Juego casero de sumas con llevadas. Matemáticas divertidas para niños

Haz un juego casero para que los niños aprendan matemáticas de la forma más divertida

Silvia Leal
Silvia Leal Creativa

Las matemáticas, además de ser una asignatura principal debido a su importancia, aportan a los niños múltiples beneficios que permiten el desarrollo de nuestra mente. Sin embargo, son muchos los pequeños que consideran esta materia complicada y aburrida. De ahí la importancia de presentar las matemáticas de una forma más divertida. ¿Qué te parece preparar un juego casero para que aprendan las sumas con llevadas

Si tus hijos han comenzado la primaria, te facilitamos una idea que servirá para reforzar el aprendizaje de las sumas llevando de una forma muy divertida. Se trata de un recurso educativo DIY (Do It Yourself) que podrás fabricar en casa y para él que vas a necesitar pocos materiales, probablemente tengas la mayoría ¡Toma nota!

Pasos para preparar este juego casero de las sumas con llevadas

Materiales:

  • Una carpeta grande
  • Gomaeva blanca, verde y amarilla
  • Cartulina de colores
  • Pegamento
  • Regla
  • Rotulador y tijeras
  • Un sobre de plástico o carpeta transparente con botón

No hay nada mejor para un niño que aprender jugando. Además, a muchos pequeños les entusiasma la idea de fabricar sus propios juegos, por eso os proponemos llevar a cabo esta manualidad infantil en familia, para que podáis disfrutar una vez más de todos los aspectos positivos que nos aportan este tipo de actividades.

¡Empecemos con el paso a paso para prepararla!

1. Para fabricar 'El juego de las sumas con llevada' comienza utilizando la gomaeva de color blanco y crea una especie de tablero. Debe tener las mismas medidas que un folio DIN A4.

2. Traza dos líneas horizontales sobre ella, una a 8 cm de distancia del margen inferior y la otra a 8 cm de distancia del margen superior.

3. Recorta dos piezas de gomaeva, una de color verde y otra de color amarillo. Deben medir 8 cm de alto por 21 cm de ancho.

4. Pega la pieza de color amarillo en el área superior, y la pieza de color verde en el área inferior.

Sobre el color verde se representarán los resultados de las sumas, y en el área de color amarillo se irán colocando las fichas numéricas que representan 'las llevadas' a medida que se vayan resolviendo las sumas.

Primer paso para tener tu juego de sumas con llevadas

5. ¡Cambiamos de material! Ahora toca trabajar con las cartulinas de colores.

Recorta varias tarjetas que midan 14 cm de alto por 21 cm de ancho. Te aconsejamos utilizar diferentes colores porque los colores llaman mucho la atención de los niños. Esto ayudará a que el juego sea más atractivo y visual para ellos, ¡aunque se trate de un juego de matemáticas!

6. Comienza a escribir sumas con el rotulador. Asegúrate de que sean sumas con números de 2 cifras y que tengan llevadas. Por ejemplo: 98 + 14, 37 + 59, 63 + 19...

Aprovecha bien las tarjetas y escribe una suma por cada cara.

Tarjetas para el juego de matemáticas para niños

7. Estamos a punto de terminar y os está quedando un juego muy colorido. ¡Vamos a completarlo con las fichas numéricas!

Utiliza 3 cartulinas más y escribe en cada una de ellas los números del 0 al 9. Nosotros les hemos dado forma de círculo, pero pueden ser cuadradas, triangulares, rectangulares, o incluso puedes mezclar formas, porque desde los 4 años hasta los 6 los niños también aprenden figuras geométricas sencillas como las que acabamos de nombrar.

Paso a paso para hacer este juego para niños

8. Para evitar que las tarjetas y las fichas del juego se pierdan, guárdalas dentro del sobre de plástico o carpeta con botón transparente.

Si no tienes una carpeta puedes fabricarla con cartulina, necesitarás recortar una pieza de cartulina que mida unos 34 cm de alto por 50 cm de ancho y doblarla por la mitad. Pega el tablero en el lado derecho, y el sobre o carpeta botón transparente en el lado izquierdo (en vertical). Recuerda que el velcro adhesivo es un material a prueba de los tirones de los niños, así que puedes utilizar un poco para fijar bien el compartimento donde se guardan las tarjetas de operaciones y las fichas numéricas.

Juegos caseros de matemáticas para niños

Y cómo se juega a las sumas con llevadas

¡Ya hemos terminado! Ahora solo queda... ¡jugar y jugar! Coloca una tarjeta en el centro del tablero porque ¡comienza la partida!

Recuérdale a tu hijo que debe empezar sumando los números de la primera columna desde la derecha. En este caso sería 8 + 4 = 12, por lo tanto se debe colocar una ficha del número 2 debajo del 4, en el área de color verde, y una ficha del número 1 a la izquierda de la ficha del número 2.

Aprender a sumar llevando

Para que los niños comprendan de forma visual el concepto de las llevadas, deberán pasar la ficha del número 1 al área amarilla. ¿Recuerdas? ¡Es el área de las llevadas! Y tendrán que colocarla encima del primer número de la siguiente columna, antes de comenzar de nuevo a sumar. Para este ejemplo quedaría así: 1 + 9 + 1 = 11

Buscad 2 fichas del número 1, y colocad una ficha debajo del 1, en el área del resultado, y la otra ficha a la izquierda. ¡La suma da 112!

Seguimos jugando con las sumas

¡Lo vais a pasar genial haciendo sumas! Y lo mejor de todo es que tienes la posibilidad de seguir fabricando tarjetas y fichas a medida que tu hijo vaya avanzando, así podrás proponerle nuevos retos, por ejemplo, sumas con números de 3 cifras ¡y llevadas! (857 + 128, e incluso 56 + 609 + 521).

[Leer +: Cómo hacer una máquina de sumas para aprender matemáticas]

Los niños aprenden matemáticas jugando y divirtiéndose

¿Sabías que, gracias a las matemáticas se fomenta nuestra curiosidad, adquirimos agilidad mental y se amplía nuestro pensamiento analítico? Una de las características principales de nuestra mente es 'la resolución de problemas', pero no solo de problemas matemáticos. Se podría decir que su propia naturaleza la convierte en un mecanismo que busca problemas y soluciones a través del análisis, así que las matemáticas nos ayudan a desarrollar esta cualidad tan importante ante la vida.

Generalmente, a partir de los 3 años, es probable que los niños reconozcan los números, y a los 4 años de edad comiencen a saber ordenarlos (1, 2, 3...). Entre los 4 y los 5 años se continúa ampliando este conocimiento para que los niños puedan llegar a contar mecánicamente del 1 al 10, del 1 al 30, y así sucesivamente hasta alcanzar el 60, el 80 etc.

En este tramo de edad, cuando ya han adquirido una base bastante sólida de los números, también adquieren el concepto de sumar mediante sumas sencillas de una cifra (1 + 2 = 3). Y tras enseñar las sumas se continúa con las restas.

Juego casero de sumas con llevadas para niños

Por qué es mejor aprender matemáticas jugando

El juego es la mejor herramienta para que los niños aprendan lengua, historia, geografía... ¡y matemáticas! Pero, ¿por qué? Vamos a ver algunos de los principales motivos.

La asimilación de la teoría
A través de este tipo de juegos, tus hijos interiorizarán los conocimientos que han adquirido de forma teórica en el colegio.

- Aprender de los errores
Al tratarse de un ambiente relajado, los niños no sienten miedo ante las repercusiones, se sienten más seguros y esto nos permite ayudarles a corregir errores con mayor aceptación, es decir, sin generar frustración.

- El desarrollo cognitivo
Captaremos su atención y ayudaremos al desarrollo de la misma, además del desarrollo de la memoria, la creatividad y el razonamiento lógico.

- Autodesarrollo emocional
Aumenta su motivación ante la posibilidad de desarrollar sus habilidades sociales y de resolución de problemas.

- Felicidad y bienestar
El juego proporciona placer. Las redes neuronales que se activan durante este tipo de aprendizajes proporcionan alegría.

¿Y por qué hacemos tanto hincapié en hacer del juego un recurso motivador y destacar el efecto visual? Desde el punto de vista de la neuroeducación, el cerebro y los sentidos están directamente relacionados ante el aprendizaje. Y cada sentido llega a jugar un papel decisivo, pero la mayoría de los estímulos que recibimos del exterior son visuales, es decir, que gran parte de la información que llega a nuestro cerebro es a través de los ojos.

Con este tipo de recursos educativos, se consiguen estimular los procesos atencionales de los niños, permitiendo establecer vínculos entre aprendizaje y experiencia, lo cual favorece la memoria. Según Aristóteles, la memoria es aquello que aporta experiencias en el ser humano.

¡Os animamos a sumar experiencias!