Cuando el alumno se enamora del profesor

El enamoramiento de niños y niñas con sus maestros

¿Es normal que el alumno se enamore del profesor? ¿Qué tengo que hacer al respecto? Seguro que en un momento u otro nos ha pasado esto con alguno de nuestros hijos: ven a su profesor del cole y se les ilumina la carita. Sólo hablan de ella o de él, de lo bueno o buena que es, les hacen dibujos y toda clase de regalos.

Qué hacer si el alumno se enamora del profesor 

Qué hacer si el alumno se enamora del profesor

Que los niños admiren a sus maestros es normal, como también lo es que se "enamoren" de ellos, aunque ese enamoramiento no es como el del adulto, no tiene las mismas connotaciones, (por lo tanto los adultos tampoco debemos dárselas). 

En educación Infantil, (entre los 3 y 6 años), las maestras y maestros son como sus papás pero en el colegio. Les cuidan y les miman, les alaban cuando hacen algo bien, les motivan y les premian, y los pequeños disfrutan de esta  aprobación y de la atención que les brindan. No es raro entonces que se sientan atraídos hacia ellos, que les hagan dibujos, que reclamen su atención o que hablen de ellos continuamente.

Pero esta atracción o este enamoramiento, es un sentimiento ingenuo, sin el componente sexual que tiene para los adultos. Lo mismo pueden enamorarse de su profesora o profesor que de un adulto con el que tienen relación, (un familiar o un amigo o amiga de los papás) incluso de sus papás, que es algo que es normal en ciertas etapas del desarrollo. 

Ese sentimiento está caracterizado fundamentalmente por la admiración y por el respeto hacia el adulto y nos lo podemos tomar con un rasgo de salud emocional en los niños y con un buen desarrollo de la afectividad en ellos.

A lo largo de la Educación primaria, puede sucederle lo mismo al niño, mostrar admiración o atracción por cierto profesor o profesora, pero tampoco tendría las connotaciones del enamoramiento para los adultos, es algo más platónico. Suelen mostrarse atraídos por adultos que le prestan atención y les valoran  o que tienen ciertas virtudes y cualidades que ellos valoran, (sinceridad, inteligencia, alegría, etc...) 

¿Qué debemos hacer los padres si nuestro hijo se enamora del maestro?

Es importante que, en primer lugar, no nos alarmemos. Este sentimiento en los niños pequeños es normal y carece de la carga sexual o las connotaciones que podemos dar los adultos a un "enamoramiento", es algo platónico y por lo tanto inocente.

Por otro lado, no debemos relativizar estos sentimientos en los niños, ni burlarnos de ellos ni quitarles importancia y mucho menos regañarles.  Los niños en estas edades necesitan nuestra aprobación y necesitan saber que hacen bien las cosas, si nos reímos de lo que sienten o le quitamos importancia cerramos la puerta a que nos cuenten más sobre lo que sienten o cómo se sienten.  

Tampoco debería ser algo que le contáramos a otros adultos, y menos delante del niño, podríamos hacer que sienta vergüenza y sentir cariño por otras personas no es algo de lo que avergonzarse.

Por otro lado, si les regañamos por "sentir" algo hacia su maestro o maestra, pueden identificar las emociones como algo negativo, que hay que ocultar porque "no está bien"  y podemos crear en ellos un sentimiento de culpa, y de inseguridad hacia lo que sienten. 

Podemos hacerles ver que es normal que quieran a su profesor, porque se portan bien con ellos, les cuidan y les enseñan cosas, y que por eso ellos sienten algo especial. Podemos transmitirles que pueden corresponder a los profesores portándose bien en clase y respetándoles, y que esa es la mejor forma de mostrar el cariño hacia ellos. De esta manera además les enseñamos que hay que cuidar y tratar bien a los demás. 

¿Debemos contarle al profesor lo que el alumno siente por él?

Seguramente su maestro o maestra ya lo sepan, y será algo que hasta les haga gracia y les parezca bonito. Al igual que los papás, los maestros no deben darle más importancia de la que tiene y tampoco deberían "reprimir" esos sentimientos en los niños. 

En principio no suele resultar un problema que los niños se "enamoren"  de sus profesores pero hay que enseñarles a respetar al otro y a demostrar adecuadamente el afecto hacia el otro. Si vemos que el niño llega a "obsesionarse" con el adulto, (no suele ocurrir) entonces sí que tendríamos que hablar con nuestro hijo y explicarle que lo que siente es muy bonito, pero que tiene que centrarse también en niños de su edad, y mostrar cariño y amor hacia otras personas.