El valor de los primeros amigos de la infancia

Una amistad es un tesoro de valor incalculable en los niños

La amistad en la infancia nos llena de aprendizaje, experiencias nuevas y sobre todo nos enseña el valor de tener a una persona con la cual compartir tanto momentos buenos como malos. Puede que nuestros primeros amigos de la infancia no los conservemos cuando nos hagamos mayores, sin embargo, seguramente dejarán una huella imborrable en nosotros.

¿A qué edad los niños empiezan a tener amigos?

valor de la amistad en la infancia

A temprana edad los bebés no tienen muy claro el concepto de amistad, prefieren jugar más con unos niños que con otros, pero esto es debido a que pasan más tiempo con ellos y se sienten más seguros con su compañía, sin embargo, no tienen amigos como tal. La edad en la que los niños empiezan a tener amigos es a partir de los dos años. 

La amistad en la infancia comienza cuando los niños buscan a ese primer amigo para jugar y con el que se sienten más a gusto. Con el tiempo los pequeños eligen sus amistades según su personalidad; hay niños que eligen a sus amigos si les complementan, por ejemplo, cuando un niño inquieto busca al niño más tranquilo de la clase, o por lo contrario, cuando escogen a sus amigos si comparten gustos o si sienten una mayor afinidad con ellos.

Los niños aprenden a valorar la amistad desde muy pequeños, ya que poco a poco se van dando cuenta lo que significa tener un buen amigo y por lo tanto, ser un buen amigo. En esta etapa de la vida los niños suelen ser muy volátiles, un día tienen un mejor amigo y al día siguiente se enfadan con él, todo es parte de un proceso de aprendizaje.

¿Qué es lo que aporta la amistad en la infancia?

El tener amigos puede darle grandes beneficios a los niños, desde habilidades sociales hasta el aprendizaje de valores. A continuación te mencionamos algunas de las ventajas que le brinda el valor de la amistad a los niños. 

1- Aprenden a relacionarse. Los niños desarrollan habilidades sociales y de comunicación con los demás.

2- Afrontan problemas y aprenden a resolverlos. Dentro un grupo de amigos se suelen imponer normas, si hay niños que estén en desacuerdo con dichas normas, aquí es cuando se enfrentan al problema y buscan una solución.

3- Aparte de seguir normas, también pueden imponerlas y formar parte del grupo.

4- Aprenden a negociar con sus amigos si algo no les gusta.

5- Manejan valores complejos como la justicia, poco a poco se van dando cuenta de lo que es y deja de ser justo con los demás.

6- Se vuelven conscientes de la importancia que tiene el tomar decisiones y se hacen valer ante los demás.