Síntomas peligrosos que nos dicen que algo no va bien en el posparto

Complicaciones de la mujer en el momento de la lactancia materna

Sabina Criado

Una vez que la mujer da a luz comienza una etapa en la que las molestias pueden ser continuas. Y es que después de nueve meses de embarazo y de un parto en el que ha traído al mundo a una nueva vida, ¡todo tiene que volver a su lugar de origen! En este proceso puede haber complicaciones que es bueno conocer. Estos son los síntomas que nos dicen que algo no va bien en el posparto.

Señales que indican que algo va mal en la recuperación de la mujer en el posparto

la mujer en el posparto

Se conoce el puerperio o posparto al periodo comprendido entre la salida de nuestro bebé y la aparición de la primera menstruación, es decir, periodo en el que nuestro cuerpo vuelve a la normalidad pre-embarazo.

Tiene una duración variable, generalmente unas 6- 8 semanas (según el tipo de parto) y lo podemos dividir en puerperio inmediato (las primeras 24 horas), puerperio precoz (7º al 10º día) y puerperio tardío (hasta la llegada de la primera menstruación). Así bien, no es otra cosa que el periodo de tiempo que necesita el organismo de la madre para recuperar progresivamente las características que tenía antes del embarazo.

A continuación, te voy a contar los síntomas que debes tener en cuenta de que algo no va bien durante este nuevo periodo de adaptación y cambio.

Fiebre
Si bien es cierto que las horas inmediatas al parto es normal tener unas décimas de fiebre, consecuencia del trabajo de parto, una vez recibimos el alta no es normal tener fiebre (temperatura mayor de 38ºC). Si te notas destemplada o muy cansada, mídete la temperatura con un termómetro en casa. Si tienes más de 38ºC, posiblemente estemos ante un proceso infeccioso. Debes ponerte en contacto con tu médico de familia para que valore iniciar tratamiento antibiótico. Si estás alimentando a tu bebé con lactancia materna, recuerda decírselo al médico para que el tratamiento pautado no interfiera en la misma.

Sangrado abundante
El sangrado normal durante el puerperio inmediato es similar al que tenemos cuando menstruamos. Debes tener en cuenta que durante la toma de lactancia materna es normal sangrar un poco más (con la estimulación del pecho aumenta la producción de oxitocina, hormona que hace que se contraiga el útero, produciendo así más sangrado durante la toma).

El sangrado debe ir disminuyendo progresivamente. Así durante los cinco primeros días es más abundante, como decía antes, parecido al de una menstruación; del 5º al 10º debe ir disminuyendo en cantidad y color debe ser más claro. El olor de las secreciones vaginales es muy característico, bastante intenso, pero es muy importante vigilar que no adquiera un olor fétido, que nos haga sospechar de que se está produciendo una infección.

Dolor
Durante el posparto podemos presentar dolor en varias zonas del cuerpo, como en el área del periné si nos han dado puntos, en la herida de la cesárea, incluso como veremos más adelante, en el pecho. Informa a tu matrona o a tu médico del centro de salud de las molestias que tienes para que puedan valorarte y así te ayuden a disminuir las molestias que puedas tener.

Bajo estado ánimo
Si bien la tristeza puerperal o maternity blues es un trastorno anímico muy frecuente (ya que ocurre entre 70-80% de los partos) y es un momento en el que la mujer se encuentra muy cansada, le cuesta conciliar el sueño, tiene algún episodio de llanto... ¡Esta situación se resuelve espontáneamente!

Pero no podemos dejar pasar por alto la depresión posparto, que es un episodio depresivo mayor que comienza a partir de la cuarta semana posparto. Se caracteriza por profunda tristeza, desinterés por el bebé, sentimientos de culpa, incluso pensamientos de muerte... Es muy importante que, si empiezas a presentar estos síntomas se lo comuniques a tu matrona o médico de referencia, ya que requiere tratamiento médico y una vigilancia continua.

Cuando la lactancia materna no es buena durante el posparto

complicaciones posparto

Ahora me gustaría hablar de un problema o contratiempo que muchas madres, primerizas o no, pueden presentar una vez que dan a luz. Hablo de esas complicaciones con la lactancia materna que, aunque no es un síntoma peligroso, sí puede provocar mucha ansiedad en la mujer lactante.

Durante la lactancia materna pueden aparecer una serie de momentos complicados entre los que se encuentran las grietas en los pezones (heridas en la piel producidas por un mal enganche del pequeño) y mastitis puerperal (inflamación de uno o ambos pechos, suele ir acompañada de mal estado general y fiebre 38ºC- 39ºC).

Ambas complicaciones se pueden tratar y pueden significar la diferencia entre una lactancia materna plena o una lactancia materna fallida. Aquí tiene un papel fundamental la matrona, por lo que te recomiendo que si presentas dolor en el pecho, bien sea durante la toma o fuera de ella, no dudes en pedirle ayuda. ¡Dar el pecho es un regalo y placer no un sufrimiento!

¡La información es poder! Y ahora ya la tienes en tus manos. Si presentas alguno de los síntomas que acabamos de leer aquí, no dudes en buscar asistencia sanitaria.

Puedes leer más artículos similares a Síntomas peligrosos que nos dicen que algo no va bien en el posparto, en la categoría de Posparto en Guiainfantil.com.