Por qué es bueno el esquí de fondo para los niños

Beneficios del esquí nórdico para los niños

Patricia Fernández Pérez
Patricia Fernández Pérez Redactora en Guiainfantil.com

Atravesar bosques de árboles nevados, caminar en silencio por senderos en plena naturaleza, y estar lejos de las aglomeraciones. Eso es lo que ofrece el esquí de fondo ¿hay alguien que no se quiera apuntar?

Te contamos en qué consiste y todos los beneficios que tiene la práctica del esquí de fondo para los niños.

Los beneficios del esquí de fondo para los niños  

Por qué es bueno el esquí de fondo para los niños

Lo primero que tenemos que saber es que el esquí de fondo no tiene nada que ver con el esquí alpino. En el alpino se suben pendientes pronunciadas con el fin de descenderlas, mientras que el esquí de fondo consiste en un agradable paseo o excursión por la naturaleza con los esquís en los pies.

Es la forma más antigua de esquí, ya que se trata de andar con los esquís por rutas marcadas y descender ligeramente por los caminos del bosque. Se creó en los países nórdicos, por eso también recibe el nombre de esquí nórdico.

Tampoco tiene nada que ver con el esquí de travesía, que podría enmarcarse dentro de los deportes de riesgo, ya que consiste en subir un pico y descenderlo, y estaría entre la marcha y el alpinismo.

En el esquí de fondo  daremos un paseo por rutas marcadas, que apenas tienen desnivel, y en donde tú mismo te marcas el ritmo, las paradas, el tiempo, el kilometraje, ¡vamos, lo mismo que hacer trekking pero en la nieve y con esquís!

Las pistas acondicionadas tienen una “huella” hecha con los esquís que nos servirá de guía para avanzar, y por donde deslizaremos nuestros esquís.

Además de todos los incentivos que te he contado, te dejamos algunos beneficios más que tiene para los niños.

- Es para todos los públicos, no hace falta tener una buena forma física, ni siquiera dar clases, basta con mantenerse de pie y andar, aunque siempre nos ayudará unas ligeras nociones de cómo podemos coordinar el cuerpo.

- No existen las aglomeraciones, ni ruidos, ni mecanizaciones, como pasa con el esquí alpino.

- Es más tranquilo y puedes marcarte tu propio ritmo, lo que lo hace perfecto para los niños más pequeños.

- Es un deporte muy completo, ya que movemos todo el cuerpo a la vez.

- Mejora la coordinación, la agilidad y el equilibrio de los niños.

- Ayuda a mejorar la resistencia, y la oxigenación del cuerpo a tener que practicarse a gran altura.

- Es más barato que el esquí alpino, y eso se nota en el bolsillo sobretodo cuando llevamos a toda la familia.

¿Necesitas más alicientes para llevar a los niños a practicar esquí de fondo?... ¡Pues que además podrán disfrutar de la nieve en lugares recónditos!