Cómo lograr que tus hijos vivan su día a día con entusiasmo

Cosas que obligamos a los niños pero que realmente no son necesarias

En el mundo que vivimos lo normal es dedicar gran parte de nuestro tiempo a hacer cosas que no nos gustan. Para algunos será el trabajo, para otros los estudios, incluso hay quienes el llegar a casa es más una obligación que una satisfacción. Es típico, por ejemplo, la sensación de frustración cuando termina el fin de semana o las vacaciones, ya que sabemos que volveremos a las temidas obligaciones que nos quitan libertad y felicidad. Por eso, en este artículo me gustaría compartir contigo cómo podemos eliminar la sensación de obligación en la educación de tus hijos para que los niños logren experimentar su día a día con entusiasmo.

Clave para eliminar las obligaciones innecesarias en tus hijos

eliminar obligaciones innecesarias

Lo que suele ocurrir es que las sensaciones de frustración que experimentamos las normalizamos y asumimos que nuestra vida no puede ser de otra forma y, sin darnos cuenta, educamos a los niños de la misma manera, incluso les imponemos cosas y obligaciones que son innecesarias porque pensamos son correctas, educadas o simplemente es lo normal ya que todos lo hacen.

Hoy te invito a reflexionar sobre aquellas cosas que desde temprana edad obligas e impones a tus hijos a hacer. El objetivo es que puedas valorar con flexibilidad aquellas que  no son necesarias. Podrás observar que al quitarlas de la lista de obligaciones, los niños se sentirán más felices y tú, por otro lado, te sentirás más tranquilo y liberado al no tener que perseguirles para que hagan cosas que no quieren.

Analiza qué cosas pides a tus hijos que hagan y las impones como una obligación. Por ejemplo: dar besos, comer toda la comida, compartir, estar quieto… Pregúntate, ¿es realmente necesario?

Es verdad que siempre habrá cosas que nos gusten más que otras y cuanto antes lo acepten nuestros hijos mejor. Lo importante aquí es lograr que  los niños disfruten de su día a día con entusiasmo, entendiendo que aquellas cosas que menos les gustan también hacen parte de la vida y así conseguir que las hagan con la mejor actitud posible. De esta forma les motivarás a implementar la felicidad en su vida, un aprendizaje muy valioso que por supuesto no pasará desapercibido.

Pero, ¿cómo podemos hacer que un niño entienda la necesidad de hacer con buena actitud aquello que menos le gusta? La clave está en la coherencia que utilizamos cuando decidimos aquello que consideramos si o si se debe hacer. Para que puedas valorar cómo de coherente estas siendo, te invito a responder las siguientes preguntas:

- ¿Hay una necesidad real detrás de la obligación que impones a tus hijos?
- ¿A quién satisface esta necesidad o a quién?
- ¿Qué pasaría si no se hace?
- ¿Hay otras formas de sustituirlas?

Si eres coherente con tus peticiones, tendrás argumentos y herramientas suficientes para motivar a tus hijos y lograr que entiendan la necesidad de hacer determinadas cosas que menos les apetece hacer. Por ejemplo, si no quieren dar besos, respeta su postura y enséñale a mostrar empatía a los demás utilizando las palabras.

3 cosas que ayudarán a eliminar la obligación en la educación de los niños y les permitirán vivir con entusiasmo

vivir con entusiasmo

En nuestras manos está eliminar la obligación en la educación de los niños, por eso para terminar este artículo te presentamos tres formas que te pueden ayudar a conseguir tu objetivo:

- Educa involucrando y no desde la obligación
La diferencia la marca la habilidad con la que involucramos a nuestros hijos para que hagan con buen ánimo, incluso aquello que menos les gusta. Es posible que pienses que para ti es misión imposible, sin embargo, te invito a poner a prueba tu creatividad para encontrar formas divertidas y diferentes para hacer una misma cosa.

- Elige muy bien el argumento y la forma de comunicar
Es importante que los niños entiendan por qué deben hacer algo determinado y el beneficio que tiene para ellos y para el entorno el hecho de hacerlo. Para comunicar bien el mensaje recuerda elegir bien el momento, las palabras, la entonación y mirarle a los ojos. Es muy útil también, utilizar las preguntas para involucrarles en la tarea y para asegurarte que lo han comprendido.

- Elimina la queja de tu vida
Si los niños te escuchan quejarte constantemente sobre las tareas y obligaciones que desarrollas durante el día, lo más normal es que ellos lo imiten y lleven su jornada con el mismo ánimo. Aprovecha el momento para observar qué cosas puedes cambiar tú también que hoy te generan malestar y, por otra parte, cómo puedes llevar tu día a día con mejor actitud.

Puedes leer más artículos similares a Cómo lograr que tus hijos vivan su día a día con entusiasmo, en la categoría de Conducta en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: