Niños que comen peor con mamá

Cuando el niño come mejor fuera de casa y con otras personas

La hora de la comida es un tema que preocupa a muchas madres. A veces, llega hasta la desesperación. Desde la psicología existe una teoría que dice que la comida tiene un componente emocional. Los adultos vuelcan todas sus preocupaciones en la salud de sus hijos cuando estos están comiendo. ¿Será por eso que hay niños que comen peor con mamá?

Cuando el niño come peor con mamá que con papá

Niños que comen peor con mamá

Esta preocupación en exceso de las madres porque sus hijos no coman bien hace que los niños descubran que pueden chantajear con esa actitud, lo que empeora las cosas y se convierten en niños que comen peor con mamá. El momento de la comida significa embarcarse en una larga guerra que en el fondo causarán sufrimiento a ambas partes.

Se utilizan sobornos, amenazas, etc. Todo vale para que el niño se coma todo. Porque “para crecer muy fuerte hay que comérselo todo”. Los padres y las madres han de pararse a pensar que se calcula que uno de cada cuatro niños come “mal”. Esto se puede deber a:

- Un rasgo genético. Es decir, es muy probable que los propios padres del niño o uno de ellos fueran “malos” comedores durante su propia infancia.

- Los niños comen “mal” durante una etapa. Esto suele darse en algún periodo de los primeros cinco años.

- Los niños se aburren a la hora de sentarse a la mesa porque lo que quieren es jugar, moverse, explorar.

Niños que comen mejor en otros contextos y con otras personas

Estos niños que comen “mal” suelen comer mejor en el colegio, en la casa de sus amigos, en casa de sus familiares, etc. Esto se debe a varios factores que influyen:

- El momento de comer se da en un ambiente más relajado.

El encargado de que coma: la cuidadora en el colegio, su abuela, su tío, la madre de su amigo son mucho más objetivos. Su neutralidad ante la actitud de pequeño ante la comida evita los posibles chantajes emocionales que se suelen dar en su casa y en particular en su relación con la madre.

- El momento de la comida se vive como una actividad cotidiana más si darle mayor importancia en otros espacios como puede ser en el colegio.

- En el colegio se come siempre en el mismo horario por lo que crea una rutina para el niño que le ayuda.

Qué hacer si el niño come peor con mamá

Para que el niño coma igual de bien que lo hace con los demás, es importante que puedan seguirse algunas pautas para evitar que el momento de la comida se convierta en una guerra. Aquí algunos consejos:

- Procurar que el ambiente a la hora de comer sea agradable.

- Dar ejemplo.

- No le obligues a comer ni le regañes si no lo hace. Si no le gusta lo que hay en el primer plato, ofrécele en segundo. Pero no le hagas otra cosa. No es el niño quien decide su menú.

- Evitar el chantaje emocional con frases como: “ si me quieres, cómetelo todo”.