Las extraordinarias capacidades de un niño con discapacidad 

Lo que aprenden niños sin discapacidad del contacto con niños con discapacidad

Miguel Domínguez Palomares

Un niño/a con discapacidad es una persona que presenta una deficiencia física, mental, intelectual o sensorial (de manera previsiblemente permanente) y que se encuentra con una serie de 'barreras' que le limitan e impiden su participación plena en la sociedad en igualdad de condiciones que los demás niños de su edad. Pero también se trata de una persona con unas extraordinarias capacidades. Solo tenemos que descubrirlas y ayudarles a desarrollarlas. ¿Lo hacemos?  

Conoce las extraordinarias capacidades de un niño con discapacidad 

niños con discapacidad

Existen de manera generalizada discapacidades motoras (diferentes tipos de parálisis cerebral, enfermedades de tipo espinal, como la Espina bífida; enfermedades de tipo muscular o enfermedades de tipo osteoarticular), discapacidades intelectuales, discapacidades sensoriales que afectan a la vista, al oído o a ambas, discapacidades de carácter mental y, obviamente, cada una con sus diferentes presentaciones y síndromes.

Pero, a pesar de esto, cualquier niño tiene capacidades especiales, también los niños con discapacidad. Especial es todo lo que sale de lo común y hay cualidades en niños/as con discapacidad que salen de todo lo común. 'Destacaría la capacidad de superación y de intentar igualarse a los demás teniéndolo más difícil. Capacidad especial es el esfuerzo, es la motivación para superarse, es el no darse por vencido/a, es el dar un paso más que ayer, es convivir con dolor y mostrar una sonrisa. Creo que algo que se hace sin esfuerzo y de manera natural es menos especial', explica Miguel Domínguez, educador social. 

Y esto hay que explicárselo a los chavales sin discapacidad para que lo entiendan y para que empaticen con los niños con discapacidad.

- Hay que decirles que no a todos se nos da hacer bien las mismas cosas, que unos tenemos unas capacidades y otros otras y que no hay que dejarse llevar por las apariencias.

- Comentarles que hay niños/as que necesitan otros ritmos y otras formas de aprender, que no todos somos iguales ni tenemos porque serlo y que cada uno de aprovechar al máximo sus capacidades, independientemente de las que sean.

- Y, por último, es fundamental que tengan contacto, que los conozcan, que interactuen, porque es la mejor manera de conocerlos, de entenderlos y descubrir valores como la constancia, la superación, no darse por vencido, el esfuerzo...

Reconocer y considerar los valores de los niños con discapacidad 

valores niños con discapacidad

La inclusión social de los niños con discapacidades ha avanzado en los últimos años, pero faltan todavía muchas cosas para que los valores que tienen esos niños sean reconocidos y considerados. 'Faltan medios y profesionales, faltan leyes pero sobre todo sobran esas barreras invisibles que están en nuestras mentes, los lastres que frenas sus sillas de ruedas', explica y añade: 'No todos tenemos que ser iguales. Los niños/as con discapacidad deben ser uno más y la sociedad, los gobiernos y las leyes deben considerarlos dentro de un todo, no compensando sus diferencias, sino teniéndolas en cuenta desde un principio'. 

Para ello, el mejor modelo de integración es aquel que tenga en cuenta los diferentes tipos y ritmo de aprendizajes, capacidades, intereses, situaciones sociales... 'Que el sistema esté diseñado, desde su origen, para dar cabida a todos/as. No hay que equiparar diferencia con inferioridad y hay que dar la posibilidad de que cada persona alcance el máximo de sus potenciales y en todas las dimensiones de la persona. Una persona no es solo un cociente intelectual', argumenta Miguel. 

Y es que está demostrado que la estimulación que recibe un niño con discapacidad en un ambiente y en un entorno normalizado con niños y niñas de su edad es beneficioso para ellos. Progresan en diferentes campos: desde estimulación del lenguaje, estimulación motriz, intelectual, conductual (aprendizaje por imitación)...

Ahora bien, lo que aprenden niños/as sin discapacidad del contacto en el día a día en clase con niños con discapacidad son: valores de esfuerzo, de no darse por rendido, de superación, de ver que hay personas que lo tienen más difícil que ellos y que ello no supone un impedimento para avanzar y progresar, de empatía; y en definitiva, de humanidad, de generosidad e incluso de amor. 'Te puedo asegurar que las clases en las que hay algún niño/a con discapacidad son clases más unidas, con mejor ambiente, más humanas, más maduras, mas solidarias. Por eso te digo que es un camino de ida y vuelta en el que tengo una duda ¿quién sale más beneficiado de este proceso?'. 

Ahí queda la pregunta, ¿tú qué piensas?

Puedes leer más artículos similares a Las extraordinarias capacidades de un niño con discapacidad , en la categoría de Aprendizaje en Guiainfantil.com.