4 peligros de poner televisión en el cuarto de los niños que debes conocer

Este dispositivo electrónico puede ser un motivo de conflictos familiares

Guiainfantil.com

'Mi hijo de 12 años quiere que le pongamos una televisión en su cuarto. Su padre está de acuerdo, pero yo no. ¡Creo que puede ser perjudicial!'. Esta es una pregunta que muy a menudo llega a la redacción de Guiainfantil.com y es que el hecho de tener una televisión en la habitación es algo que llama mucho la atención de los niños, pero que no agrada tanto a los padres y que incluso puede llegar a crear ciertos conflictos familiares. Antes de tomar una decisión, lo mejor es saber qué pasaría si los padres aceptan esta petición de sus hijos. Estos son los cuatro peligros de poner televisión en el cuarto de los niños que debes conocer.

Televisión en el cuarto de los niños, ¿sí o no?

televisión en el cuarto de los niños, por qué sí por qué no

En este caso, se trata de poner una televisión en la habitación del niño, pero sea este el tema o otros futuros que nuestros hijos nos planteen, lo importante es que los padres se encuentren juntos en la toma de decisiones.

Los hijos tienen que ver que ante solicitudes o demandas personales, sus padres se encuentran de acuerdo en la autorización para que ellos puedan llevarlas a cabo, ya que de lo contrario los padres pueden verse perjudicados a la hora de poner límites, pudiéndose provocar conflictos innecesarios. También se evitará que el niño acuda a uno de los padres cuando quiere pedirle algo, sabiendo que tendrá más apoyo que si se lo pide al que no se encuentra de acuerdo, pues esto creará desavenencias entre los padres.

Sinceramente creo que el hecho de que los niños pasen mucho tiempo frente al televisor tiene solo consecuencias negativas (me cuesta encontrar una positiva, a no ser que sea un momento para que padres e hijos pasen un momento divertido viendo una película con valores) y si hablamos en concreto de que tengan este dispositivo en su cuarto estoy más que convencida.

Tenemos que tener en cuenta que la media que ve un niño la TV entre los 12 a 14 años es de casi tres horas diarias, cuando lo que se 'considera adecuado', según los expertos, es no pasar de las dos horas. Los padres tienen que prestar mucha atención al tiempo que el niño se encuentra viendo la televisión y, muy importante, los contenidos que puede llegar a ver.

Se tendrá que prestar total atención a las emisiones de violencia, sexo y terror, ya que muchos de estos contenidos pueden no asimilarse bien y generar algún tipo de problema emocional o de desarrollo en nuestro hijo.

Consecuencias negativas de que los niños pasen mucho tiempo frente al televisor peligros de la televisión

Hay cuatro claras consecuencias negativas que pueden afectar si estos pasan largas horas frente al televisor.

1. Aislamiento social
El niño al encontrarse tanto tiempo solo frente al televisor, descuidará sus relaciones sociales lúdicas con otros amigos.

2. Aislamiento familiar
Si el niño se encuentra encerrado en su habitación viendo diferentes tipos de programas, desatenderá las interacciones familiares con los padres y con los hermanos.

3. Obesidad
Si el niño se sienta durante mucho tiempo y no realiza actividades de movimiento, debido a que se encuentra pasivo viendo la TV, puede tener problemas de peso.

4. Problemas en el sueño
Si enviamos a nuestros hijos a la habitación para dormir, le permitimos que vea la televisión y se duerme viendo la misma, el descanso no será igual; aunque el niño se encuentre dormido, puede seguir percibiendo el ruido y el descanso no se realizará de la misma manera. Esto puede, a su vez, perjudicar a su rendimiento académico, debido al cansancio físico.

Además, como explican en el informe 'El niño y la televisión', realizado por Sociedad de Pediatría de Atención Primaria de Extremadura, hará que ese niño sea más impresionable y pueda asumir que lo que él ve en la televisión es lo normal, seguro y aceptable.

Cómo la televisión puede afectar a la relación entre padres e hijos

la televisión genera conflictos en la familia

Si no se establecen límites claros entre papá y mamá sobre el tiempo y la exposición a ciertos contenidos, se pueden generar conflictos en la pareja. El niño puede percibir que sus padres no se encuentran unidos y querer aprovecharse de esta situación.

Si detectamos que el niño provoca discusiones, ya que no es capaz de cumplir estas normas, que se enfada o que no acata lo que le decimos, yo aconsejo decirle que no podrá ver la TV en su habitación hasta que acepte esas pautas, y que hasta que las acepte de buen grado tendrá que ver la televisión junto al resto de la familia.

Los padres deben tener cuidado con la tentación de enviar a los hijos a ver la TV para que ellos puedan hacer otras actividades o estar tranquilos. La televisión no es un canguro ni un cuidador. Tendremos que prestar atención a estas cosas y no sustituir tiempos.

Texto: Beatriz González, psicóloga.

Puedes leer más artículos similares a 4 peligros de poner televisión en el cuarto de los niños que debes conocer, en la categoría de Televisión en Guiainfantil.com.