Enseñar a los niños a tratar con dignidad y respeto a los demás (Tips)

Tus hijos necesitan sentirse escuchados, valores y que se les trata con justicia

Hay palabras que forman parte de nuestro vocabulario y, sin embargo, fallamos un poco al ponerlas en práctica en el día a día. En esta ocasión nos centramos en analizar cómo los padres podemos asegurarnos que ofrecemos un trato digno a nuestros hijos y cómo enseñarles a tratar con dignidad y respeto a otras personas. Parece un trabajo sencillo, pero requiere que hagamos una revisión del tipo de ejemplo que estamos ofreciendo a nuestros niños a través de nuestra propia conducta.

¿Los padres tratamos con dignidad a nuestros hijos?

Niños que tratan con dignidad y respeto

Antes de seguir, hablemos de qué es la dignidad. Según Montessori: 'Es el derecho que tiene cada ser humano, de ser respetado y valorado como ser individual y social, con sus características y condiciones particulares, por el solo hecho de ser persona. Respetar la dignidad implica aceptar y reconocer la autonomía del otro en su manera de actuar y pensar, sin atentar contra su integridad física o mental, y brindarle siempre un trato digno, libre de humillaciones'.

Sin embargo, muchos padres no toman conciencia de mostrarles a sus hijos cómo ser dignos con ellos mismos y con los demás. Y, a veces, esta falta de trato digno, se ve en pequeños gestos cotidianos que, aunque dañinos con la dignidad de nuestros hijos, hemos normalizado.

Por ejemplo, un niño que es regañado por su padre o madre en público, puede sentirse indignado y humillado; o un niño al cual se le limpia la cara delante de otros niños, puede también sentirse avergonzado e incluso indignado pues no le estamos dejando ser un individuo autónomo. Por lo tanto, tomemos conciencia de lo que puede suponer estos hechos para los niños y hagámoslo de manera discreta y privada. Los niños también pueden sentir que no les tratamos con dignidad.

Cómo enseñar a los niños a tratar con respeto a los demás

Educar con un trato digno a los niños

Recordemos que educamos para la dignidad humana, y que sin valores no hay educación. Pero lo cierto es que, sin dignidad, tampoco hay valores. Cuando los padres tratan con dignidad a sus hijos, los niños aprenden a tratar con dignidad a otros niños.

Para demostrar la importancia de la dignidad, como padre o madre puedes:

1. Inculcar a tu hijo valores de respeto y dignidad para todos. Hay muchas técnicas y formas de trabajar los valores con ellos: desde los cuentos, poemas y demás recursos educativos hasta nuestra propia actitud como ejemplo.

2. Los padres y profesores también debemos hablar con los niños sobre igualdad y solidaridad. Estos dos valores tienen un papel importante en este comportamiento digno al que nos referimos. Hazles saber a tus hijos y alumnos cómo tratar a los demás bajo este paraguas integrador e inclusivo.

3. Escucha a tus hijos. Nadie mejor que ellos para comunicarte cómo y qué sienten. Por ello, presta atención a lo que te dicen tanto con lenguaje verbal como no verbal. Es posible que tú consideres que estás tratándoles con dignidad pero ellos lo perciben de otra forma. Los padres debemos escuchar, rectificar y aprender de nuestros errores.

4. También anímales a practicar la escucha con otros amigos. Tenemos dos orejas y una boca, explícale la importancia de ser escuchado.

5. Fomenta la reflexión en cuanto a actos, situaciones, valores y emociones. Deja que expresen lo que siente y cómo lo sienten para comprenderlos mejor.

6. Roleplaying. Juega con ellos a: cómo te sentirías tú si te hicieran lo mismo; o qué crees que sentirías tú si estuvieras en su lugar... Ayúdales a tomar conciencia del valor de la empatía a través de esta dinámica sencilla y divertida.

Los niños necesitan sentirse dignos y valorados

La dignidad y el respeto para los niños

Por último, es importante tener presente que la dignidad se une mucho al valor de la justicia, y que para nuestros hijos, sentir que son tratados con justicia les hace entender la realidad tal cual es. Cada persona comprende que sus actos tienen una repercusión social, y que las decisiones sociales sin dudarlo, acaban teniendo una influencia personal.

Por lo tanto, la conciencia de la dignidad humana, propia y ajena, es un valor a inculcar a nuestros hijos pero también es necesario que tengan criterios bien formados, para ser capaces de tomar decisiones, con sentido crítico, según los entornos sociales con los que se relacionen.

Por supuesto, no olvides ser el modelo a seguir por tus hijos. Recuerda que tus hechos y palabras, serán el termómetro de tus hijos para valorar la dignidad y para sentir justicia.

Puedes leer más artículos similares a Enseñar a los niños a tratar con dignidad y respeto a los demás (Tips), en la categoría de Valores en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: