La peligrosa diversión de que los niños jueguen con pistolas de agua

¿Una pistola de agua es solo un juguete inocente o representa algo más?

Lidia Nieto
Lidia Nieto Editora Jefe

Oficialmente ya es verano y no porque lo diga el calendario sino porque las altas temperaturas ya nos han advertido de ello, ¡y de qué manera! Esto se traduce en que nuestro ocio se basa, principalmente, en montar en bicicleta, pasarnos las tardes en la piscina y refrescarnos con pistolas de agua, algo que puede crear cierta polémica. ¿Es realmente peligroso que los niños jueguen con pistolas de agua? ¿Deberíamos nosotros, como padres, prohibir que nuestros hijos se entretengan con juguetes 'potencialmente' mortales?

Por qué no dejar a tu hijo jugar con pistolas de agua

los niños jueguen con pistolas de agua

No es cuestión de ser alarmista porque España, país donde yo vivo, no es Estados Unidos y, por suerte aquí, no se registran al año la muerte de casi más de 3.000 niños y adolescentes por armas de fuego, según una investigación de EveryTown For Gun Safety.

Yo, simplemente, viendo el otro día jugar a varios niños, entre ellos mi hija la mayor de 8 años, me hice la siguiente pregunta que quiero compartir contigo: ¿una pistola de agua es solo un juguete inocente o representa algo más?

Independientemente de las opiniones personales o la política familiar sobre pistolas de juguete que cada uno pueda tener, son pocos los padres que este verano no verán a sus hijos con una pistola de agua en la mano.  Incluso los niños a los que no se les permite acceder a este tipo de juguetes, aprovecharán cuando estén con sus amigos y fuera del radar de sus padres para participar en una guerra de agua.

Algunos padres lo ven esto como una parte normal del juego infantil y una forma saludable de juego de roles, pero en cambio otros ven una perpetuación de actitudes e ideas agresivas con consecuencias en la vida real. Entonces, ¿quién tiene razón? 

La verdad del asunto es que la investigación sobre este tema es limitada y, a menudo, no concluyente, y las opiniones varían ampliamente. Esto puede, por supuesto, ser frustrante para los padres que solo quieren hacer lo que es mejor para sus hijos, pero gran parte de esta discusión caerá en las preferencias personales.

Sin embargo, hay algunas pautas universales para mantener a todos seguros y divertirse este verano. Kristin Hoffman, Ph.D., directora del programa de Psicología del Trauma en el Hospital de Niños Johns Hopkins (Baltimore), explica que no hay una respuesta definitiva sobre si un padre debe permitir o no pistolas de agua en su hogar o durante el juego de verano. 'Hay algunas investigaciones que muestran que el juego con pistolas de juguete aumenta la probabilidad de comportamiento agresivo y juego en los niños', dice y añade: 'Sin embargo, no hay datos que vinculen el juego de las pistolas de juguete en la infancia con el uso futuro de pistolas reales o dañar a alguien con una pistola como adulto'.

Si bien, Hoffman no sugiere una prohibición universal de las pistolas de agua para todos los niños, sí advierte que, en algunos casos, puede ser aconsejable no permitir las pistolas de juguete. 'Entre los niños que tienden a tener niveles de referencia más altos de juego agresivo, destructivo o activo que otros de su edad, el uso de pistolas de juguete puede aumentar las posibilidades de mayor agresión, posibles preocupaciones de seguridad y temas violentos en juego', dice. La sensibilidad hacia la historia personal también es una consideración importante, y Hoffman señala que los niños que han experimentado o presenciado violencia con armas de fuego en sus propias vidas pueden estar comprensiblemente asustados o ansiosos incluso con armas de juguete.

La importancia de establecer reglas si se juega con pistolas de agua

reglas pistolas de agua

Entonces, si has decidido permitir pistolas de agua este verano, ya sea con entusiasmo o de mala gana, lo que puedes hacer es establecer reglas para el juego apropiado:

- El objetivo del juego nunca debe ser 'matar' a alguien.

- Si el niño no cumple con esta primera norma, habrá consecuencias. La más inmediata: dejar el juego a la mitad.

- Por otro lado, los padres debemos cambiar la forma en la que designamos el objeto. ¿Qué tal si dejamos de usar la palabra pistola y cambiamos por lanzador?

- Otra propuesta es invitar al niño a que desarrolle su imaginación cuando juegue y que, en lugar de 'matar  a nadie', nos inventemos un juego que sea, por ejemplo, escribir nuestro nombre en el suelo con el agua que salga del juguete o quién es el que menos se ha mojado. 

Los incidentes con armas de fuego constituyen la tercera causa de muerte entre los niños estadounidenses, por eso, y aunque nos parezca muy lejano a nuestra sociedad, es esencial que eduquemos a nuestros hijos y a nosotros mismos sobre la seguridad de las armas.

Por eso considero que es bueno abordar el tema de las pistolas de agua con los niños y asegurarnos de que se trata de un simbolismo y no de una futura amenaza para ellos y para nosotros.