Falso estreñimiento en bebés. Cómo tratar este trastorno digestivo

También conocido como disquecia del lactante se produce en los primeros seis meses del lactante

Carla Estrada

Durante el primer año de los niños(as) se presentan una serie de eventos o situaciones que nos llaman mucho la atención y que nos acarrean mucho estrés, pero en realidad son completamente normales y suceden en mayor o menor grado, de acuerdo, al desarrollo y maduración de cada organismo. Una de estas situaciones es el llamado falso estreñimiento o disquecia del lactante, lo cual podemos definirlo como un trastorno de la función intestinal por inmadurez del sistema digestivo, que se suele presentar en los primeros seis meses de un lactante con lactancia materna exclusiva y el cual no requiere tratamiento ya que es benigno y se supera espontáneamente.

Causas del falso estreñimiento en bebés y cómo se manifiesta

el falso estreñimiento en bebés

En el falso estreñimiento o disquecia, hay una incoordinación entre la actividad del intestino, el cual tiene movimientos peristálticos lentos, y lo que el cerebro le ordena, en este caso evacuar. Esto hace que el intestino se movilice lentamente para expulsar la caca o los gases y el esfínter anal se mantenga cerrado, hasta que se abre espontáneamente cuando el mismo sistema digestivo lo decide y termina evacuando y expulsando los gases.

Cuando esto sucede vamos a observar un bebé que tiene varios días sin evacuar, con llanto que puede ser de poca intensidad, que hace mucho esfuerzo (pujo) para intentar defecar y con una carita muy roja por el esfuerzo. Puede tener su abdomen levemente distendido y timpánico (suena como tambor), y al lograr evacuar, las heces son blandas, pastosas o semilíquidas, de color amarillo mostaza.

Siempre y cuando el bebé se mantenga en buenas condiciones, sano y sin rechazar el pecho, no tenemos porque preocuparnos, aunque si tienen alguna duda lo ideal será consultar con su pediatra.

En el verdadero estreñimiento, las heces son duras, secas, como piedritas y el bebé está recibiendo una alimentación a base de fórmula artificial o mixta (lactancia materna y fórmula). Otra característica: al momento de evacuar lo hace con mucha dificultad e incluso puede haber escoriaciones anales o perianales, por la consistencia tan dura de las heces.

¿Cómo hacer frente a la disquecia del lactante?

la disquecia del lactante

En vista de que esta situación es benigna, pasajera y causada por la inmadurez de su propio sistema digestivo, debemos calmarnos para actuar de la mejor manera posible y ayudar a nuestro hijo(a) a lograr evacuar y expulsar sus gases.

- Ofrecer el pecho, ya que está considerado un calmante natural (tetanalgesia) por el efecto de placer y relajación que produce la hormona oxitocina. Al conseguir relajarse, posiblemente su esfínter anal se destensará más fácilmente y logrará evacuar, con lo que cesará su llanto, el pujo y la inquietud.

- Si no acepta el pecho porque está muy lloroso e incómodo, podemos probar con la técnica de arrullos o hacer piel con piel, lo cual muchas veces es una técnica que no falla para calmarlos(as), ya que se sienten contenidos y seguros.

[Leer más: El contacto piel con piel]

- Realizar masajes abdominales para ayudar al intestino a movilizarse más rápido y abrir su esfínter anal. Estos masajes los hacemos con el bebé tendido de espalda sobre la cama o una superficie plana y colocándonos en la mano una crema o aceite para bebés. Hacemos movimientos circulares, con cierta presión, comenzando en la fosa iliaca derecha y repasando todo el marco colónico, en dirección de las agujas del reloj.

- Flexionar las piernas del bebé sobre su abdomen para lograr aumentar la presión intraabdominal y con esto abrir el esfínter anal de una manera natural.

Con todas estas recomendaciones te garantizo que el bebé podrá evacuar y expulsar sus gases, o al menos, se calmará hasta que su organismo decida espontáneamente hacerlo.

Qué no debemos hacer en caso de falso estreñimiento en bebés

qué no hacer en caso de falso estreñimiento

Entiendo que esta situación genera mucho estrés entre los padres, pero no se recomienda:

- Forzar o estimular la apertura del esfínter anal con la introducción de termómetros con cremas o aceites o bastoncillos de algodón.

- Colocar supositorios o enemas rectales. Recuerden que no es un verdadero estreñimiento, las cacas en caso de disquecia no son duras.

[Leer más: Qué nos dicen las cacas del bebé de su salud]

- No automedicar con laxantes o gotas de infusiones o hierbas, como las gotas de anís estrellado, lo cual puede resultar contraproducente y acarrear intoxicaciones graves en el bebé.

- No colocar mantas o bolsas de agua caliente sobre el abdomen del bebé, ya que pueden producir quemadura de su piel.

En conclusión, la disquecia o falso estreñimiento es una situación normal, no patológica y que se suele dar en la mayoría de los bebés. Aparece a partir de las seis semanas de vida, se puede prolongar hasta los 5 a 6 meses y está causado por inmadurez del sistema digestivo, que desaparecerá espontáneamente al ir madurando con el crecimiento.

Puedes leer más artículos similares a Falso estreñimiento en bebés. Cómo tratar este trastorno digestivo, en la categoría de Cólicos del lactante en Guiainfantil.com.