La ratita digna. Cuento para niños sobre la amistad e integridad

Un cuento que narra la historia de una ratita que siempre ayudaba a los demás. ¿Qué ocurre cuando ella se queda enferma?

La amistad puede llegar de quien menos te lo esperas. Nos referimos a la amistad verdadera, claro. Con este cuento de La ratita Digna, tus hijos aprenderán a diferenciar a los 'conocidos' de los que de verdad son amigos. Lee con tu hijo La ratita digna, un cuento que trata valores como la amistad, bondad, solidaridad, empatía e integridad. Un cuento no solo para leer, sino también para aprender mucho sobre el convivio con los demás.

La ratita digna - Un cuento sobre la amistad verdadera

Cuento infantil - La ratita digna

En el bosque todos conocían a la ratita Digna por ser buena y bondadosa. Era trabajadora, generosa y siempre prestaba su ayuda a quien lo necesitaba.

La ratita siempre tenía la ratonera llena de amigos y cualquier pretexto era bueno para una fiesta o celebración.

Ocurrió que una mañana la ratita Digna se levantó muy mareada, se encontraba mal y no podía salir a comprar ni tenía fuerzas para atender a sus hijos ratoncitos, por eso, decidió pedir ayuda a sus amigos:

Y dijo el águila:

- ¡Uf!, estoy taaaan liada, pasaré a verte mañana cuando esté más descansada.

Y dijo el conejo:

- Me voy a hacer un  viaje, ya tengo comprado el billete.

Y dijo la lombriz:

- Voy a la fiesta de unos amigos, cuando vuelva cuenta conmigo.

Y dijo la mariposa:

- Quizás pueda venir mañana, he quedado con mi hermana.

Y dijo el camaleón:

- Como le dije al ciempiés, mudo de piel este mes y no podré ayudarte.

Las excusas de los amigos para no ayudar a la Ratita Digna

Y así uno tras otro fueron dando excusas a la ratita que se quedó enferma, desolada y muy triste. Y a pesar de encontrarse tan cansada, no tuvo más remedio que salir a la calle para ir a comprar comida.

De vuelta a casa, con fiebre, encorvada y cargada con la bolsa de la compra iba arrastrando los pies por el camino cuando escuchó una voz que dijo:

- Señora rata, yo cargaré con las bolsas hasta su ratonera.

Era una culebra joven, fuerte y sonriente la que había hablado.

Cuando llegaron, los ratoncitos esperaban hambrientos pegados a la puerta y abrieron enseguida saltando alrededor de su madre.

Al ver a los cinco ratoncitos en la casa, la culebra dijo:

- Vaya a descansar señora rata, yo prepararé la comida a sus ratoncitos.

Y la ratita Digna se metió en la cama muy agradecida a la culebra.

Al día siguiente, cuando Digna despertó, la culebra había limpiado y hecho el desayuno para todos. Se había quedado allí toda la noche para cuidar de ellos. Y se quedó al cuidado de la casa y de los ratoncitos hasta que la ratita se recuperó.

Algunos de sus amigos aparecieron al día siguiente para marcharse enseguida poniendo excusas de nuevo.

La ratita Digna y la culebra se hicieron amigas pero, amigas de verdad.

Y a pesar de todo, la casa de la ratita Digna sigue siendo el centro de reuniones y fiestas y, allí se sigue celebrando todo lo bueno de la vida, incluso el día de la amistad.

FIN

Preguntas para saber qué entendieron los niños de este cuento

preguntas para la comprensión del cuento

1. ¿Cómo describirías la Ratita Digna?

2. ¿Qué le ha pasado con la Ratita?

3. ¿Para qué tareas la Ratita no se sentía animada?

4. ¿A quiénes pidió ayuda la Ratita?

5. ¿Cuál han sido las respuestas de los amigos de la Ratita?

6. ¿Quién ha podido ayudar a la Ratita y qué hizo para ayudarla?

7. ¿Quiénes son los verdaderos amigos de la Ratita Digna?

8. ¿Qué has aprendido con este cuento?

Más cuentos infantiles que hablan de la amistad

Qué es la dignidad y cómo explicarla a los niños

Según el Diccionario Actual, ser digno es aquel que hace siempre cosas adecuadas, que no atenta en contra de los demás, que es una persona honorable. Ser digno es aquel que mantiene y cumple su palabra, y valora la libertad de las demás personas.

La mejor forma de explicar un valor o una virtud y calidad humana a los niños es con el ejemplo. Es importante que los padres demuestren la dignidad en las actitudes y actos cotidianos a los hijos. Guiainfantil.com nos da algunos ejemplos:

1. Sean responsables de sus actos y palabras
No culpen a los demás por sus propios errores, fallas, etc. Asuman las consecuencias y las responsabilidades.

2. Enfrenten las dificultades con decisión
Enseñen a los niños a enfrentarse a las adversidades con aceptación, con la cabeza erguida, seguridad y tolerancia. Con esta postura, todo les será más fácil solucionar.

3. Actúen no solo en beneficio propio pero también de los demás
Enseñen a los hijos a pensar siempre en lo que les beneficia y también a los demás. Que vuestras acciones sean en favor de la humanidad.

4. Aprecien y agradezcan lo que tienen
La gratitud es reconocer lo que uno tiene. Es digno que una persona siempre se muestre agradecida y consciente de que tiene todo lo que necesita, salud, educación, derechos...

5. Sean respetuosos con los demás
Ser digno es conocer sus propios límites y de los demás. Enseñen a los hijos a tratar a las personas de la misma manera que les gustarían ser tratados.

Puedes leer más artículos similares a La ratita digna. Cuento para niños sobre la amistad e integridad, en la categoría de Cuentos infantiles en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: