¡Mamá es mía! La pelea de los niños por la 'propiedad' de la madre

El sentido de la propiedad de los niños de su madre

Borja Quicios
Borja Quicios Psicólogo educativo

Existen etapas en el desarrollo del niño en las que quieren que su madre esté solo con ellos. Están tan apegados a ella que quieren estar continuamente a su lado, en sus brazos, disfrutando de sus mimos y, sin compartirlos.

Para los pequeños la madre es todo su mundo y la necesitan para todo. Antes de llegar a ser más independientes, cuando todavía no tienen las capacidades y habilidades necesarias para moverse por el entorno necesitan de su figura de apego y la ven como de su “propiedad”, tanto que suelen pelearse por la propiedad de la madre a la voz de... "Mamá es mía".

Mamá es mía, una fase más en el desarrollo del niño

 cuando los niños se pelean porque creen que mamá es suya

“Monopolizar” a su madre es un comportamiento por el que casi todos los niños pasan en diferentes etapas evolutivas y suele ocurrir porque el pequeño siente inseguridades ante el mundo que se le presenta. Necesitan seguridad y solo su madre se la puede proporcionar. Las diferentes etapas en las que puede aparecer este tipo de comportamiento serán:

- Antes del año. Normalmente se produce antes de que el niño tenga un año. Más concretamente sobre los 9 meses.

- Entre 1 año y 2 años. Puede ocurrir que el momento más crítico de este tipo de comportamiento aparezca en este momento.

- Entre 4 o 5 años. Los niños puede pasar por la fase conocida como “el complejo de Edipo” en el que los niños pasan por una especie de enamoramiento de la madre y solo quieren estar con ellas sin dejar que nadie se acerque.

No querer compartir el cariño de la madre con sus hermanos u otros familiares es algo muy normal. Gracias al contacto que existe entre la madre y el niño cuando aún es muy pequeño hace que en él se asienten las bases de su desarrollo emocional. Además, este contacto con la madre le garantiza su supervivencia, su seguridad y una autoestima alta que serán fundamentales en el futuro.

Qué hacer si los niños se pelean por la madre

No es posible determinar cuánto tiempo puede durar esta fase en la que el niño cree que la madre es de su exclusiva “propiedad”. La duración de esta etapa puede quedarse en una simple crisis temporal o que prevalezca durante toda la infancia.

Su duración dependerá mucho de la personalidad del niño, de la relación que tenga con sus progenitores y de cómo actúen estos ante esta situación. La intervención de los progenitores es crucial para que este tipo de comportamiento no sea una situación difícil de llevar. Por ejemplo, si aparecen celos y peleas entre hermanos por este comportamiento se debe evitar que perdure en el tiempo.

No será fácil gestionar esta conducta, ni los cambios en la forma de ser de los niños que esta provoca, ni el sufrimiento que causan estos cambios, por lo que los padres deben de intentar, lo primero, no angustiarse. Además:

- Los progenitores deben considerar que esta etapa es algo pasajero y normal en su desarrollo.

- Tener paciencia. El niño que se comporta de esta manera es debido a inseguridades y porque aún sienten dependencia de la madre. Es una conducta que irá cesando en el tiempo.

- Comprender al niño. Los familiares y el entorno ha de aceptar los sentimientos del niño y respetarlo en su justa medida.

- Tomar en serio al pequeño. A muchos adultos les hace gracia este comportamiento y llegan a hacer burla de ello. Es un tema serio aunque resulte divertido y el entorno ha de ser consciente de ello.

- Dar tiempo a todos. La madre ha de ser consciente que para que no se den peleas por celos entre hermanos debe de intentar pasar el mismo tiempo con todos los hijos.

- Compartir actividades. Será positivo que progresivamente el niño y la madre puedan ir compartiendo actividades con otros miembros de la familia.