Las familias que juegan juntas son más felices

Un estudio revela que el juego en familia combate el estrés y aumenta la felicidad

Estefanía Esteban

Podríamos decir que jugar en familia es beneficioso para la salud. Ahora un estudio además lo confirma. No solo mejora el vínculo familiar, sino que además es bueno para la felicidad de cada uno de sus miembros. 

Descubre por qué las familias que juegan juntas son más felices y presentan índices más bajos de estrés

Un estudio revela que las familias que juegan juntas son más felices

Las familias que juegan juntas son más felices

Nos gustaría pasar mucho tiempo de calidad junto a los hijos, pero el trabajo, las tareas domésticas, o los smartphones al final terminan distrayendo y agotando a los padres. El resultado es la falta de tiempo para estar y jugar con los hijos. De hecho, un 38% de los padres reconoce no tener tiempo para jugar con sus hijos.

Sin embargo, deberíamos intentar revertir esto de alguna forma, ya que se ha demostrado que jugar en familia tiene grandes beneficios para todos. Un estudio realizado por Lego, ha sacado a la luz datos muy interesantes y reveladores: 

1. Jugar en familia hace que las felices sean más felices. El estudio se ha realizado mediante una encuesta a más de 10.000 padres, madres y niños de todo el mundo. El informe detecta un fuerte vínculo entre las horas que pasan jugando juntos padres e hijos y la felicidad declarada de las familias. De hecho, nueve de cada diez familias que juegan durante cinco horas o más aseguran ser felices, mientras que entre aquellos que juegan durante menos de cinco horas, este porcentaje desciende al 75%.

2. Jugar en familia disminuye el estrés de todos sus miembros. Jugar juntos hace que padres e hijos se sientan más relajados y mejoren el vínculo y conexión entre ellos. 

De entre todos los juegos que se pueden compartir en familia, los de aprendizaje lúdico son los más beneficiosos, aunque tampoco hay que olvidar los juegos relacionados con las nuevas tecnologías. Por increíble que te parezca, muy lejos de 'ensuciar' la relación familiar, este tipo de juegos puede unir a la familia, a pesar del miedo que reconocen tener los padres, a que este tipo de juegos empeoren las relaciones sociales de sus hijos.  

El gran problema sigue siendo el tiempo. La inmensa mayoría de los padres encuestados reconocen no pasar el suficiente tiempo jugando con sus hijos, por culpa del trabajo, de las tareas domésticas... o del tiempo que pasan conectados al móvil. De hecho, tres de cada diez padres asegura pasar menos de cinco horas a la semana jugando con los hijos. Cuando se pregunta lo mismo a los hijos, confirman que les encantaría que sus padres jugaran más con ellos. 

La responsable de este estudio (Jessica Joelle Alexander) nos deja unas frases muy interesantes que nos hacen reflexionar sobre la importancia del juego con los hijos: "Jugar juntos es una piedra angular fundamental en la vida familiar tanto para niños como para padres. Pero con los estilos de vida modernos más ocupados que nunca y con tanto énfasis en la educación formal y las actividades programadas, puede ser fácil olvidarse de hacer tiempo para ello. Dados los efectos positivos que tienen en nuestros niveles de bienestar y felicidad, el juego familiar debería ser la "tarea" más importante de todas".

Preocupaciones de los padres respecto al juego de sus hijos

A la hora de incentivar a los niños hacia uno u otro juego, los padres tienen en cuenta sobre todo los siguientes factores:

- La seguridad del juguete o del juego.

- Que sea un juego didáctico. Los padres prefieren juegos educativos, ya que confían en que les ayudará a tener más éxito en su aprendizaje escolar y personal.

- Si es un juego digital, que no entorpezca las habilidades de sociabilidad de los niños y que sí les ayude a ser más creativos. Pero en este punto, los datos son positivos, ya que el estudio ha demostrado que más de un 80% de niños prefiere jugar con sus pares que solo, y un 72% prefiere juegan con amigos que hacerlo de forma online.