7 tips para quitar el miedo de los niños a los exámenes de tipo test

Algunos consejos para que los niños se enfrenten a los exámenes de opciones con éxito

Adriana Méndez

Los exámenes de evaluación académica pueden ser un completo dolor de cabeza, ¡incluso hasta la universidad! En comparación a otros métodos de evaluación como exposiciones, debates o prácticas, existe algo en las evaluaciones escritas que siempre genera ansiedad y es justo ese sentimiento el que hace fallar a los pequeños en dichos exámenes. En esta ocasión vamos a hablar sobre los exámenes de tipo test, ya que suelen causar inseguridad y miedo en los niños.

¿Qué son los exámenes de tipo test?

Ayudar con los niños en los exámenes de tipo test

¿Sabes qué son los exámenes de tipo test? Veamos primero en qué consisten para saber cómo podemos ayudar a los pequeños a enfrentarse a ellos. Este tipo de prueba se caracteriza por tener una serie de opciones de respuestas probables donde solamente una de ellas es la correcta.

Esto supone un uso diferente de la memoria al estudiar, ya que se debe trabajar más la memoria de reconocimiento en contraposición a la memoria de recuerdo, que generalmente se utiliza en los exámenes de desarrollo. Esto se debe a que hay que reproducir el conocimiento aprendido, mientras que en los tests se trata de reconocer la verdad entre las alternativas presentadas.

En los exámenes de tipo test el inconsciente reconoce la respuesta correcta porque la ha leído o captado antes. Pero, para desarrollar esta habilidad es necesario tener un método de estudio diferente al utilizado para las evaluaciones de desarrollo.

Qué hacer ante el miedo de los niños a este tipo de pruebas

Aunque los niños tienen una inmensa capacidad de disfrute, también pueden estresarse con facilidad cuando se enfrentan a algún reto, y eso los afecta a nivel anímico e intelectual. La mayoría de los casos de fallos en los exámenes académicos infantiles no se deben a la falta de estudio sino a la ansiedad, que hace que los niños no contesten adecuadamente.

Para algunos niños, los exámenes escritos pueden no ser un reto estresante si se presentan en un tipo de formato de desarrollo. Sin embargo, también existen los exámenes de tipo test que ponen a prueba su equilibrio, ya que están fuera de la rutina que conocen, lo que genera la ansiedad.

Para ayudarles ante este miedo, lo primero es siempre brindarles conocimientos acerca de qué se tratan los exámenes de tipo test y cuál es su diferencia con los exámenes tradicionales de preguntas y respuestas. Luego puedes generar un ambiente de estudio donde se familiaricen con estos tipos de evaluaciones, las recreen y se adueñen de estas. Así, podrán sentirse en confianza y enfrentar sin ningún problema este nuevo reto que presentan, porque ya lo conocen de antemano y no es algo desconocido e inquietante.

Recomendaciones para estudiar un examen de tipo test

Miedo a los exámenes de tipo test, ¿qué hacer?

Sabiendo cómo son los exámenes con opciones, a continuación te propongo algunos consejos para estudiar con éxito este tipo de pruebas y, además, algunos tips que debes transmitir a tu hijo para que se presente con más seguridad al examen.

1. Estudiar con esquemas y resúmenes
Estas técnicas consistentes en hacer esquemas y resúmenes de estudio ayudan a fortalecer la memoria de reconocimiento, ya que se enfocan en el punto principal de los conceptos y es más fácil discriminar los errores de la verdad en los tests.

2. Realizar simulacros
Este es quizás el mejor método para estudiar los exámenes de tipo test, ya que ayuda a tu pequeño a recrear ese momento y a familiarizarse, además puede adquirir mejores habilidades de administración de tiempo y enfoque. Por eso, te proponemos que inventes algunas preguntas con opciones para que tu hijo se acostumbre a esta forma de hacer exámenes.

3. Recordar las palabras claves
Otra técnica de estudio muy recomendada es que enseñes a tu hijo a prestar atención y seleccionar palabras clave que activen la memoria del reconocimiento y lo ayuden a ver siempre la respuesta correcta en la selección de opciones. De esta forma puede enfocarse mejor en el punto principal del tema y evitar las distracciones.

4. Relajación antes del examen
Siempre recomiendo que, antes de que tu niño vaya a presentar un examen, realices una serie de ejercicios de respiración y relajación para disminuir su ansiedad y nerviosismo. De esa manera podrá estar concentrado y más tranquilo. Recuerda que mientras más calmado esté, mejores resultados tendrá.

5. Leer atentamente las instrucciones del test
En ocasiones los errores también se presentan por ir siempre deprisa. Por eso, invita a tu hijo a leer con atención las instrucciones del test para evitar cometer fallas, ya que en una pregunta puede que pidan marcar todas las respuestas correctas, lo que indica que hay más de una que debe seleccionar o puede que le pidan justificar la que no es verdadera. Puedes incluir en los simulacros este ejercicio para que practiquen con anticipación.

6. Responder sabiamente
En este sentido pueden comenzar por las preguntas más fáciles y que puedan reconocer de inmediato, para luego dedicar más atención a las complicadas y que necesiten más tiempo de concentración.

Sin embargo, en el caso de otros niños lo que mejor funciona es justo lo opuesto: contestar las preguntas más difíciles y de mayor puntuación de primero para obtener buenos resultados, dejando de último las más sencillas que no quiten demasiado tiempo. Esto va a depender del criterio de tu pequeño.

7. Repasar las respuestas
Es importante que, una vez que haya terminado y le quede tiempo de sobra, repasar las respuestas elegidas para evitar algún error por rapidez o despiste. Pero eso sí, aconseja a tu pequeño a no enfocarse tanto en las opciones con las que no se sienta seguro, sino que se fije en la respuesta que sabe que es correcta, porque esto puede causar nerviosismo e inseguridad.

Así que toma estos consejos y práctica en casa con tu pequeño para que vaya con éxito a la batalla.