Todo lo que debes saber sobre el snowboard para niños

Qué necesita un niño para practicar snowboard

Virginia Vicente Pascual

Uno de los lugares donde los niños son más felices es en la nieve. Quizá sea porque solo pueden disfrutar de ella en contadas ocasiones y porque les encanta lanzarse bolas, hacer muñecos de nieve y pisar el inmaculado e irresistible manto blanco que forma al caer. Existen muchas prácticas deportivas en la nieve, en Guiainfantil.com nos centramos en los beneficios del snowboard para niños.

En qué consiste el snowboard para niños

Snow para niños 

Si tu hijo quiere aprender snowboard, quizá el mejor momento para empezar sea a partir de los siete años, porque es cuando ya tiene bien asumida su lateralidad. En la tabla, tendrá que decidir entre colocar el pie derecho delante o ponerlo detrás, y dependiendo de cuál sea su preferencia, será goofy o regular. Los goofys pondrán su pie derecho delante y los regulares detrás.

¿Pero cómo saber si tu hijo es goofy o regular? Seguramente haya montado ya en monopatín, patinete o longboard. La manera en la que ponga los pies en el skate será la misma que en la tabla de snow.

Pero para iniciar a tu hijo en este deporte de invierno tendrás que tener en cuenta algunas otras consideraciones:

- Lo primero que tienes que saber es que no hace falta que el niño sepa esquiar para empezar con el snowboard.

- No tengas miedo a la primera vez que se enfrente a la bajada, los niños son mucho más atrevidos que nosotros y afrontan la pendiente con mucha confianza. Además, comenzarán a practicarlo en pistas con poco desnivel.

- Lo mejor es que le apuntes a clases con un monitor especialista en niños, en cualquier estación de esquí. Ellos están acostumbrados a enseñar este deporte a los más pequeños.

Cómo debe vestir el niño para practicar snowboard

- Tienes que tener en cuenta que estará expuesto a bajas temperaturas, así que debes abrigar a tu hijo con al menos tres capas de ropa. Debajo debe llevar una camiseta térmica y unos leotardos o mallas, por encima una chaqueta y un pantalón transpirable e impermeable y arriba un buen abrigo para la nieve.

- Por supuesto, es obligatorio el uso de casco.

- También debes comprar unas gafas de máscara y unos buenos guantes.

- ¡Y no olvides la crema de protección solar!

Tablas de snowboard para niños

Las tablas de snowboard infantiles están diseñadas especialmente para los niños y son más pequeñas. Miden alrededor de un metro de largo por 30 centímetros de ancho.

Para fabricarlas se utilizan materiales mucho más ligeros que los de las tablas para adultos puesto que tienen que soportar mucho menos peso.

Los dos cantos de las tablas no son de acero como las de los adultos para evitar que se hagan daño.

Las tablas para niños se pueden usar con botas menos rígidas que las de los adultos para que se sientan más cómodos. 

La tabla consta de tres partes, nose o nariz, parte central o tabla y tail o cola, que es la zona trasera. La parte del reverso se llama suela.

Algunas tablas son simétricas delante y detrás, se llaman twin tip y son muy apropiadas para los niños porque con ellas les resultará igual de sencillo deslizarse hacia delante o hacia atrás.

Otra tabla recomendable para los más pequeños es la rocker, que tiene los lados levantados por las fijaciones. Esta particularidad en su forma ayuda a evitar caídas. También resulta más fácil girar con ella.

Puedes elegir una tabla que sea unos 20 cm más pequeña que tu hijo para que le dure para las siguientes temporadas.

La técnica del snowboard para niños

La postura es fundamental para un buen deslizamiento. Tu hijo tendrá que hacer media flexión de tobillos, de rodillas y de cadera. La cadera la tiene que colocar centrada entre las dos rodillas. La espalda la debe mantener recta. Los brazos tienen que estar separados a la altura de los codos y paralelos a la tabla y la mirada al frente, no debe mirar hacia el suelo, que es algo que tienden a hacer los niños.

En el derrapaje de talones tendrá que frenar levantando los pies y en el derrapaje de puntas frenará con las puntas. Para cambiar de canto tiene que desplazar el peso ayudándose con los hombros y no solo con las piernas.

Si quiere girar con la tabla, cuando esté derrapando tiene que llevar su peso al pie delantero.

Beneficios del snowboard en la infancia

- Activa la circulación sanguínea.

- Desarrolla el sentido del equilibrio.

- Fortalece los músculos de las piernas.

- Relaja y favorece la concentración.

- Fortalece el pulmón y el corazón.

- Mejora las articulaciones y los tendones.

- Favorece la agilidad.