Por qué los niños NO tienen que hacer deberes en verano

Las vacaciones es un tiempo para que tus hijos descansen, desconecten y disfruten

El Hematocrítico

Cuando se acaba el curso escolar y los peques cogen las ansiadas, esperadas y merecidas vacaciones surge el debate de las tareas escolares. ¿Los niños tienen que hacer deberes también en verano? ¿Es mejor que descansen, desconecten y carguen pilas de cara al curso que viene? ¡Te invitamos a reflexionar sobre el tema!

El verano está para disfrutar, descansar y aprender de otro modo

deberes en las vacaciones de verano

Hay padres que están a favor de los deberes de verano, incluso son ellos mismos quienes se encargan de poner tareas a sus hijos cuando el maestro no las ha detallado o ha puesto pocas; en cambio, hay otras familias que ni se plantean ofrecer a sus hijos cuadernillos de repaso, material de lectura, ejercicios de dictado, sumas, restas o relacionados con la comprensión lectora.

El verano tiene sus propias normas, sus propias actividades que no se pueden hacer durante el resto del curso. Si, por ponerte un ejemplo, en pleno invierno no les decimos que se pongan a hacer castillos de arena o que chapoteen en la piscina descubierta, ¿por qué razón les íbamos a decir que se pongan a hacer más hojas de ejercicios cuando llegan los días de calor y el curso escolar se ha terminado?

Con tanto tiempo libre que tienen los niños en verano, a los padres nos cuesta no ponerles una rutina de deberes, no seguir las recomendaciones del maestro (son solo pautas, orientaciones, no obligaciones) que dice que sería bueno repasar esto, aquello y lo otro también. ¡Cómo si no hubieran hecho ya bastante durante el curso escolar!

¿No te resulta tedioso e, incluso, arrogante? Ponte en el lugar de tus hijos y tu respuesta probablemente sea un sí. Después de un año de trabajo y esfuerzo, de clases, deberes y extraescolares, ahora en verano también toca hacer las tareas, ejercicios de inglés, problemas, cuentas o dictados. ¿Y si se hace así porque el sistema lo pauta, pero nos hemos olvidado de pararnos a reflexionar si esto de verdad les sirve para su desarrollo y aprendizaje?

[Leer más: Qué aprenden los niños por edades]

Qué deberes SÍ deben hacer los niños en las vacaciones

vacaciones en verano

Salvo que el niño o niña necesite reforzar algún área en concreto porque el orientador, pedagogo o especialista así nos lo haya dicho (hay alumnos que presentan dificultades de aprendizaje en ciertas áreas como la lectura, la escritura o las matemáticas), sus únicos deberes deberían ser jugar, disfrutar, pasar tiempo con la familia, investigar su entorno, hacer amigos nuevos, bañarse en la piscina, saltar a la comba, jugar al escondite, aprender algo diferente y motivante que no esté en los libros…

Para que los papás no nos sintamos tan despreocupados, podemos aprovechar ciertos momentos para decirles y mostrarles pequeñas cosas que relacionan lo que han aprendido dentro del aula con la vida real: que cuenten las conchas que se encuentran en la playa, que se fijen en si la cajera nos ha dado bien el cambio cuando hemos pagado nuestra compra, que lean la publicidad que ha caído en el buzón...

La actividad que sí deberían tener, para su desarrollo intelectual, es la lectura. Los libros de lectura, los cuentos, los cómics o los tebeos son para todo el año, incluido el verano. Yo siempre recomiendo que esta sea la actividad que hagan niños y niñas durante las vacaciones de verano.

Un cuento o dos o tres de su gusto, que ellos mismos hayan elegido, que les resulte motivante, interesante,  y entretenido para después y durante la lectura comentar con mamá y papá (no te olvides tú tampoco de preparar tus libros para las vacaciones de verano) y para, si les apetece, hacer un dibujo sobre el personaje que más les haya gustado.

[Leer más: 12 películas de Netflix para que vean los niños en verano]

Beneficios que tiene que los niños no hagan deberes en verano

deberes de los niños en verano

El primero y más obvio de ellos el que ya hemos comentado: tienen tiempo para desconectar, descansar y dejar de hacer deberes pues ya han hecho suficiente durante el curso, ¿no te lo parece?

- Estar unos meses sin tocar un libro de texto contribuye a que se relajen y a que cojan el curso que viene con más iniciativa, ganas e ilusión.

- Y no, no se les habrá olvidado lo que han aprendido, luego no les va a costar más reengancharse ¡para nada! Las vacaciones sientan bien para cortar y luego seguir con las pilas bien cargadas.

- Se sienten libres, con la motivación suficiente para explorar lo que quieran y con tiempo de sobra para aburrirse y sacar a relucir su maravillosa creatividad e imaginación.

- Por otro lado, al dejar los deberes dentro de la mochila y no sacarlos hasta que llegue septiembre, liberamos a los niños de esta responsabilidad. Ya tendrán tiempo de llenar sus veranos de tareas, cursos y trabajos según se vayan haciendo mayores.

Puedes leer más artículos similares a Por qué los niños NO tienen que hacer deberes en verano, en la categoría de Escuela / Colegio en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: