El dragón de siete cabezas. Cuento infantil sobre la sinceridad

Cuento corto y de fantasía para educar a los niños en valores

Guiainfantil.com

La sinceridad es uno de los valores esenciales que debemos enseñar a los niños desde pequeños. También debemos hablar con ellos sobre la importancia de cumplir nuestra palabra. 

Este cuento corto, 'El dragón de las siete cabezas', es ideal para explicar a los niños valores esenciales como la honradez y la sinceridad. Descubre qué ocurrió en una lejana comarca en la que un enorme dragón tenía aterrorizados a todos.

El dragón de siete cabezas, un cuento de fantasía para enseñar el valor de la sinceridad a los niños

El dragón de las 7 cabezas

En las cercanías de un pueblo, en lo alto de una gran montaña, se escondía un dragón de siete cabezas que tenía atemorizada la comarca. El dragón destruía todo cuanto encontraba. Nadie se atrevía a transitar por aquellos caminos por si aparecía el temible dragón.

Angustiados, los habitantes de la comarca se reunieron para encontrar alguna solución. Lo mejor sería matar al dragón, pensaban. Pero, ¿quién se atrevería a hacerlo? Por fin decidieron llegar a un arreglo con el dragón mediante un pacto que consistía en entregarle cada año una doncella del pueblo con la condición de dejar en paz a los demás habitantes. El monstruo aceptó tal convenio.

Pero aquel año le había correspondido, según un sorteo, a la hija del rey. El noble padre, angustiado, prometió la mano de la princesa a aquél que la liberase del dragón.

Pero los días pasaban y nadie se presentaba voluntario. La muchacha lloraba aterrorizada en el bosque. Poco faltaba para que el monstruo devorase a la princesa, cuando llegó un pastor con un enorme perro y preguntó a la joven, que encontró llorando en el bosque, qué le pasaba.  Ella le contó todo lo que ocurría. Y en ese momento apareció el dragón. 

El pastor lanzó a su perro que le dejó inmóvil, mientras que el muchacho pudo darle muerte. Pero un criado del rey, que estaba subido a un árbol cercano, se acercó rápidamente y cortó las siete cabezas del dragón. El pastor pudo arrancar algunos dientes a cada una de las cabezas antes de que el criado se llevara las cabezas.

El rey dio una gran fiesta para celebrar la salvación de la princesa. La presidían el rey y su hija y el criado que se había hecho con las cabezas del dragón. 

Pero entonces apareció el pastor con su perro. Los criados querían echarle, pero pudo acercarse al rey diciéndole que él era el que había matado al dragón. El novio 'oficial' protestó enérgicamente, demostrando que él era el matador al enseñar las siete cabezas. El pastor le interrumpió diciendo:

-Pero esas cabezas no tienen dientes. El muchacho enseñó entonces los dientes, convenciendo así a todos de que él era el auténtico héroe.. La hija del rey le reconoció como su salvador y se fijó la boda, que fue celebrada con todo lujo y esplendor.

Preguntas para saber si tu hijo entendió el cuento

Descubre con estas preguntas si tu hijo entendió el mensaje que quería transmitir el cuento y reflexiona con él sobre la importancia de ser sincero y de cumplir las promesas. 

- ¿Por qué estaban asustados en la comarca?

- ¿A qué pacto llegaron con el dragón para que les dejara en paz?

- ¿A quién le tocó entregarse al dragón?

- ¿Quién consiguió matar al dragón?

- ¿Quién dijo que le había matado?

- ¿Qué ocurrió al final?