Qué es la hipertensión posparto y cómo se manifiesta en la mujer

Factores que desencadenan una subida de la tensión arterial de la mujer durante el puerperio

Airaudi Rivas
Airaudi Rivas Ginecóloga

La hipertensión posparto es la elevación de la presión arterial después del nacimiento del bebé que corresponde a la etapa de puerperio que dura entre 40 a 42 días. Generalmente ocurre en mujeres que ya tienen el diagnóstico de hipertensión arterial durante el embarazo o antes de este, o en algunas mujeres que presenten factores de riesgo para desarrollar enfermedad hipertensiva posparto, aunque también puede darse en el resto de mujeres. Para evitar sustos, nada mejor que conocer las señales que nos alertan de una hipertensión posparto.

Síntomas y tratamiento de hipertensión posparto

hipertensión en el posparto

El origen de esta enfermedad aún es incierta y todavía se conocen los motivos, aunque se manejan varias teorías pero sin nada certero. Lo que sí sabemos son los factores de riesgo o causas que pueden condicionar la aparición de la hipertensión en el posparto: obesidad, aumento exagerado de peso durante el embarazo, haber padecido hipertensión en embarazos previos, embarazadas muy jóvenes o muy mayores y/o partos múltiples diabetes.

Además de saber quiénes son las mujeres más propensas a sufrir esta enfermedad, es recomendable tener muy presentes cuáles son algunos síntomas denominados neuro hipertensivos como dolor de cabeza, molestias en la boca del estómago, visión de luces como destellos o la escucha de zumbidos.

Durante tu examen o revisión médica de rutina posterior al parto, el médico te medirá la presión arterial. De esta manera se estará evaluando de forma efectiva si estamos en presencia de esta patología o no. Si se evidencian cifras tensionales elevadas durante el examen médico probablemente se te realizarán varias tomas al día de la presión arterial, así se podrá vigilar si se mantiene, mejora o empeora para poder decidir qué tratamiento dar.

Si la presión está elevada se te indicarán unas pastillas para controlar la situación. La primera opción en cuanto a la medicación no interferirá con tu recuperación ni con la lactancia, logrando ir a casa prontamente. Ahora bien, si estas cifras tensionales son elevadas y además posees síntomas neuro hipertensivos, necesitarás de algunos exámenes en sangre para valorar tu estado de salud y necesitarás algunos días de hospitalización extra.

Algunas mujeres muestran preocupación por el edema o aumento de volumen de sus piernas asociando esto a un problema hipertensivo y realmente no es así. Este cambio obedece a la redistribución de líquido del cuerpo que se acumula en esa zona. Solo en los casos graves pudiera tener alguna relación.

Una vez detectado el problema y en el caso de no tener control adecuado, el cuadro clínico puede avanzar y complicarse, involucrando otros órganos de tu cuerpo y provocando problemas renales del hígado o enfermedades cardiovasculares o convulsión.

Es competencia de tu médico solicitar si lo cree necesario ayuda con otras especialidades como, por ejemplo, un cardiólogo para que se integre a tu control posparto junto al ginecólogo u obstetra. En el mejor de los casos todo se logra controlar, quedando a cargo del cardiólogo para tu seguimiento y revaloración una vez superada la etapa del puerperio.

Dependiendo de la medicación utilizada deberás obtener asesoría sobre la continuación de la lactancia materna, ya que si bien es cierto las primeras opciones no la contraindican, la combinación de otros medicamentos obligará a suspenderla definitivamente.

Cómo prevenir la hipertensión posparto en la mujer

prevenir la hipertensión en el posparto

Para prevenir la hipertensión posparto debemos reducir los factores de riesgo antes mencionados. Así la mujer durante los nueves meses de gestación debería cambiar la alimentación, controlar la ganancia de peso y llevar un estilo de vida saludable.

Los factores que no son modificables, como la edad y los antecedentes personales de hipertensión, se deben tomar en cuenta para un seguimiento riguroso de las cifras tensionales desde antes del nacimiento del bebé. Existen, por ejemplo, medidas o protocolos médicos en los cuales utilizan como preventivos como la administración de ácido acetilsalicílico (aspirina) y calcio durante el embarazo en mujeres que poseen factores de riesgos no modificables.

Si pasas por una hipertensión posparto, mi mejor consejo es que te apoyes en tus seres queridos u otras personas de tu entorno, porque tu tranquilidad es fundamental para la recuperación. En casa sigue las indicaciones de tu médico, mantén la calma  y acude a tus controles. Es recomendable una valoración anual por cardiología para controlar eventos a futuro.

Puedes leer más artículos similares a Qué es la hipertensión posparto y cómo se manifiesta en la mujer, en la categoría de Posparto en Guiainfantil.com.