si lo preparamos de otro. Pues, con los niños sucede lo mismo: debemos ofrecerles diferentes recetas para que puedan ir descubriendo sabores y texturas.
  • Exponer al niño a un alimento
    Nunca debemos obligar a comer al niño, pero sí debemos ofrecer el alimento muchas veces para que se familiarice con él. No se trata de ofrecer cada día las mismas verduras, pero tampoco debemos cambiarlas constantemente. Por ello, se recomienda una introducción paulatina de alimentos, modificándola solo cuando los niños se hayan acostumbrado a un alimento y sustituyéndolo por otro del mismo grupo.

Haz las cosas divertidas para que los niños coman verduras

Haz que los niños coman sus verduras

Para que un niño se sienta atraído por un alimento debe conocerlo y poder experimentar con él. Gracias a este contacto, nuestro hijo estará más motivado a probarlo. Por eso proponemos la idea de cocinar con el niño lo que comerá. Este tipo de acercamiento le hará mucho bien porque podrá comer el alimento tal cual lo preparó él mismo, bajo tu supervisión.

Para conseguir este acercamiento, podemos aprovechar el fin de semana y cocinar con ellos: no solo pasaremos tiempo de calidad a su lado, sino que también les estaremos familiarizando con el alimento que queremos que consuman. Y, lo mejor de todo, es que también les estaremos fomentando la lectura al ser ellos quienes nos van dando las instrucciones.

Así mismo, podemos dejar que participen a la hora de confeccionar la lista de la compra y dejar que cojan los productos que nos faltan cuando vayamos al supermercado, ponerlos en la cinta de caja o, incluso, ofrecer el dinero o la tarjeta al cajero. La idea es involucrarlo lo más posible en el proceso, desde la compra hasta la preparación. Notarás un gran avance.

La paciencia - Mejor aliada para lograr que los niños coman verduras

Con paciencia lograrás que los niños coman verduras

Instaurar un hábito es algo que no se consigue de la noche a la mañana, sino que requiere de tiempo y repetición. Así pues, debemos ser pacientes con los niños y darles el tiempo que necesiten para que interioricen una nueva rutina. Con la alimentación sucede exactamente lo mismo: no podemos pretender que coman un alimento que nos les gusta mañana mismo: debemos ser pacientes, ofrecerlo constantemente y dejarle ver que papá y mamá disfrutan comiéndolo.

Si queremos que nuestros hijos ingieran un determinado tipo de alimento, ya sea verdura, pescado o legumbres, debemos introducirlo en su dieta poco a poco, prepararlo de maneras muy diversas y buscando aquellas actividades que le familiaricen con él. Dar ejemplo, como en todo, resulta básico y, sobre todo, debemos ser pacientes y respetar sus propios ritmos.

Evita siempre obligar a tu hijo a comer verduras, no le amenaces, es decir, no le digas que si no come le quitarás un juguete, por ejemplo. Evita alterarte si él no quiere seguir comiendo, es normal que rechace ciertos sabores o texturas, mejor negocia y solo pídele que pruebe, con un bocado o dos es suficiente. Por último déjalo que mezcle, quizá a ti te parece imposible que las zanahorias cocidas saben súper con catsup y a él ¡le encanten! Déjalo probar constantemente.

Con estos consejos dejarás de decir 'Mis niños se niegan a comer verduras', ahora ya sabes el método para que las coman diario. ¡Querrán pedirte más!

Puedes leer más artículos similares a Mis niños se niegan a comer verduras - Método para que las coman diario, en la categoría de Nutrición infantil en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: