Tips para padres con hijos que pasan de segundo a tercero de primaria

Cómo organizar los deberes en niños de cara a este nuevo curso escolar

Carlos Llaca

Arranca un nuevo curso y surgen muchas preguntas en la cabeza de las familias: ¿Cómo afrontará mi hijo el nuevo curso? ¿Qué retos le esperan? ¿Notará mucho el cambio? Pues bien, con esta lectura trataremos de resolver estas cuestiones y de transmitir calma a los padres a la hora de afrontar el paso segundo a tercero de primaria de sus hijos. 

Claves para afrontar el cambio de segundo a tercero de primaria

Tips para padres con hijos que pasan de segundo a tercero de primaria

Existen una serie de claves sobre las que conviene reflexionar ante este nuevo curso. Estamos hablando de niños de 7-8 años que poseen un nivel de madurez y de autonomía mucho más desarrollado y consolidado. Se han dejado atrás actitudes infantiles y esto, si bien facilita dialogar y llegar a acuerdos con ellos, también va aflorando, por lo general, un pensamiento crítico más directo, lo que en muchas ocasiones se ve acompañado de más carácter y poca paciencia en el día a día.

Tercero de primaria es un curso que exige más a todos los niveles, obviamente porque los niños son capaces de trabajar con mayor independencia, siendo más conscientes de sus dificultades y asumiendo correcciones como parte natural en su proceso de aprendizaje. A nivel de expresión oral y escrita, es importante que vayan adquiriendo mayor y mejor vocabulario, que sea rico y variado y cuidando la forma de expresarse según cada contexto.

En cuanto a la exigencia que mencionamos, se centra fundamentalmente en la necesidad de abordar el trabajo, tanto individual como en equipo, con mayor autonomía, planificando y organizando todo lo necesario para llevarlo a cabo. El profesor debe asumir un papel de guía en todo el proceso pero son los niños quienes deben abanderar el protagonismo.

A nivel afectivo, tienden a expresar con mayor soltura sus emociones y preocupaciones, que en muchos casos se centran en perder a sus seres queridos, algo que debe afrontarse de forma natural y cercana. Es muy importante facilitar el diálogo, que se sientan escuchados y acostumbrarles a que se expresen con libertad, sin ocultar sus sentimientos. Esto facilita que la comunicación entre padres e hijos sea fluida y cercana.

También sería ideal intercambiar a diario impresiones sobre cómo ha ido el día a cada miembro de la familia, como una especie de asamblea que refuerce autoestima y autoconcepto de los pequeños, pues se sentirán parte importante de su familia como grupo.

Cómo organizar los deberes en niños que pasan de segundo a tercero de primaria 

de segundo a tercero de primaria

Entra en escena la necesidad de crear un hábito de trabajo diario fuera del colegio. No es cuestión de hacer deberes durante horas, pues en muchas ocasiones es una carga excesiva que tan solo alimenta la mecanización del trabajo. Esto lo que hace que puntos importantísimos en la formación académica y personal de los pequeños (creatividad, imaginación, reflexión, etc..) se vean seriamente mermados.

Ese hábito o rutina de trabajo que deben ir asumiendo de forma diaria se basa en acostumbrar a los niños a dedicar un tiempo a pequeñas tareas que refuercen habilidades como: lectura fluida, cálculo mental, resolución de pequeños problemas matemáticos, juegos de estrategia, rutinas de pensamiento, etc. Es entendible que, por los motivos que sean, no siempre exista un tiempo para estas cuestiones, pero es altamente recomendable por los docentes que se implemente este hábito a diario.

También debemos atender a su etapa evolutiva para conocer realmente en qué punto se encuentran. A nivel social ya no tienen tanta dependencia de su familia, tienden a buscar y formar su 'pandilla' de amigos con los que comparten gustos y aficiones. Crece en ellos el nivel de competitividad, no suelen respetar el turno de palabra ni trabajar una escucha activa adecuada, tienen un concepto de compañerismo muy arraigado, dándole mucha importancia al concepto de grupo de iguales, con quienes comparten actividades y tiempo libre.

En definitiva, el paso de segundo a tercero de primaria es grande por los cambios que existen y que experimentarán los niños, pero si se tienen en cuenta estos aspectos la transición será sencilla para todas las partes implicadas. Un niño que se sienta escuchado y querido será capaz de superar estos retos y será feliz asumiendo su rol de protagonista en su proceso de aprendizaje.

Puedes leer más artículos similares a Tips para padres con hijos que pasan de segundo a tercero de primaria, en la categoría de Escuela / Colegio en Guiainfantil.com.