Riesgos asociados a la placenta previa durante el embarazo

Qué factores influyen en la embarazada para desarrollar placenta previa

Sara Cañamero de León

La placenta es un órgano cuyo origen es el mismo que el feto, es decir, se forma a partir del espermatozoide y el óvulo, y es de vital importancia para el normal desarrollo del embarazo y del crecimiento del futuro bebé.

¿Qué factores afecta para el desarrollo de la placenta previa durante el embarazo?

¿Para qué sirve la placenta?

placenta previa en el embarazo

La placenta tiene una cara materna, que se inserta en el útero, y una cara fetal. Este órgano tiene múltiples funciones, entre las que destacan:

- Respiratoria y nutricional
El bebé coge el oxígeno y los nutrientes provenientes de la madre a través del cordón umbilical para luego dejar ir los productos de desecho a través de la placenta y cordón umbilical.

- Endocrina
Ya que segrega varias hormonas necesarias para el mantenimiento del embarazo y crecimiento del feto.

- Inmunológica
Impide que el sistema defensivo de la madre identifique el embarazo como cuerpo extraño y lo ataque. Además, también actúa de barrera para proteger al futuro bebé de sustancias tóxicas.

Factores de riesgo de la placenta previa en el embarazo

Lo habitual es que la placenta se inserte en el útero materno, dejando el cuello del útero libre, ya que es por donde va a salir el bebé el día del parto. Sin embargo, entre un 0,3 y 0,8 % de los casos esta se localiza tapando el cuello del útero total o parcialmente. ¿Por qué se puede producir esto? ¿Qué factores influyen en la embaraza para desarrollar placenta previa en el embarazo?

- Cesárea anterior

- Múltiples embarazos

- Múltiples abortos espontáneos o inducidos

- Edad avanzada

- Antecedentes de placenta previa

Tipos de placenta previa en la gestación

La SEGO (Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia) la clasifica según la afectación en diferentes grados:

- Grado I: Placenta baja, pero que no llega a obstruir el orificio cervical.

- Grado II: Placenta marginal, cuando la placenta llega justo al borde del orificio cervical interno, pero no lo sobrepasa.

- Grado III: Placenta oclusiva parcial, el orificio cervical está cubierto por la placenta, pero no totalmente.

- Grado IV: Placenta oclusiva total, el orificio cervical está completamente cubierto por la placenta.

El diagnóstico suele hacerse por ecografía, ya que en los controles por parte del ginecólogo no solo se valora el bienestar fetal, sino la normal localización de la placenta además de su morfología. En la mayoría de los casos, el embarazo transcurre sin incidencias, sin embargo, puede ocurrir que a veces la mujer presente un sangrado de color rojo brillante, que se da a partir del segundo trimestre.

El diagnóstico definitivo se debería hacer en el tercer trimestre, ya que antes debido al crecimiento del útero, la placenta puede desplazarse hacia arriba, alejándose del cuello uterino.

Si la placenta es oclusiva (en los grados III y IV), el parto no puede ser vaginal ya que esta impediría la salida del bebé; así que si todo va bien, se programaría una cesárea cuando el bebé esté a término. En los casos en los que el sangrado sea abundante y no ceda, se debería de hacer una cesárea de urgencia y, si el bebé no está a término, se realizaría un tratamiento con corticoides intramusculares a la madre para favorecer la maduración pulmonar del bebé, y en los casos necesarios se realizaría una transfusión de sangre a la madre.

Lo más importante, como siempre decimos, es acudir a las revisiones médicas con tu ginecólogo para controlar que todo está desarrollándose con normalidad o, para detectar, siempre que sea el caso, placenta previa en el embarazo o cualquier otra complicación. 

Puedes leer más artículos similares a Riesgos asociados a la placenta previa durante el embarazo, en la categoría de Enfermedades - molestias en Guiainfantil.com.