Errores más frecuentes de los padres en la alimentación de los niños

Debemos revisar nuestros hábitos y rutinas alimenticias para conseguir que nuestros hijos coman sano y equilibrado

Para los padres, conseguir que los hijos tengan una alimentación sana y adecuada a veces se convierte en un camino cuesta arriba, ya que esto depende de muchos factores externos y propios que pueden influir positiva o negativamente en la misma. Otro aspecto a destacar es que los padres, en ocasiones, actuamos mal y en lugar de incentivar a que nuestro hijo tenga una relación sana con la comida lo que generamos es el efecto contrario. Estos son los errores más frecuentes de los padres en la alimentación de los niños.

Lo que no deben hacer los padres con respecto a la alimentación de sus hijos

alimentación infantil y errores de los padres

La alimentación es un aspecto fundamental en la vida de cada organismo y se inicia desde el momento que se nace, llevado a cabo a través de la lactancia, ya sea materna o artificial o mixta, y según la OMS, la UNICEF y Asociaciones pediátricas mundiales debe ser exclusiva (solo leche) hasta los 6 meses.

Pasado este primer semestre, luego se complementa con alimentos sólidos o en papilla hasta los 12 meses y de allí en adelante la leche materna puede ofrecerse hasta que la madre decide el destete y la leche artificial será sustituida por la leche entera o de vaca hasta que finalmente el niño coma de todo. ¿Qué pasa si esto no sucede? ¿Si el niño solo quiere comer, por ejemplo, determinados alimentos? Ahí es donde los padres empiezan a cometer ciertas equivocaciones o faltas que te pasaré a detallar a continuación.

1. No dar el ejemplo
Recordemos que los niños aprenden a través de la imitación. Si los padres damos malos ejemplos en cuanto a alimentarnos con comidas no saludables delante de ellos, eso es lo que van a aprender por imitación nuestros hijos. Así que hay que dar buen ejemplo y cambiar nuestros malos hábitos alimenticios por comidas más nutritivas y saludables.

2. No planificar los menús semanales
Esto lleva a una total desorganización a la hora de elaborar las comidas e improvisar con lo bueno o malo que se pueda tener dentro de la cocina, terminando por ofrecer comidas poco saludables o poco nutritivas.

3. Permitir que los niños coman frente a distractores
Son aquellos niños que a la hora de comer lo hacen frente a un televisor, a una tableta o una computadora. Esto genera distracciones que conlleva un inadecuado control de las porciones, es decir, comen muy poco o ingieren demasiada cantidad, trayendo como consecuencia trastornos alimenticios como sobrepeso, obesidad o desnutrición.

[Leer más: Menú infantil para combatir el sobrepeso y la obesidad]

4. Establecer el llamado 'Menú a la carta'
Lo ideal es que aparte de comer todos en la misma mesa, el mismo menú sea compartido entre todos y así evitar complacer los antojos individuales. El objetivo es evitar preguntar 'qué deseas comer' porque se termina convirtiendo en un 'menú a la carta'. Si no cambiamos esto, tu hijo se enfadará mucho si no se le da lo que se le antoje, terminará comiendo solo aquello que le agrada e, incluso, montará alguna pataleta o berrinche.

5. Saltarse las comidas
Es un mal hábito muy frecuente en muchas familias y esto sucede habitualmente con el desayuno, lo que trae como consecuencia que el aporte nutricional diario no sea completo y adecuado. También lo que puede suceder es que el desayuno esté cargado de comidas ricas en azúcares refinados o productos procesados con una alta carga calórica. Debemos comprender que el desayuno es quizás la comida más importante, ya que aporta mucha energía para las actividades del resto del día.

Más errores de los padres cuando ofrecen comida a sus hijos o comen con ellos

errores de los padres con respecto a la alimentación de sus hijos

Aquí les seguiré comentando más errores que solemos cometer los adultos cuando ofrecemos comida o comemos con nuestros hijos para que, en la medida de lo posible, sean evitados para así lograr que nuestros niños tengan una alimentación sana, adecuada y equilibrada.

6. Forzar, presionar u obligar a comer
Si de verdad queremos que nuestros hijos se alimenten de forma adecuada y que tengan una relación positiva con la alimentación, no debemos jamás forzarlos, presionarlos u obligarlos a comer, ya que actuarían de forma contraria y a la larga esto generaría una relación muy negativa con la comida.

7. Ofrecer productos procesados más que naturales
Los alimentos procesados tienen una alta carga de azúcares, químicos, preservantes o conservantes, que pueden generar trastornos alimenticios y patologías tipo sobrepeso, obesidad, trastornos metabólicos e inmunológicos y también alterar la microbiota intestinal. Además se consideran muy adictivos, por lo que los niños terminan prefiriendo comer los productos procesados que los alimentos naturales.

8. Comer fuera de horas (picotear)
Al establecer horarios de comidas (desayuno, merienda o snack, almuerzo, merienda o snack y cena) se evitan esas comidas a deshoras que pueden llevar a una alteración de su metabolismo y a adquirir malos hábitos alimenticios.

9. Cenar muy tarde o con comida copiosa
Lo que puede conllevar a realizar una digestión lenta y tardía, relacionándose con una dificultad para la conciliación del sueño.

10. Ofrecer premios para estimular la comida
Se trata de una práctica muy negativa porque, por un lado, al niño se le obsequia casi siempre con alimentos poco sanos y nutritivos (golosinas, bollería, helados, dulces, chocolates...); y, por otro lado, porque acostumbrarás a tu hijo a comer solo cuando haya algo a cambio. ¿Realmente quieres eso?

Puedes leer más artículos similares a Errores más frecuentes de los padres en la alimentación de los niños, en la categoría de Nutrición infantil en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: