11 dictados más largos y difíciles que son todo un reto para los niños

Ejercicios para repasar ortografía y gramática con los niños de segundo ciclo de primaria

Beatriz Martínez

Los dictados son un ejercicio de repaso excelente para aprenderse lo que se ha enseñado de ortografía y gramática, además de ser un buen método para trabajar la memoria y la concentración. Los textos que dictemos deben ser acordes a la edad del niño, tanto en longitud como en complejidad. He aquí el tema que nos ocupa. ¿Vemos unos cuantos dictados más largos y difíciles para hacer con alumnos de cuarto y quinto y sexto curso de primaria? ¡Serán todo un reto que solo ellos podrán lograr!

Dictados para hacer con niños de segundo ciclo de primaria

Algunos dictados más largos y difíciles que son un reto para los niños

Este recopilatorio de ejercicios de dictados para hacer con niños de los últimos cursos de primaria en clase o en casa, empieza con unos textos que hemos preparado con palabras complicadas y otras tantas específicas para repasar ciertas normas gramaticales. En concreto, los cuatro primeros dictados tienen más de una palabra que resulta compleja tanto al leerla como al escribirla, es decir, que bien podrían formar parte de un trabalenguas. Y los siguientes sirven para repasar el uso de 'b', 'v' y 'h'; así como palabras con 'cc' y las acabadas en 'd' y 'z'.

En el siguiente apartado veremos tres poemas famosos un poco más largos que los que se hacen con niños más pequeños. Son perfectos para repasar el uso de guiones, de signos de puntuación y de acentos así como la comprensión lectora.

Y para terminar tenemos dos fragmentos de libros famosos. La idea es que los uses con tus alumnos y que sigas el hilo cogiendo un libro y sacando de ahí los siguientes ejercicios. Mejor que mejor si son libros que sean de su agrado, pues será mucho más fácil captar su atención.

Algunos dictados más largos y complicados

¡Comenzamos con los dictados! Recuerda corregirlos con tus alumnos o hijos para que, de esta forma, aprendan aquello en lo que hayan fallado.

1. Viniste como un chorro de agua fría que surca el más profundo de los mares. Causando así un trastorno a todo aquel que pasaba por tu lado. En Madrid fuiste a parar, quizás por gusto, quizás por culpa del destino. Y fue ahí que nos conocimos y que ya no pudimos separarnos.

2. El helicóptero hacía un fortísimo ruido. Pero como al pequeño ruiseñor le daba exactamente igual, siguió tomándose su croqueta como si tal cosa. Claro está que con tal popurrí el asunto acabó por incordiar al pobre animalito que tuvo que dejar de comer su preciada comida.

3. La restricción estaba establecida, ya nadie iba a poder jugar a la pelota sin hacer antes los deberes. Espera un segundo, que más que una restricción es una norma de obligado cumplimento, ¿no crees?

4. Mi tía que vive en Pamplona hace una rica mahonesa para las patatas y la carne. Yo cada vez que voy acabo con un trozo de esparadrapo en el dedo. ¡No me resisto a meter la mano cuando está preparando la deliciosa salsa!

5. De esa chimenea iluminada se elevaba cada dos por tres un anillo de humo que a todos llamaba la atención y que va aumentando de tamaño para luego desvanecerse más arriba y perderse en la más profunda oscuridad. Visto desde la tierra parecía como una señal de humo de un indio intentando comunicarse con la colina de al lado. Justo en ese instante se oyó la voz de una mujer que decía: "Pase o salga, no deje la puerta abierta que la sopa se enfría y hay de sobra para todos".

6. Mi amiga Beatriz dice que se ha ido a vivir a Madrid. Hoy me ha mandado una carta para contarme como es esa ciudad a la que todos quieren ir, todos menos ella, que anhela volver aquí. Dice que hay una gran feria, un arroyo donde corre agua fresca, un espectáculo donde los actores llevan antifaz y un pintor que pinta cuadros al estilo Picasso. Su padre que trabajaba en la construcción ahora lo hace en la acción, es decir, es uno de esos actores que rara vez tiene vacaciones. Eso sí, nos deja a todos con la boca abierta cada vez que pisa el escenario.

