Cuándo y cómo bañarse tras el parto - Cuidados de higiene en posparto

Qué productos son los más indicados para la ducha de la mujer después de haber dado a luz a su bebé

El parto es un momento de tensión y estrés intenso, donde la descarga de adrenalina nos hace sudar a mares y horas después, posterior a nuestra recuperación, una de las cosas que nos gustaría realizar es una buena ducha, para sentirnos más relajadas y limpias. Aunque siempre hay que atender a las indicaciones de tu médico, quiero compartir contigo unos consejos sobre cuándo y cómo bañarse tras el parto y qué cuidados de higiene debes llevar en el posparto.

Cómo realizar el baño y la higiene después del parto

baño en el posparto

Aunque esto depende de cada organismo, después de haber dado a luz a veces quedamos tan agotadas que preferimos quedarnos tumbadas en la cama hasta que nos sintamos más recuperadas y con fuerzas para levantarnos y asearnos.

También dependerá si el bebé nace por cesárea y debemos recuperarnos de la anestesia o de si hubo alguna complicación posparto, por tanto habrá que esperar las indicaciones del médico para poder realizar ese tan anhelado baño. Les daré una serie de recomendaciones para hacer de este momento, tanto en el hospital como los primeros días en casa, algo placentero y sin riesgos para tu salud:

1. Espera la indicación de tu médico obstetra para realizar el baño. Puede ser cuando inicies la deambulación y que te sientas recuperada, con fuerzas, sin dolor de ningún tipo y con ánimos para hacerlo.

2. Siéntate primero en la cama por unos minutos para restablecer tu tensión arterial, ya que probablemente puedes tener episodios de hipotensión (tensión arterial baja) con mareos y decaimiento y posteriormente levántate con mucho cuidado.

3. Busca la ayuda de tu esposo o pareja o algún familiar que te acompañe a darte esa ducha para evitar una caída o traspié por la misma debilidad o mareos que puedas presentar. Recuerda que ha habido pérdida de sangre y eso te puede afectar. Además, necesitarás que te ayuden en el momento del baño.

[Leer más: Complicaciones que pueden aparecer en el posparto]

4. Lo más adecuado es que realices una ducha y no un baño de inmersión, ya que se puede tener el riesgo de procesos infecciosos vía vaginal.

5. El agua preferiblemente templada, o sea, a una temperatura parecida a la temperatura corporal (37 grados) para sentirte más cómoda con la misma. Debes saber que el agua a altas temperaturas puede producir hipotensión y la mujer en las primeras horas después del alumbramiento tiene la tensión arterial por los sueños debido al sangramiento ocurrido durante el parto o la cesárea.

6. Puedes darte un baño completo de pie; si te sientes un poco débil o mareada, siéntate en una silla  o sentada en una silla, si te sientes un poco débil y mareada.

Productos recomendados para la mujer en la ducha tras el parto

productos para la ducha en el posparto

El cuándo ya te lo hemos contado, ahora viene el cómo. ¡Sigue muy atenta a nuestros consejos de higiene para mujeres tras haber traído a este mundo a un bebé!

7. Si es tu costumbre, puedes usar shampoo y acondicionador en tu cabello  y para el cuerpo tu jabón habitual, aunque es más recomendado utilizar jabón en gel y de ph neutro.

8. A nivel de las mamas, no utilices jabón, deja que corra el agua por ellas y con tus manos puedes aprovechar para realizarte unos masajes que estimulen la producción de leche materna. La explicación es que a nivel de la areola se encuentran las glándulas de Montgomery, que tienen como función hidratar esa zona y expedir un olor característico, como de líquido amniótico, para que el bebé encuentre fácilmente el pecho. Si colocamos productos en esa zona, como jabón, cremas o perfumes, la función de estas glándulas se perderá.

9. En tus partes íntimas, también deja correr el agua, limpiando con tu mano de forma delicada y sin presiones. Recuerda que es una zona que está muy sensible y cualquier producto o mal roce puede producir ardor, dolor, sangramientos, o riesgos de infecciones. Y algo muy importante es que no debes utilizar duchas íntimas, ya que estos productos están contraindicados porque modifican el ph normal de la vagina.

10. Al terminar, seca bien y con mucho cuidado tus genitales. Preferiblemente utiliza una toalla limpia y que solo sea para el uso de esa zona. Hazlo sin frotar y con delicadeza, siempre de adelante hacia atrás (del clítoris hacia el ano). Nunca lo hagas al contrario porque arrastrarás bacterias de la zona del ano hacia la vagina y eso puede provocar patologías infecciosas como infecciones urinarias, vulvovaginitis o infecciones del sitio de la episiotomía si esta fuera realizada.

11. Si te realizan cesárea, podrás mojar la herida cuando tu médico lo autorice y siguiendo las indicaciones del mismo. Por lo general, allí solo dejarás que corra el agua, sin frotar ningún producto, a menos, que el médico te lo recomiende; al secar esa zona, hazlo con gasas estériles, de forma cuidadosa y presionando suavemente la herida para evitar complicaciones traumáticas, sangramientos o infecciones. Los puntos serán retirados cuando el médico decida.

Puedes leer más artículos similares a Cuándo y cómo bañarse tras el parto - Cuidados de higiene en posparto, en la categoría de Posparto en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: