Quedar embarazada tras un aumento o reducción de pecho. Cuánto esperar

Descubre qué es la ptosis mamaria tras una operación de cambio de volumen en el pecho

Guiainfantil.com

Quedar embarazada luego de haberse realizado un aumento o reducción mamarias, en principio, no tiene ningún problema ni ninguna contra indicación. Lo ideal e importante es realizarse dichos procedimientos con un tiempo prudencial de al menos 6 meses tanto antes como luego de cualquiera de estas dos cirugías. ¿Por qué hay que esperar este tiempo para quedar embarazada tras un aumento o reducción de pecho?

Por qué esperar seis meses antes de quedar embarazada tras una reducción o aumento de pecho

quedar embarazada aumento pecho

En vista de que el proceso de cicatrización normalmente tiene una duración aproximada de 6 meses, es lo más prudente y recomendado esperar como mínimo ese tiempo antes de quedar en embarazada por si surgen o se presentan despegamientos de los tejidos (deshicencia de la sutura). Esto, que hay altas probabilidades de que se dé, significaría que no se ha completado el tiempo de casca de la cicatrización, ya que este proceso no se puede realizar sin que la etapa anterior no se haya ejecutado en forma completa y secuencial.

Si esta circunstancia se da, la mujer tendría quizás que volver a pasar por quirófano (abajo te lo explicamos todo) y es bien sabido que si se está embarazada es mejor evitar cualquier tipo de operación que no sea urgente, porque pueda ser peligroso para bebé y para la futura madre.

Lo que habría que hacer, si se diera el caso que se ha expuesto al principio de una mala cicatrización, es una cirugía para realizar una apertura o separación de los bordes de las heridas (deberían mantener un contacto directo y suave sin tensión), lo que prolongaría el tiempo de cicatrización.

Esto se llevaría a la práctica para evitar la formación de malas cicatrices como los queloide, que es cuando se depositan muchas fibras colágenas pero de mala calidad y fisiológicamente con mal funcionamiento, originando cicatrices gruesas, que desbordan los bordes cicatrízales y crecen hacia arriba y hacia afuera de los bordes de la herida.

La mujer podría notar dolor en los senos y que están muy sensibles al tacto y, también, mucho picor en la zona. Inconscientemente querrá rascarse, pero esto puede hacer que, con el rascado de las uñas, se rompa la incipiente cicatriz y se estimule aún más el crecimiento de las mismas, cayendo así en un círculo vicioso de piquiña y rascado, más piquiña y más rascado.

Esto se presenta con mayor frecuencia en personas de piel morena o negra y, entre sus consecuencias negativas a corto y largo plazo ante el deseo de quedarse embarazada, estarían:

- Se alargaría el proceso de recuperación.

- Se podrían o deberían producir otros tratamientos como infiltraciones con esteroides, los cuales también traen un conjunto de complicaciones.

- Efectos secundarios locales, como cambios en el grosor de la piel de la cicatriz y la piel circundante; y también se pueden presentar cambios en la pigmentación de la piel local, haciéndola por lo general más blanca que la piel normal de la paciente.

- Complicaciones sistémicas, como acumulación de grasa en algunas zonas del cuerpo, como la parte posterior del cuello y en la cara, así como también trastornos hormonales por el uso prolongado de esteroides.

Qué es la ptosis mamaria tras una operación de aumento o reducción de pecho

qué es la ptosis mamaria

Otra patología un poco menos llamativa, pero que crea en la mayoría de las pacientes, por no decir el 100 por 100 de ellas mucha angustia, es una posible insatisfacción con el resultado de la operación. Algunas mujeres sufren lo que se conoce como ptosis mamaria o caída de las mamas por falta de una buena integración o cicatrización interna de los tejidos glandulares y/o de el tejido graso.

Aquí lo que ocurre es que los tejidos mamarios internos no se integran al mismo tiempo que los externos (como la cicatrización en la piel) y como consecuencia de esto no cicatrizan prácticamente nada o se tardan mucho en hacerlo y van originando unos descensos más o menos escalonados de los tejidos mamarios.

La paciente va notando cómo la mama no se queda en el lugar deseado por ella; como dicen las pacientes no se 'ven paraditas ni altas', sino que en el transcurrir de los días, las mamas se sienten como muy blandas y elásticas por la caída de las mismas y se va viendo que van descendiendo poco a poco del lugar que originalmente se quería.

Si esto se produjera habría que esperar un mínimo de 6 meses para una estabilización de los tejidos, para que el proceso de cicatrización culmine y amerite una eventual revisión quirúrgica para recolocar los tejidos mamarios en el sitio ideal.

Se recomienda que en el transcurso de esos 6 primeros meses postquirurgicos, la paciente mantenga durante día y noche, o sea permanentemente, los sostenes o brasieres mamarios postquirurgicos (a veces ese tiempo se prolonga un poco más, lo que traería como consecuencia la prolongación de los cuidados postoperatorios así como también el evitar el sol directamente en el cuerpo de la paciente).

Texto: Gregorio Medina, cirujano plástico.

Puedes leer más artículos similares a Quedar embarazada tras un aumento o reducción de pecho. Cuánto esperar, en la categoría de Quedar embarazada en Guiainfantil.com.