Poemas famosos para dictar a los alumnos

A continuación encontrarás algunos poemas ideales para dictar a los niños. Puedes aprovechar para explicar a los niños algo de la vida y obra de estos autores. Recuerda que los dictados se deben hacer correctamente pero que también se ha de comprobar si han entendido lo que pone en el texto. ¡Los dictados de poemas famosos son todo un reto a superar!

7. 'Limón', de Miguel Hernández

Oh limón amarillo,
Patria de mi calentura.
Si te suelto
En el aire,
Oh limón
Amarillo,
Me darás
Un relámpago
En resumen.
 
Si te subo
A la punta
De mi índice,
Oh limón
Amarillo,
Me darás
Chinito
Coletudo,
Y hasta toda
La China,
Aunque desde
Los ángeles
Contemplada.
Si te hundo
Mis dientes,
Oh agrio
Mi amigo,
Me darás
Un minuto
De mar. 

8. 'Agua, ¿dónde vas?' Federico García Lorca

Riendo voy por el río
a las orillas del mar.
Mar, ¿a dónde vas?
Río arriba voy buscando
fuente donde descansar.
Chopo, y tú ¿qué harás?
No quiero decirte
nada yo... ¡temblar!
¿Qué deseo, qué no deseo,
por el río, por el mar?
¡Cuatro pájaros sin rumbo
en el alto chopo están!

9. 'Doña Gotita', de Luis Manuel

Doña Gotita está en la nube
en un columpio que baja y sube,
Con tanto frío se constipó
y de un estornudo se resbaló,
Cayó a la tierra
y fue mojando toda la hierba,
llorando va buscando el río
buscando el mar.
Doña Gotita tanto lloró
que la escuchó su amigo el sol,
y un rayo de oro él le prestó
y muy contenta por él subió.
Doña Gotita está en la nube
en un columpio
que baja y sube.

Fragmentos de libros que son todo un reto para los alumnos de primaria

Alguno dictados largos para los niños mayores de primaria

Llegamos al final de este recopilatorio de textos para crear dictados que suponen todo un desafío para los alumnos. Es hora de ver dos fragmentos de libros muy conocidos. Léelos despacio haciendo una parada corta en las comas y una más larga en los puntos para que los puedan escribir en su cuaderno como tal.

10. Juan José Millás. 'El desorden de tu nombre'.


Aquel domingo Laura se despertó a las seis de la mañana. Su marido dormía pesadamente junto a ella; de manera que se incorporó con cuidado y deslizó los pies hasta el suelo, donde le esperaban unas zapatillas estratégicamente situadas. La casa estaba fría.

Pero ella disponía de unas horas de libertad hasta que Inés y Carlos se despertaran y decidieran levantarse. Se colocó una bata gruesa y tras observar de forma rutinaria el sueño de su hija, llegó al salón, desde donde contempló un amanecer urbano cuyas impresiones memorizó para trasladarlas luego a su diario.

11. Arthur Conan Doyle. 'El sabueso de los Baskerville'

De algún sitio en el corazón de aquel mar blanco que seguía deslizándose llegó hasta nosotros un tamborileo ligero y continuo. La niebla se hallaba a cincuenta metros de nuestro escondite y los tres la contemplábamos sin saber qué horror estaba a punto de brotar de sus entrañas. Yo me encontraba junto a Holmes y me volví un instante hacia él. Lo vi pálido y eufórico, con los ojos brillándole a la luz de la luna. De repente, sin embargo, su mirada adquirió una extraña fijeza y el asombro le hizo abrir la boca. Lestrade también dejó escapar un grito de terror y se arrojó al suelo de bruces.

¡Los dictados que suponen un reto se convertirán en los favoritos de tus alumnos! ¿Te animas?