Pautas para las tareas de repaso de los niños en verano

Qué, cómo y cuándo deben repasar los niños lo aprendido durante el curso escolar

Borja Quicios
Borja Quicios Psicólogo educativo

Una vez que terminan las clases y comienzan las vacaciones de verano para los niños, comienza un periodo de libertad, ruptura de reglas y de sus rutinas. Los niños se suelen acostar más tarde, comen a deshora, y realizan actividades como viajar al extranjero, ir a la playa, ir a campamentos, a la piscina, etc.

Aunque el verano es un periodo de descanso en el que disfrutar y descansar, será adecuado que a partir de los 6 años puedan realizar ciertas tareas de repaso para niños en verano, aunque sea de manera liviana y lúdica para que no se pierdan parte de los conocimientos adquiridos durante el año.

Qué tareas de repaso hacer con los niños y cuánto tiempo dedicar

Tareas de repaso para niños en verano

Hay estudios que demuestran que en este espacio de tiempo se rompe su ritmo de aprendizaje. Sobre todo lo aprendido en las asignaturas de matemáticas y ortografía debido que no suelen practicarse estas habilidades fuera del colegio.

Se debe tener en cuenta que a edades muy tempranas cuando los niños van a la escuela infantil e incluso cuando se encuentran en el primer ciclo de educación primaria y se han alcanzado los objetivos y las competencias curriculares es aconsejable que no se haga ninguna tarea escolar durante el verano.

En las etapas posteriores a la educación primaria si el curso escolar ha sido satisfactorio será importante que las tareas se centren en la escritura y la lectura de manera lúdica. Con un cuarto de hora al día, durante dos o tres días a la semana será suficiente para reforzar la lectura comprensiva y la ortografía.

Cuando haya que reforzar al niño porque no ha conseguido los objetivos propuestos se deben buscar momentos durante el verano en las que realizar las tareas de repaso debido a las carencias en el aprendizaje que ha habido durante el año. En todo caso estas actividades de repaso no deben ser en ningún caso ni largas, ni tediosas. A medida que la exigencia académica aumente y no se cumplan los objetivos habrá que destinar más tiempo de las vacaciones de verano al estudio.

Consejos sobre las tareas de repaso de los niños

No se trata de tener a los niños 'castigados' todo el verano estudiando. Habrá que organizar el tiempo para que no pierda el hábito de estudio y, en función de su edad, dedique el tiempo suficiente a repasar lo que han adquirido durante el curso. Antes habrá que dejar una o dos semanas de descanso. Que realice un viaje, vaya a un campamento, etc.

Cuando se disponga a realizar tareas de repaso habrá que tener en cuenta:

  • Que los padres tengan una actitud positiva hacia el aprendizaje del niño. 
  • El mejor momento para realizar el repaso será a primera hora de la mañana. Los niños están más descansados y además la temperatura es más idónea.
  • Evitar los libros y materiales utilizados durante el año. Intentar ser más creativos y no tan convencionales.
  • Para repasar la lectura habrá que utilizar libros que se adapten a la edad del niño y sean atractivos para él. También escribir cartas a algún amigo o familiar puede ser un buena actividad.
  • Para repasar la escritura proponer tareas creativas como que el niño haga un diario que incluya dibujos o fotos.
  • Es también importante repasar las matemáticas. Utilizando las nuevas tecnologías, yendo a la compra, etc. son formas creativas de ir repasando.